DE PA­DRE A HI­JA

DON FE­LI­PE IM­PU­SO EL TOI­SÓN DE ORO A LA PRIN­CE­SA DE AS­TU­RIAS EN UN AC­TO CE­LE­BRA­DO EN EL PA­LA­CIO REAL DE MADRID, EN EL QUE TAM­BIÉN ES­TU­VIE­RON PRE­SEN­TES DOÑA LE­TI­ZIA, LA IN­FAN­TA SO­FÍA, DON JUAN CAR­LOS Y DOÑA SO­FÍA.

ABC - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNÉS

El REY FE­LI­PE VI im­pu­so, el día de su 50 cum­plea­ños, a la PRIN­CE­SA LEO­NOR el Toi­són de Oro.

Don Fe­li­pe ce­le­bra­ba su 50 cum­plea­ños, pe­ro qui­so ce­der to­do el pro­ta­go­nis­mo de la fe­cha a su hi­ja ma­yor, la Prin­ce­sa de As­tu­rias, y apro­ve­chó es­te aniver­sa­rio pa­ra en­se­ñar a Leo­nor, y a to­do aquel que le qui­sie­ra es­cu­char, qué sig­ni­fi­ca ser Rey en una Es­pa­ña mo­der­na y de­mo­crá­ti­ca. Leo­nor es­cu­cha­ba aten­ta­men­te la lec­ción y, an­te los ojos de to­dos, se vi­sua­li­zó que aque­lla ni­ña ru­bia de ojos azu­les, a sus 12 años, em­pie­za a com- pren­der sus res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo he­re­de­ra. El Rey im­pu­so a su hi­ja la más al­ta con­de­co­ra­ción que pue­de otor­gar: el Co­llar de la In­sig­ne Or­den del Toi­són de Oro. Un re­co­no­ci­mien­to que no su­pon­drá nin­gún pri­vi­le­gio pa­ra la Prin­ce­sa, sino to­do lo con­tra­rio: exi­gen­cias, re­nun­cias, dis­ci­pli­na y en­tre­ga. Y es que, co­mo ex­pli­có don Fe­li­pe, es­te Co­llar se otor­ga des­de ha­ce si­glos al Prín­ci­pe o a la Prin­ce­sa de As­tu­rias «des­de muy jo­ven pa­ra que a lo lar­go del tiem­po va­ya co­no­cien-

do, po­co a po­co, las tra­di­cio­nes y los de­be­res de la Co­ro­na y com­pren­dien­do las res­pon­sa­bi­li­da­des que un día ten­drá que asu­mir». De he­cho, al Rey se lo con­ce­dió su pa­dre cuan­do te­nía 13 años, y a don Juan Car­los se lo otor­gó Alfonso XIII na­da más na­cer.

EL AC­TO OFI­CIAL

La ce­re­mo­nia se ce­le­bró en el Sa­lón de Co­lum­nas del Pa­la­cio Real y a ella asis­tió la Fa­mi­lia Real al com­ple­to, los fa­mi­lia­res pa­ter­nos y ma­ter­nos de la Prin­ce­sa, los re­pre­sen­tan­tes de los po­de­res del Es­ta­do, au­to­ri­da­des y 20 ni­ños de en­tre 11 y 14 años, pro­ce­den­tes de to­da Es­pa­ña. Los ni­ños fue­ron se­lec­cio­na­dos en­tre los ga­na­do­res del con­cur­so ¿Qué

es un Rey pa­ra ti? de las úl­ti­mas edi­cio­nes, es de­cir, la ge­ne­ra­ción de la Prin­ce­sa. Unos 80 in­vi­ta­dos en to­tal aguar­da­ban en el Sa­lón de Co­lum­nas, don­de es­ta­ba ex­pues­to el Co­llar jun­to a los de­más ele­men­tos acre­di­ta­ti­vos de la Or­den, co­mo son el la­zo con la mi­nia­tu­ra del ve­llo­cino, la cre­den­cial de in­gre­so de la Or­den y el li­bro Or­de­nan­zas de la In­sig­ne Or­den del Toi­són de Oro. Don Fe­li­pe ha­bía ele­gi­do pa­ra su hi­ja el Co­llar que per­te­ne­ció a su abue­lo, don Juan de

Bor­bón, y que, a par­tir de aho­ra, lu­ci­rá su bis­nie­ta en las oca­sio­nes más so­lem­nes.

