Dos años de ol­vi­do.

LA AC­TRIZ CAR­MEN SE­VI­LLA VI­LLA SE EN­CUEN­TRA IN­GRE­SA­DA ADA EN UNA RE­SI­DEN­CIA A LAS AFUE­RAS DE MA­DRID. EL ALZ­HEI­MER LA MAN­TIE­NE NE AJE­NA AL MUN­DO.

ABC - Hoy Corazón - - Somario - POR JE­SUS MA­NUEL RUIZ/ RE­DAC­CIÓN

Es­toy fe­liz de to­do lo que he he­cho

en mi vi­da», de­cía Car­men Se­vi­lla en 2011. Fue du­ran­te la úl­ti­ma en­tre­vis­ta que le hi­cie­ron en te­le­vi­sión. En­ton­ces Ma­ría Te­re­sa Cam­pos en­tra­ba en ca­sa de la ar­tis­ta para char­lar con ella de una vi­da in­ten­sa, lle­na de anéc­do­tas y mo­men­tos es­pe­cia­les de la que su pro­ta­go­nis­ta, por des­gra­cia, ya no pue­de re­cor­dar na­da. Las cró­ni­cas que ha­blan de la ac­triz traían es­ta se­ma­na, ade­más, una tris­te afir­ma­ción: su es­ta­do de sa­lud va en de­cli­ve, para des­gra­cia de los se­gui­do­res de una de las mu­je­res más que­ri­das de la his­to­ria de la pe­que­ña y gran pan­ta­lla es­pa­ño­la.

PEQUEÑAPEQUEÑ Y SIN VIS­TAS

Diag­nos­ti­ca­da de alz­hei­mer des­de tiem­po an­tes, Car­men Se­vi­lla fue in­gre­sa­da en la re­si­den­cia Sany­res, de la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Ara­va­ca, en abril de 2015. Se tra­ta de un cen­tro no apto para to­dos los bol­si­llos cu­yo cos­te su­pera los 2.800 eu­ros men­sua­les. Ese mon­tan­te po­dría lle­var a pen­sar en una es­tan­cia lle­na de lu­jos para la pre­sen­ta­do­ra y ac­triz, pe­ro esa ima­gen dis­ta­ría bas­tan­te de su día a día. Se­gún ha po­di­do ave­ri­guar Co­ra­zón, Car­men Se­vi­lla per­ma­ne­ce in­gre­sa­da en una ha­bi­ta­ción de di­men­sio­nes re­du­ci­das, sin ape­nas mo­bi­lia­rio y con una pe­que­ña ven­ta­na. Se­vi­lla, que es la úni­ca ocu­pan­te de ese cuar­to, su­fre es­ta te­rri­ble en­fer­me­dad des­de ha­ce años y su con­di­ción va en de­cli­ve. Por ello ape­nas se re­la­cio­na con el res­to de los an­cia­nos que co­mo ella per­ma­ne­cen allí in­gre­sa­dos y, se­gún con­fir­man com­pa­ñe­ros de la re­si­den­cia, ha per­ma­ne­ci­do ata­da y con una son­da que fa­ci­li­ta su ali­men­ta­ción, lo que ha­ce que per­ma­nez­ca nu­tri­da y con buen as­pec­to.

Una per­so­na que es­tu­vo re­la­cio­na­da la­bo­ral­men­te con el cen­tro lle­gó a plan­tear­se de­nun­ciar la si­tua­ción de la ac­triz, pe­ro pues­tos en con­tac­to con ella, ha de­cli­na­do ha­cer de­cla­ra­cio­nes al res­pec­to. Tam­bién ase­gu­ran que es di­fí­cil, ca­si im­po­si­ble, ver a fa­mi­lia y ami­gos vi­si­tán­do­la en la re­si­den­cia. Y es que, se­gún de­nun­cia­ba Car­men Cla­vi­jo, la cu­ña­da de Car­men Se­vi­lla, ha­ce unos me­ses en Va­ni­ta­tis, Au­gus­to, el úni­co hi­jo de la ar­tis­ta, no les per­mi­te ir a ver­la. Por su par­te, Au­gus­to ha he­cho del si­len­cio y la dis­cre­ción su mo­do de vi­da y es tan com­pli­ca­do ver­le en­tran­do o sa­lien­do del cen­tro que se ha lle­ga­do a po­ner en du­da que la vi­si­te.

Aun­que Car­men Se­vi­lla se ca­só en dos oca­sio­nes ( la pri­me­ra con Au­gus­to Al­gue­ró y la se­gun­da con Vicente Pa­tuel, de quien en­viu­dó en el año 2000), so­lo tu­vo un hi­jo. Su fa­mi­lia cer­ca­na tam­bién era re­du­ci­da.

