EL AL­MA DE ÚR­SU­LA.

“LA HOR­MA DE UN ZA­PA­TO ES SU AL­MA” HA CON­VER­TI­DO LA MAR­CA DE CAL­ZA­DO QUE FUN­Dó SU ABUE­LO HA­CE UN SI­GLO EN UNA FIR­MA GLO­BAL ADO­RA­DA POR LAS “CE­LE­BRI­TIES”. HA­BLA­MOS CON úR­SU­LA MAS­CA­Ró, LA DI­REC­TO­RA CREA­TI­VA DE MAS­CA­Ró Y PRETTY BA­LLE­RI­NAS.

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO - POR ANA SAN­TOS / FO­TOS ALEX DEL RíO

Así es la mu­jer que ha con­ver­ti­do Mas­ca­ró, la mar­ca de cal­za­do que creó su abue­lo, en una fir­ma glo­bal.

Los di­se­ña­do­res crea­mos sue­ños y los po­lí­ti­cos, pe­sa­di­llas”, afir­ma Úr­su­la Mas­ca­ró pa­ra re­su­mir el mo­men­to vi­tal en el que se en­cuen­tra. Por­que el gru­po Mas­ca­ró ce­le­bra en 2018 su cen­te­na­rio y Úr­su­la tie­ne que ha­cer ma­la­ba­ris­mos pa­ra li­diar con su do­ble fa­ce­ta: la de di­rec­to­ra crea­ti­va de la fir­ma que fun­dó su abue­lo Pe­dro ha­ce ya un si­glo, en la lo­ca­li­dad me­nor­qui­na de Ferreries, y la de pro­mo­to­ra de la pla­ta­for­ma Mos Mo­vem, que lu­cha “por una sa­ni­dad sin fron­te­ras lin­güís­ti­cas” en Ba­lea­res. “Mi mun­do son los za­pa­tos pe­ro aquí te­ne­mos un pro­ble­ma muy gor­do y pa­ra mí es una obli­ga­ción so­cial, mo­ral y es­pi­ri­tual no mi­rar ha­cia otro la­do”, di­ce es­ta con­fe­sa “ac­ti­vis­ta ac­ci­den­tal”.

To­do em­pe­zó con su apo­yo a una ma­ni­fes­ta­ción a fa­vor de los mé­di­cos que se opo­nen a la obli­ga­ción de apro­bar un tí­tu­lo de ca­ta­lán pa­ra po­der ac­ce­der a los con­tra­tos y las pro­mo­cio­nes in­ter­nas. “En las is­las ya te­ne­mos bas­tan­tes pro­ble­mas pa­ra cap­tar mé­di­cos por el ele­va­do cos­te de la vi­vien­da o la di­fi­cul­tad pa­ra cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te, co­mo pa­ra aña­dir uno más que no tie­ne nin­gún sen­ti­do. De he­cho, el año pa­sa­do, de las 7.000 que­jas que hu­bo en ma­te­ria de sa­ni­dad en Ba­lea­res, so­lo cin­co fue­ron por­que no les ha­bla­ran en ca­ta­lán. Yo so­lo in­ten­to trans­mi­tir a los go­ber­nan­tes lo que quie­re la so­cie­dad ci­vil, pe­ro lo mío no es la po­lí­ti­ca”, afir­ma Úr­su­la Mas­ca­ró con ro­tun­di­dad.

SER FIEL A Sí MIS­MA

De pe­que­ña ya ju­ga­ba con sus her­ma­nas Li­na y Lui­sa –la ma­yor, di­rec­to­ra co­mer­cial de Mas­ca­ró, y la pe­que­ña, ar­tis­ta plás­ti­ca– con re­ta­les de cue­ro y en­se­gui­da em­pe­zó a ayu­dar en la em­pre­sa fa­mi­liar du­ran­te los ve­ra­nos. Sin em­bar­go, tam­bién pa­só una fa­se de re­bel­día en la que re­ne­gó de su ADN. “Yo no que­ría tra­ba­jar con mi fa­mi­lia, así que me fui a Lon­dres a es­tu­diar in­terio­ris­mo. Lo que pa­sa es que a ve­ces es di­fí­cil lu­char con­tra el des­tino y me de­jé lle­var”, ad­mi­te. Así que re­gre­só a Me­nor­ca y se pu­so ma­nos a la obra pa­ra po­ner al día Mas­ca­ró, la fir­ma que creó su abue­lo, que su pa­dre, Jai­me Mas­ca­ró –fa­lle­ci­do ha­ce tres años–, hi­zo cre­cer y co­lo­có en el ma­pa y que Úr­su­la ha con­ver­ti­do en re­fe­ren­cia “fas­hion”. “Él me dio dos bue­nos con­se­jos: que fue­ra siem­pre fiel a mí mis­ma y que bus­ca­ra la fe­li­ci­dad en el tra­ba­jo. Por eso hoy

