Ru­ta con...

Re­co­rre­mos el mí­ti­co tra­za­do del IOM TT en la Is­la de Man, una com­pe­ti­ción en ca­rre­te­ra que se ce­le­bra des­de 1907

ABC - Motor - - MOTOR - JM PÉ­REZ LA­GO

Re­co­rre­mos con la Hon­da CB 100 R el tra­za­do de las ca­rre­ras en la le­gen­da­ria Is­la de Man

Vi­si­tar la Is­la de Man es una de las asig­na­tu­ras pen­dien­tes pa­ra cual­quier afi­cio­na­do a las mo­tos y que me­jor mo­men­to que la ce­le­bra­ción del Tou­rist Trophy pa­ra ha­cer­lo. Lle­ga­mos a Dou­glas, ca­pi­tal de la is­la, en avión y allí re­co­ge­mos la que se­rá nues­tra com­pa­ñe­ra du­ran­te los pró­xi­mos días, una HON­DA CB 1000 R. La CB es una pre­cio­sa na­ked de 998 cm3, que gra­cias a su ma­ni­llar ele­va­do pro­por­cio­na ma­ne­ja­bi­li­dad y con­trol en las es­tre­chas y ba­chea­das ca­rre­te­ras ma­ne­sas. Aun­que en la is­la no exis­te li­mi­ta­ción de ve­lo­ci­dad sal­vo en los nú­cleos ur­ba­nos, es en la zo­na de mon­ta­ña don­de se pue­den dis­fru­tar a pla­cer los 145 CV que ofre­ce. Ade­más, con su avan­za­da elec­tró­ni­ca es sen­ci­llo con­fi­gu­rar su en­tre­ga se­gún las con­di­cio­nes del as­fal­to.

Al­gu­nas cu­rio­si­da­des

Si­tua­da en el mar de Ir­lan­da, la is­la tie­ne 572 km² de su­per­fi­cie y po­ca ele­va­ción so­bre el ni­vel del mar, con 621 me­tros de al­ti­tud má­xi­ma en el mon­te Snae­fell. En torno a ella se ubi­can al­gu­nas is­las pe­que­ñas, co­mo Calf of Man, St Pa­trick y St Michael.

Tie­ne ha­bi­tan­tes úni­cos co­mo el Manx, una ra­za de ga­to do­més­ti­co ori­gi­na­ria de la is­la. Se ca­rac­te­ri­za por te­ner una mu­ta­ción na­tu­ral de la co­lum­na que aca­ba en un pe­que­ño mu­ñón. La le­yen­da di­ce que la per­dió al lle­gar tar­de al ar­ca, cuan­do Noé ya ce­rra­ba las puer­tas y le pi­lló la co­la.

El sím­bo­lo na­cio­nal de la is­la son las tres pier­nas de Man. Es un «tris­quel»: tres pier­nas ar­ma­das, do­bla­das a la ro­di­lla y uni­das en el mus­lo, con el le­ma en la­tín «Quo­cun­que Je­ce­ris Sta­bit» (Co­mo­quie­ra que lo ti­res per­ma­ne­ce­rá de pie), re­pre­sen­ta­ción de la in­de­pen­den­cia y re­sis­ten­cia de los ha­bi­tan­tes de la is­la.

The cour­se

El cir­cui­to tie­ne 37 millas (60,7 km) de ca­rre­te­ras de to­do ti­po, con ba­ches, bor­di­llos, al­can­ta­ri­llas, ár­bo­les, fa­ro­las y mu­ros y en la má­xi­ma ca­te­go­ría, el Senior TT, se dan seis vuel­tas, a un in­creí­ble pro­me­dio de 218 km/h y pun­tas de más de 310 km/h. Es di­fí­cil ex­pli­car lo que se sien­te al ver pa­sar los pi­lo­tos gas a fon­do y los que co­rren allí no lo cam­bian por nin­gún «abu­rri­do» GP. Des­ta­ca­ble tam­bién el am­bien­te del pad­dock, de li­bre ac­ce­so, don­de el en­ten­di­do pú­bli­co dis­fru­ta de un con­tac­to di­rec­to con los pi­lo­tos.

Re­co­rrer el cir­cui­to en mo­to es una ex­pe­rien­cia úni­ca, que no ha­ce sino au­men­tar la ad­mi­ra­ción por los pi­lo­tos que se la jue­gan aquí. El pai­sa­je es ver­de allá don­de mi­res, aun­que no con­vie­ne dis­traer­se, so­bre to­do en cru­ces y ro­ton­das, pues aquí se cir­cu­la «a la in­gle­sa». Pe­se a la au­sen­cia de li­mi­ta­ción en la ve­lo­ci­dad, en nin­gún mo­men­to ob­ser­vé com­por­ta­mien­tos «ma­ca­rras» y se cir­cu­la rá­pi­do pe­ro con gran res­pe­to a los de­más.

En la ciu­dad de Dou­glas se vi­ve un gran am­bien­te noc­turno, con nu­me­ro­sos lo­ca­les con mú­si­ca en di­rec­to don­de dis­fru­tar de una bue­na pin­ta de cer­ve­za. El alo­ja­mien­to y el trans­por­te en ferry has­ta la is­la es un te­ma de­li­ca­do y de­be ha­cer­se con me­ses de an­te­la­ción. Los is­le­ños son gen­te afa­ble y bien dis­pues­ta, en­can­ta­dos de man­te­ner vi­va la tra­di­ción del TT y son nu­me­ro­sas las ca­sas par­ti­cu­la­res que abren sus puer­tas du­ran­te las ca­rre­ras pa­ra ac­ce­der a los jar­di­nes que lin­dan con la pis­ta, don­de no fal­ta una ra­dio pa­ra po­der se­guir en di­rec­to la re­trans­mi­sión de ca­da man­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.