Su her­mano mu­rió con la pe­na de no ver­la , di­jo su cu­ña­da

La ac­triz, na­ci­da en la ca­pi­tal his­pa­len­se en 1930, so­lo tu­vo dos her­ma­nos, An­to­nio y Pe­pe, am­bos fa­lle­ci­dos. Y aun­que es­tu­vo muy uni­da a am­bos, su la­zo con es­te úl­ti­mo fue tan es­tre­cho que a él lle­gó a en­co­men­dar­le el cui­da­do de sus joyas en la épo­ca en la que su ma­tri­mo­nio con Al­gue­ró nau­fra­ga­ba. Cla­vi­jo, viu­da de Pe­pe, ase­gu­ra­ba que es­te, fa­lle­ci­do de par­kin­son en 2016, se fue «con la pe­na de no ver

la». Y ex­pli­ca­ba que des­de su in­gre­so, cual­quier in­ten­to de con­tac­tar con ella ha­bía si­do nu­lo. «Nues­tras re­la­cio­nes con Au­gus­to no son bue­nas. Cuan­do ella se pu­so ma­la, él se me­tió por me­dio y aca­bó por no ha­blar­se con su tío», co­men­ta­ba. Au­gus­to Ju­nior es el hi­jo que la ac­triz tu­vo de su re­la­ción con el com­po­si­tor Au­gus­to Al­gue­ró y es el úni­co des­cen­dien­te di­rec­to de la pre­sen­ta­do­ra.

SU ÚNI­CO HI­JO

Car­men, en la úl­ti­ma en­tre­vis­ta que le hi­zo Ma­ría Te­re­sa Cam­pos, ase­gu­ró que le hu­bie­ra gus­ta­do au­men­tar la fa­mi­lia, pe­ro no pu­do

«te­ner más hi­jos». En 2015, tras se­pa­rar­se de su es­po­sa, Mar­ta Díaz, Au­gus­to de­ci­dió mu­dar­se con su ma­dre a la ca­sa de es­ta, en el ma­dri­le­ño pa­seo del Pin­tor Ro­sa­les. Para en­ton­ces, a Se­vi­lla ya le cos­ta­ba re­co­no­cer a quie­nes la ro­dea­ban, in­clui­do su pro­pio hi­jo. Po­co des­pués, to­ma­ban la de­ci­sión de in­ter­nar a Car­men en la re­si­den­cia en la que per­ma­ne­ce in­gre­sa­da a día de hoy. Es en­ton­ces cuan­do se pro­du­cen las úl­ti­mas comunicaciones de Al­gue­ró con la pren­sa. En aque­lla épo­ca quie­nes acos­tum­bra­ban a tra­tar­le de­ja­ron de te­ner lí­nea di­rec­ta. De he­cho,

Co­ra­zón ha in­ten­ta­do po­ner­se en con­tac­to con él y no ha ob­te­ni­do res­pues­ta. To­do apun­ta a que si­gue vi­vien­do en la ca­sa ma­dri­le­ña de su ma­dre, pe­ro na­da se sa­be a cien­cia cier­ta so­bre él. So­lo que po­dría ser el úni­co he­re­de­ro de

la ac­triz, que tu­vo una lar­ga y exi­to­sa ca­rre­ra y acu­mu­ló un pa­tri­mo­nio cuan­tio­so.

¿DÓN­DE ES­TÁ EL DI­NE­RO?

Car­men Se­vi­lla co­men­zó en el mun­do del es­pec­tácu­lo cuan­do so­lo te­nía 12 años. Con 16 ya apa­re­cía en la gran pan­ta­lla y lle­gó a tra­ba­jar en más de 60 pe­lí­cu­las en Es­pa­ña y en Holly­wood. Eso le per­mi­tió ama­sar una cuan­tio­sa for­tu­na que nun­ca lle­gó a co­no­cer­se al com­ple­to pe­ro que con­for­ma­ban pro­pie­da­des y joyas, co­mo las que cus­to­dió su her­mano Pe­pe y cu­yo pa­ra­de­ro es, a día de hoy, un mis­te­rio.