en día, mis co­le­gas son tam­bién mis ami­gos”, ex­pli­ca. Con es­tas pre­mi­sas, a la lí­nea ori­gi­nal, Mas­ca­ró, cen­tra­da en za­pa­tos sa­lón y bo­tas, le si­guie­ron Úr­su­la Mas­ca­ró, más “trendy” y so­fis­ti­ca­da y, des­de ha­ce ya 13 años, Pretty Ba­lle­ri­nas, re­fe­ren­te mun­dial en bai­la­ri­nas, a las que tam­bién se han su­ma­do mo­ca­si­nes, “mu­les” y “slip­pers” ba­jo el nom­bre de Pretty Loa­fers.

De­cir que en el di­se­ño de cal­za­do es­tá to­do in­ven­ta­do qui­zá sea de­ma­sia­do dra­má­ti­co, pe­ro lo cier­to es que in­no­var no es na­da fá­cil. “No se tra­ta de una es­cul­tu­ra; al fi­nal es un za­pa­to don­de tie­ne que en­trar un pie y po­der ca­mi­nar. La hor­ma es el al­ma”, ex­pli­ca. Tal vez por eso la apa­ri­ción de Pretty Ba­lle­ri­nas su­pu­so un au­tén­ti­co bom­ba­zo en el sec­tor. La so­co­rri­da –co­mo de­cían nues­tras ma­dres– pe­ro pre­vi­si­ble ma­no­le­ti­na se trans­for­ma­ba así en un za­pa­to ape­te­ci­ble que cal­za­ban las “it girls” de to­do el pla­ne­ta.

100 AñOS EN­TRE CUEROS Y SUE­ñOS

So­lo hi­zo fal­ta que Clau­dia Schif­fer y Ka­te Moss las ad­qui­rie­ran –y fue­ran cap­ta­das por los im­pul­so­res del “street sty­le”– pa­ra que to­das qui­sié­ra­mos te­ner unas Pretty. Pe­ro su ori­gen, co­mo el de mu­chas gran­des ideas, fue pro­duc­to ca­si del azar. “Cuan­do mi aho­ra ex­ma­ri­do, Da­vid Bell, se ins­ta­ló en Me­nor­ca pen­sa­mos en crear al­go que pu­dié­ra­mos ven­der fá­cil­men­te “on li­ne”. Un za­pa­to de ta­cón siem­pre hay que pro­bár­se­lo, pe­ro en el ca­so de una bai­la­ri­na tie­nes un 90% de po­si­bi­li­da­des de que te cal­ce bien. Y el nom­bre Pretty Ba­lle­ri­nas sur­gió por­que, co­mo di­go yo, su “pa­dre” es in­glés y su “ma­dre” me­nor­qui­na –cuen­ta–. Es ver­dad que fue co­mo un re­gre­so a los ini­cios por­que mi abue­lo co­men­zó ha­ce un si­glo ha­cien­do za­pa­ti­llas de ba­llet, pe­ro no sur­gió de ma­ne­ra for­za­da”.

Lo que no pa­re­ce ca­sua­li­dad es que en el uni­ver­so de los za­pa­te­ros, emi­nen­te­men­te mas­cu­lino, fue­ra pre­ci­sa­men­te una mu­jer la que rein­ven­ta­ra un mo­de­lo que aú­na dos con­cep­tos apa­ren­te­men­te in­com­pa­ti­bles: co­mo­di­dad y ele­gan­cia. “Pue­des ir a tra­ba­jar o a una bo­da con unas bai­la­ri­nas y es­tar ideal y muy fe­me­ni­na. Los hom­bres sue­len te­ner esa re­la­ción fe­ti­chis­ta con los za­pa­tos pe­ro yo me los pon­go y no quie­ro su­frir. Por ejem­plo, en la úl­ti­ma ga­la de los Go­ya, unas 30 ac­tri­ces lle­va­ron mo­de­los de Mas­ca­ró por­que yo, co­mo mu­jer, ten­go muy pre­sen­te la co­mo­di­dad”, cuen­ta. De he­cho, Úr­su­la, es fan de las bo­tas en in­vierno y de las san­da­lias pla­nas en ve­rano, y nun­ca la ve­rás ca­mi­nan­do con más de seis o sie­te cen­tí­me­tros de ta­cón.

