“No es­toy pre­pa­ra­do pa­ra que mi ma­dre se enamo­re”.

SOL­TE­RO, AUN­QUE CON UNA NO­VIA DES­DE NO­VIEM­BRE QUE RES­PON­DE AL NOM­BRE DE CRIS­TI­NA FONTCUBERTA, EL HI­JO DE NATY ABAS­CAL SE SINCERÓ SO­BRE SU VI­DA DU­RAN­TE LOS DÍAS QUE PA­SÓ EN AN­DO­RRA PA­RA PRO­BAR EL NUE­VO JA­GUAR F-PA­CE.

ABC - Hoy Corazón - - SUMARIO -

Mi pa­dre te­nía una ma­ne­ra de ser muy dul­ce y era un au­tén­ti­co bue­na­zo

En­can­ta­dor y bien edu­ca­do, el em­pre­sa­rio –es pro­pie­ta­rio del 20% de la sociedad que creó con otros so­cios pa­ra la dis­tri­bu­ción e ima­gen de fir­mas de mo­da– se en­cuen­tra a sus 37 años en uno de esos mo­men­tos en los que las co­sas pa­re­cen ir bien. Aun­que es pron­to pa­ra ha­blar de pla­nes, lle­va sa­lien­do des­de el pa­sa­do mes de no­viem­bre con Cris­ti­na Fontcuberta, pe­ro no sa­be si se­rá la de­fi­ni­ti­va. Lo que sí tie­ne cla­ro es que el día que lle­gue «la mu­jer

que me enamo­re» ce­le­bra­rá una bo­da tra­di­cio­nal y por la Igle­sia. « Su­pon­go que más re­du­ci­da que la que tu­vo mi her­mano Ra­fa con Laura ( Ve­cino)» , di­ce, y que no al­te­ra­rá el or­den de las co­sas. «Pri­me­ro la bo­da y lue­go, los ni­ños», con­fie­sa. Ató­ni­to por la pre­gun­ta, ase­gu­ra que lo de te­ner des­cen­den­cia de otra ma­ne­ra –re­cu­rrien­do co­mo Cris­tiano Ro­nal­do a un vien­tre de al­qui­ler– es al­go «que ja­más se me ha pa­sa­do por la ca­be­za».

Ha­blar de amo­res con Luis es tirar de he­me­ro­te­ca y ha­cer un re­pa­so a su lis­ta de pa­re­jas. «Siem­pre las he de­ja­do yo. Re­co­noz­co que es mi pro­ble­ma, que fa­llo en al­go, pe­ro es la pu­ra ver­dad. Lo que sí ha pa­sa­do al­gu­na vez es que des­pués de rom­per, me he arre­pen­ti­do pe­ro ya no ha­bía mar­cha atrás» , ase­gu­ra sin que­rer dar más de­ta­lles, que an­tes que na­da es to­do un caballero. Por ese mis­mo ra­zo­na­mien­to solo afir­ma que «sí sé lo que es el amor por­que he es­ta­do enamo­ra­do una vez», pe­ro no da más de­ta­lles so­bre quién fue la de­po­si­ta­ria de ese sen­ti­mien­to.

El hi­jo pe­que­ño del du­que de Fe­ria y Naty Abas­cal dis­fru­ta re­cor­dan­do la fi­gu­ra de un pa­dre que « siem­pre in­ten­tó evi­tar que lo pa­sá­ra­mos mal », e in­clu­so les con­ta­ba men­ti­ras pia­do­sas. Co­mo el día que Luis lle­gó llo­ran­do a ca­sa cuan­do se en­te­ró en el co­le­gio de que se iban a di­vor­ciar. «Te­nía ocho años y fue un shock lo que me di­jo un com­pa­ñe­ro de cla­se. Al con­tár­se­lo a mi pa­dre, su res­pues­ta fue que era ver­dad, que se di­vor­cia­ban, pe­ro solo por cin­co mi­nu­tos. Te­nía una ma­ne­ra de ser muy dul­ce y era un au­tén­ti­co bue­na­zo. Es más, cuan­do vi­vían jun­tos en ca­sa, mi ma­dre era la du­ra con nosotros y nues­tro pa­dre, el per­mi­si­vo », re­cuer­da. Pre­ci­sa­men­te por ese afec­to que siem­pre ha te­ni­do ha­cia un pa­dre que vi­vió una si­tua­ción muy des­agra­da­ble tras pa­sar un tiem­po en la cár­cel, su hi­jo qui­so vi­vir con él una vez fue pues­to en li­ber­tad. «Es ver­dad que mi ma­dre nos sa­có ade­lan­te a los dos con su tra­ba­jo y mu­chos es­fuer­zos, pe­ro en