Alle­ga­dos a la fa­mi­lia cuen­tan que tiem­po des­pués de de­jár­se­las a su her­mano Pe­pe, Car­men fue a re­cu­pe­rar­las, pe­ro no lo lo­gró. Se lle­vó una gran decepción al ver que las pie­zas ha­bían des­apa­re­ci­do, aun­que nun­ca lle­gó a de­nun­ciar­lo por­que al fin y al ca­bo era su her­mano. Pe­ro Car­men te­nía mu­chos más ac­ti­vos. Ade­más de las joyas, po­seía un buen pa­tri­mo­nio in­mo­bi­lia­rio, ama­sa­do gra­cias al es­fuer­zo y a un tra­ba­jo bien re­mu­ne­ra­do. Se­gún lle­gó a ga­nar 96.000 eu­ros al mes. En­tre esas pro­pie­da­des se en­cuen­tra la ca­sa del pa­seo del Pin­tor Ro­sa­les. Ese in­mue­ble po­dría su­pe­rar am­plia­men­te el mi­llón y me­dio de eu­ros de ser pues­ta a la venta, si te­ne­mos en cuen­ta el mer­ca­do ac­tual. Pe­ro no es la úni­ca ca­sa. Car­men te­nía un áti­co en Mar­be­lla y tres apar­ta­men­tos más en la pro­vin­cia ma­la­gue­ña. Tam­bién un re­fu­gio en Ex­tre­ma­du­ra. La ac­triz y Vicente Pa­tuel pa­sa­ron sus úl­ti­mos años jun­tos en Los Va­lles, una fin­ca de 727 hec­tá­reas, si­tua­da en He­rre­ra del Du­que ( Ba­da­joz), y allí fue a pa­rar una par­te de su pa­tri­mo­nio. Juan ‘el Go­lo­si­na’ con­ta­ba a Co­ra­zón que es­tan­do Se­vi­lla y su ma­ri­do con Lo­la Flo­res vien­do ac­tuar a Nor­ma Du­val, Car­men le di­jo a Vicente so­bre una de sus joyas: «Es­te bri­llan­te no se lo van a co­mer las ove­ji­tas», a lo que su ma­ri­do res­pon­dió pi­dién­do­le que no fue­ra in­dis­cre­ta.

MÁS DE SEIS MI­LLO­NES

Y es que in­vir­tió mu­cho en esa fin­ca que fi­nal­men­te pu­so a la venta en 2003, tres años des­pués del fa­lle­ci­mien­to de su ma­ri­do. En­ton­ces se pu­bli­có que so­li­ci­ta­ban por ella 6,6 mi­llo­nes de eu­ros, aun­que pos­te­rior­men­te ABC pu­bli­ca­ba que la venta po­dría ha­ber al­can­za­do los 7,8 mi­llo­nes. Una can­ti­dad que ase­gu­ra­ba que en el fu­tu­ro no tu­vie­ra pro­ble­mas para ha­cer fren­te a gas­tos co­mo los de la re­si­den­cia –que ya su­pe­ran los 60.000 eu­ros–. Allí pa­sa los días des­de ha­ce dos años. So­la, su­mi­da en el ol­vi­do, el su­yo y, qui­zá, un po­co el de to­dos los que un día la ad­mi­ra­ron.

Es­te bri­llan­te no se lo van a co­mer las ove­ji­tas di­jo Car­men

A la de­re­cha, ha­ce unos años con Li­na Mor­gan, Con­cha Ve­las­co y Ma­no­lo Es­co­bar. Ba­jo es­tas lí­neas y a la iz­da., la ac­triz de jo­ven. De­ba­jo, con Au­gus­to Al­gue­ró, su pri­mer ma­ri­do, y su úni­co hi­jo, Au­gus­to, po­co des­pués de su na­ci­mien­to.

A la dcha., la úl­ti­ma ima­gen de la pre­sen­ta­do­ra, aso­ma­da a la ven­ta­na de su ca­sa del cen­tro de Ma­drid (oc­tu­bre de 2012). Ba­jo es­tas lí­neas, la re­si­den­cia en la que pa­sa sus días des­de ha­ce dos años.

Aba­jo, Car­men con su hi­jo, Au­gus­to, en la ce­le­bra­ción de su 78 cum­plea­ños, en 2009. A la iz­da., con él de ni­ño.

En 1985 se ca­só con Vicente Pa­tuel, quien ase­gu­ró que fue el hom­bre dee su vi­da. Es­tu­vie­ron jun­tos has­ta el fa­lle­ci­mien­to de es­te, en el año 2000. 00. .

LA MÁS QUE­RI­DA Tras años en Te­le­cin­co pre­sen­tan­do el Te­le­cu­pón, Car­men Se­vi­lla aca­ba­ría sus días en te­le­vi­sión pre­sen­tan­do ‘Ci­ne de ba­rrio’ (TVE).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.