El ve­cino más se­xi de Be­verly Hills.

PO­CO DES­PUÉS DE COM­PRO­ME­TER­SE CON JWAN YOSEF, RICKY MAR­TIN SE MUDABA A UNA MAN­SIÓN EN LA QUE EM­PE­ZAR UNA NUE­VA ETA­PA.

ABC - Hoy Corazón - - Somario - POR RE­DAC­CIÓN

Aca­ba­mos de com­pro­me­ter­nos, sí. ¡Es­toy su­dan­do! Nos co­no­ce­mos des­de ha­ce más de un año, pe­ro ofi­cial­men­te es­ta­mos jun­tos des­de enero. Fui yo quien le pi­dió ma­tri­mo­nio. Es­ta­ba muy ner­vio­so, pe­ro me arro­di­llé y sa­qué una bol­si­ta de ter­cio­pe­lo, por­que no te­nía una ca­ja, y en lu­gar de pre­gun­tar­le si que­ría ca­sar­se con­mi­go, le di­je: “¡Ten­go al­go para ti!”. Él me pre­gun­tó qué era, y en­ton­ces ya le di­je: “Quie­ro pa­sar el res­to de

mi vi­da con­ti­go”. Él me tu­vo que de­cir: “¿Pe­ro cuál es la pre­gun­ta?”, y en­ton­ces ya le di­je: “¿Te ca­sa­rás con­mi­go?”. Fue muy bo­ni­to y, 30 mi­nu­tos des­pués, le tu­ve que pre­gun­tar de nue­vo si me ha­bía con­tes­ta­do que sí». Así re­la­ta­ba Ricky Mar­tin (45) el pa­sa­do no­viem­bre que iba a ca­sar­se con Jwan Yosef (33).

SIN SA­LIR DEL BA­RRIO

Ape­nas un mes des­pués, el can­tan­te puer­to­rri­que­ño se mudaba. No muy le­jos: sin aban­do­nar el ba­rrio an­ge­lino de Be­verly Hills, en­con­tra­ba una man­sión ideal para co­men­zar esa nue­va vi­da co­mo hom­bre

con sie­te ha­bi­ta­cio­nes y nue­ve ba­ños, ade­más de una zo­na con pis­ci­na, que tie­ne su pro­pio bar, y ha­ma­cas para dis­fru­tar de los ra­yos del sol y lu­cir el me­jor de los bron­cea­dos en los ac­tos a los que es in­vi­ta­do el can­tan­te.

Cuan­do fue cons­trui­do en el año 1953, tan so­lo con­ta­ba qui­zá, para co­rrer en cal­zon­ci­llos por los pa­si­llos co­mo ya hi­zo en la te­le­vi­sión –ver en pá­gi­nas an­te­rio­res–. O, in­clu­so, ab­so­lu­ta­men­te des­nu­do. Cuan­do uno es Ricky, uno de los hom­bres más se­xis del mun­do, pue­de lu­cir con la can­ti­dad –o au­sen­cia– de te­la que le plaz­ca. ♥ con cua­tro ha­bi­ta­cio­nes y dos ba­ños. Fue ha­ce dos años cuan­do se reali­zó una re­for­ma que con­clu­yó con el re­sul­ta­do fi­nal que ven en es­tas imá­ge­nes. Va­mos, una es­tan­cia mag­ní­fi­ca en la que po­ner en práctica aquel cé­le­bre éxi­to Li­ving la vi­da lo­ca del pro­pio Ricky Mar­tín. O,

com­pro­me­ti­do –acom­pa­ña­do, por su­pues­to, por su pa­re­ja y sus ge­me­los de sie­te años, Va­len­tino y Mat­teo–. Un ca­so­plón por el que el ar­tis­ta des­em­bol­só 13 mi­llo­nes de dó­la­res.

El in­mue­ble cuen­ta, a lo lar­go y an­cho de sus ca­si 3 ki­ló­me­tros y me­dio cua­dra­dos,

El can­tan­te­can­tan puer­to­rri­que­ño y su pro­me­ti­do ya ha­bi­tan, jun­toj a los ge­me­los Mat­teo y Va­len­tino (7), en es­ta vi­vien­dav de ca­si 3,5 ki­ló­me­tros cua­dra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.