PRI­ME­RA RE­VE­REN­CIA

Cuan­do la Fa­mi­lia Real hi­zo su en­tra­da en el sa­lón, se in­ter­pre­tó el himno na­cio­nal y se le­yó el real de­cre­to por el cual don Fe­li­pe ha­bía otor­ga­do el Toi­són a su hi­ja el 30 de oc­tu­bre de 2015, cuan­do la ni­ña cum­plió diez años. A con­ti­nua­ción, el Rey

pren­dió en el ves­ti­do azul de Leo­nor el la­zo con la mi­nia­tu­ra del ve­llo­cino, sím­bo­lo de la Or­den, y tras re­ci­bir­lo la Prin­ce­sa dio dos be­sos a su pa­dre y le hi­zo la pri­me­ra re­ve­ren­cia en público.

Des­pués re­ci­bió la fe­li­ci­ta­ción de doña Le­ti­zia y de sus abue­los, los Re­yes don Juan Car­los y doña So­fía, y a to­dos ellos les hi­zo re­ve­ren­cias, y pos­te­rior­men­te se acer­có a sa­lu­dar a sus abue­los ma­ter­nos, Pa­lo­ma

Ro­ca­so­lano y Jesús Or­tiz, que es­ta­ba acom­pa­ña­do de su es­po­sa Ana To­go­res, a la

In­fan­ta Mar­ga­ri­ta, con su ma­ri­do, Car­los Zu­ri­ta, ya la In­fan­ta Ele­na. Tam­bién sa­lu­dó a los tres ca­ba­lle­ros del Toi­són pre­sen­tes en la ce­re­mo­nia: Javier So­la­na, Víc­tor Gar­cía de la Con­cha y Enrique V. Igle­sias. Fue en­ton­ces cuan­do don Fe­li­pe to­mó la pa­la­bra y en­se­ñó a su hi­ja lo que sig­ni­fi­ca ser Rey: « To­das tus ac­cio­nes de­be­rán guiar­se por el ma­yor sen­ti­do de la dig­ni­dad y la ejem­pla­ri­dad, por la ho­nes­ti­dad y la in­te­gri­dad, por la ca­pa­ci­dad de re­nun­cia y de sa­cri­fi­cio, por el per­ma­nen­te es­pí­ri­tu de su­pera­ción, y por tu en­tre- ga sin re­ser­vas a tu país y a tu pue­blo», ex­pre­só el Rey. «De­be­rás res­pe­tar a los de­más, sus ideas y creen­cias –con­ti­nuó– y ama­rás la cul­tu­ra, las ar­tes y las ciencias, pues ellas nos dan la me­jor di­men­sión hu­ma­na pa­ra ser me­jo­res». Y aña­dió: «Te guia­rás per­ma­nen­te­men­te por la Cons­ti­tu­ción, cum­plién­do­la y ob­ser­ván­do­la; ser­vi­rás a Es­pa­ña con hu­mil­dad y cons­cien­te de tu po­si­ción ins­ti­tu­cio­nal; y ha­rás tu­yas to­das las preo­cu­pa­cio­nes y las ale­grías, to­dos los an­he­los y los sen­ti­mien­tos de los es­pa­ño­les».

ACOM­PA­ÑA­DA POR SO­FÍA

La Prin­ce­sa re­ci­bió el sa­lu­do de los in­vi­ta­dos, en­tre ellos, los 20 ni­ños que asis­tie­ron a la ce­re­mo­nia. La He­re­de­ra les es­tre­chó la mano y al­gu­nos se que­da­ron un tan­to sor­pren­di­dos por ese sa­lu­do, inusual en­tre los me­no­res de edad. A Leo­nor le acom­pa­ña­ba la In­fan­ta So­fía, que asis­tía des­de un dis­cre­to se­gun­do plano a uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes de la vi­da de la Prin­ce­sa, el pri­me­ro tam­bién que mar­ca­ba di­fe­ren­cias en­tre las dos her­ma­nas.

El Toi­són es la má­xi­ma con­de­co­ra­ción que da la Co­ro­na es­pa­ño­la

La Prin­ce­sa sa­lu­dó a don Juan Car­los ha­cien­do una re­ve­ren­cia.

Tras re­ci­bir el Toi­són, la Prin­ce­sa dio un be­so a su pa­dre e hi­zo una ge­nu­fle­xión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.