Se­lec­cio­na­mos las mon­tu­ras pa­ra dis­fru­tar del buen tiem­po

Dis­fru­ta del via­je, pe­ro sin ol­vi­dar la se­gu­ri­dad, res­pe­tan­do las nor­mas y co­rrec­ta­men­te equipado

ABC - Motor - - PORTADA - J.M. PÉ­REZ LA­GO

Por fin lle­gó, ya es­tá el ve­rano a la vuel­ta de la es­qui­na y es el mo­men­to es­pe­ra­do pa­ra sa­car la mo­to o com­prar una con la que dis­fru­tar el día a día o de via­je con ella. La mo­to es ideal pa­ra mo­ver­se en la ciu­dad o pa­ra un via­je de va­ca­cio­nes. Ya no hay excusas, apro­ve­cha el buen tiem­po pa­ra go­zar con la agi­li­dad y li­ber­tad de mo­vi­mien­to que pro­por­cio­na la mo­to, da igual la ci­lin­dra­da, to­das tie­nen su en­can­to.

En ciu­dad ha­rá me­nos mo­nó­to­nos tus des­pla­za­mien­tos y si te la lle­vas de via­je dis­fru­ta­rás más del re­co­rri­do gra­cias al con­tac­to di­rec­to con el pai­sa­je y la gen­te. Hu­ye de las au­to­pis­tas y ca­rre­te­ras ge­ne­ra­les, es­to aña­de di­ver­sión al via­je y gra­cias a la agi­li­dad de la mo­to po­dre­mos ac­ce­der a lu­ga­res que otros vehícu­los no pue­den. El ca­mino más di­ver­ti­do en mo­to nun­ca es el más rec­to, dis­fru­ta del via­je en si mis­mo pe­ro nun­ca ol­vi­des la se­gu­ri­dad, res­pe­ta las nor­mas, ve siem­pre co­rrec­ta­men­te equipado y ja­más ba­jes la guar­dia.

Pa­ra evi­tar per­can­ces y ave­rías en via­je, la mo­to de­be sa­lir siem­pre re­vi­sa­da, con acei­te y fil­tros cam­bia­dos, neu­má­ti­cos en bue­nas con­di­cio­nes y con la pre­sión ade­cua­da. Lle­var he­rra­mien­ta y un kit an­ti­pin­cha­zos siem­pre es con­ve­nien­te. Com­prue­ba las co­ber­tu­ras de tu se­gu­ro y si te cu­bre en el ca­so de via­jar al ex­tran­je­ro. Re­du­ce el equi­pa­je a lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio y co­ló­ca­lo de for­ma se­gu­ra en la mo­to, sin que en­tor­pez­ca la con­duc­ción. Con­tro­la la au­to­no­mía real de la mo­to, fue­ra de las ru­tas prin­ci­pa­les no es sen­ci­llo en­con­trar ga­so­li­ne­ras abier­tas las 24 ho­ras. Re­pos­tar fre­cuen­te­men­te, aun­que no sea ne­ce­sa­rio te evi­ta­rá sor­pre­sas.

Apro­ve­cha las ho­ras de me­nos ca­lor pa­ra via­jar, en mo­to va­mos muy ex­pues­tos y no es agra­da­ble, pa­ra con fre­cuen­cia e hi­drá­ta­te ade­cua­da­men­te. Mu­cha aten­ción a las obras en la ca­rre­te­ra y ojo a las re­pa­ra­cio­nes con al­qui­trán, el ca­lor lo ablan­da y las rue­das pa­ti­nan so­bre él. El via­je­ro en mo­to siem­pre des­pier­ta sim­pa­tías, apro­vé­cha­lo y méz­cla­te con la gen­te allá don­de va­yas, dis­fru­ta del pai­sa­je ba­jan­do el rit­mo y si via­jas a dúo, uti­li­za un in­ter­co­mu­ni­ca­dor de cas­cos, que ha­rá aún más gra­ta la ex­pe­rien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.