ese mo­men­to ne­ce­si­ta­ba es­tar con mi pa­dre y más tras pa­sar por esa si­tua­ción en la que es­tu­vo en­vuel­to. Pu­de dis­fru­tar de él esos años y ade­más, me ne­ce­si­ta­ba. Mi ma­dre lo en­ten­dió ya que siem­pre ha es­ta­do en una pos­tu­ra de co­la­bo­rar» , co­men­ta. De esos años al la­do de su pa­dre, Luis guar­da re­cuer­dos es­pe­cia­les, ade­más de un ex­tra­or­di­na­rio

pa­re­ci­do fí­si­co. «Re­cuer­do que un día me pu­se a fu­mar de­lan­te de él y se me que­dó mi­ran­do fi­ja­men­te. Le pre­gun­té por qué lo ha­cía y me di­jo que es­ta­ba alu­ci­na­do vien­do có­mo éra­mos de pa­re­ci­dos y có­mo co­gía el ci­ga­rro igual que él, y eso que yo ha­bía apren­di­do a fu­mar sin te­ner­lo cer­ca».

El di­vor­cio y lue­go los pro­ble­mas y la muer­te de su pa­dre hi­cie­ron que Ra­fael y Luis se cria­ran tu­te­la­dos úni­ca­men­te por una Naty Abas­cal que siem­pre se es­for­zó pa­ra con­se­guir que es­tu­dia­ran fue­ra de Es­pa­ña y ale­ja­dos de cual­quier es­cán­da­lo. «Mi ma­dre nos edu­có pa­ra que fué­ra­mos cons­cien­tes de que nues­tra fa­mi­lia pa­ter­na nun­ca nos iba a ayu­dar por lo que

no po­día­mos es­pe­rar na­da de ellos». Pre­ci­sa­men­te con su tío Ignacio, el du­que de Se­gor­be, es con quien Luis no tie­ne nin­gún con­tac­to y sí bas­tan­te mos­queo tras pro­me­ter­le un tí­tu­lo de los Me­di­na­ce­li ase­gu­ran­do que era el de­seo de la abue­la que nin­gún

nieto se que­da­ra sin na­da. «En vi­da de mi abue­la nos co­mu­ni­có que ya se ha­bía fir­ma­do el do­cu­men­to pa­ra la dis­tri­bu­ción y que ha­bían ele­gi­do el de con­de de San Martín de los Ho­yos. Cuan­do falleció mi abue­la, nos en­te­ra­mos que no ha­bía he­cho na­da al res­pec­to, sino to­do lo con­tra­rio. Se pi­dió pa­ra él to­dos los tí­tu­los a sa­bien­das de que le co­rres­pon­den a mi so­bri­na Vic­to­ria, la hi­ja de mi fa­lle­ci­do pri­mo Mar­co de Hohen­lohe, co­mo ha re­cor­da­do la Dipu­tación de la Gran­de­za. Yo no he pe­di­do nin­gún tí­tu­lo pe­ro cla­ro que me ha­ría ilu­sión por lo que su­po­ne for­mar par­te de una fa­mi­lia que tie­ne el me­jor ar­chi­vo de la his­to­ria de Es­pa­ña» , di­ce ta­jan­te. A Luis le hi­cie­ron da­ño los co­men­ta­rios ma­li­cio­sos que le acu­sa­ban de pre­su­mir de lo que no te­nía y de ahí su con­tra­rie­dad. Muy uni­do a su ma­dre, de quien re­co­no­ce ha he­re­da­do tra­ba­jar en el mis­mo gre­mio, pa­ra ella pi­de «un ho­me­na­je por su la­bor por la mo­da », y ca­si ex­clu­si­vi­dad sen­ti­men­tal pa­ra la fa­mi­lia. « No es­toy pre­pa­ra­do pa­ra ver a mi ma­dre enamo­ra­da de un hom­bre. No y no. Mi ma­dre es­tá muy bien con nosotros y no le ha­ce fal­ta na­da más », di­ce sin nin­gún ti­po de du­da. Muy ape­ga­do a su her­mano Ra­fa, ac­tual du­que de Fe­ria, solo la­men­ta que es­te vi­va en Bar­ce­lo­na con su mu­jer e hi­jos, ya que no pue­de dis­fru­tar to­do lo que qui­sie­ra de los so­bri­nos. «Soy muy ni­ñe­ro», anun­cia.

Siem­pre he de­ja­do yo a mis pa­re­jas. Re­co­noz­co que fa­llo en al­go

“Sé lo que es el amor por­que he es­ta­do enamo­ra­do una vez”.

Luis Me­di­na con su ma­dre, Naty Abas­cal.

Luis Me­di­na po­sa con el Ja­guar F Pea­ce en An­do­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.