Gra­cias, en­tre otras co­sas, a es­te es­pí­ri­tu visionario, Mas­ca­ró ha lle­ga­do a su cen­te­na­rio con otras tan­tas tien­das en 22 paí­ses. “Co­mo de­cía Stephen Hawking, “la in­te­li­gen­cia es la ha­bi­li­dad pa­ra adap­tar­se a los cam­bios” y Mas­ca­ró ha sa­bi­do evo­lu­cio­nar con ellos –ex­pli­ca–. Si echo la vis­ta atrás, me pro­du­ce una sa­tis­fac­ción y una ale­gría enor­me pen­sar que lle­va­mos un si­glo

“En los úl­ti­mos Go­ya, unas 30 ac­tri­ces lle­va­ron nues­tros mo­de­los por­que yo, co­mo mu­jer, ten­go muy en cuen­ta la co­mo­di­dad en los za­pa­tos”.

ha­cien­do za­pa­tos en Me­nor­ca”. De mo­men­to, pa­ra ce­le­brar el ca­mino an­da­do, han es­co­gi­do a la “in­fluen­cer” Oli­via Pa­ler­mo co­mo em­ba­ja­do­ra de Pretty Ba­lle­ri­nas. “Re­pre­sen­ta a la perfección una fir­ma fe­me­ni­na, po­de­ro­sa y des­in­hi­bi­da que ya es ca­si co­mo un es­ti­lo de vi­da por­que tam­bién cuen­ta con per­fu­me, za­pa­tos de otros es­ti­los, bol­sos y ac­ce­so­rios”, ex­pli­ca Úr­su­la.

El per­fil cos­mo­po­li­ta de Pa­ler­mo tam­bién en­ca­ja con la vo­ca­ción in­ter­na­cio­nal de Pretty Ba­lle­ri­nas, que ya de­di­ca la ma­yor par­te de su pro­duc­ción a la ex­por­ta­ción. “Ha­ce­mos pa­tro­nes uni­ver­sa­les, pe­ro es ver­dad que al­gu­nos paí­ses tie­nen sus par­ti­cu­la­ri­da­des. Hay mo­de­los que en se­gui­da de­ci­mos “es­te es per­fec­to pa­ra In­gla­te­rra o pa­ra Ja­pón”. In­clu­so den­tro de nues­tro país hay di­fe­ren­cias, aun­que, en ge­ne­ral, las es­pa­ño­las so­mos bas­tan­te atre­vi­das: nos en­can­tan el co­lor, las flo­res, las plu­mas... ¡So­mos mo­der­nas!”, cuen­ta rién­do­se. “Me­nor­ca da mu­cha es­ta­bi­li­dad – di­ce–, pe­ro pa­ra ins­pi­rar­nos via­ja­mos bas­tan­te a ciu­da­des co­mo Pa­rís, Mi­lán o Nue­va York. Na­da co­mo pa­sear por la ca­lle o ir a res­tau­ran­tes y dis­co­te­cas pa­ra ver lo que se po­ne la gen­te. Es la que man­da. Mi­ra las reivin­di­ca­cio­nes y la re­bel­día que ve­mos hoy en día en la mo­da. Los em­pre­sa­rios, los di­se­ña­do­res... to­dos te­ne­mos que im­pli­car­nos con lo que ocu­rre en nues­tra so­cie­dad”.

DI­SE­ñO GLO­BAL De la mano de Úr­su­la, la fir­ma me­nor­qui­na se ha con­so­li­da­do en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal y en­tre las “ce­le­bri­ties”.

EN CA­SA “Me­nor­ca te da una gran es­ta­bi­li­dad pa­ra tra­ba­jar”, di­ce Mas­ca­ró de la is­la don­de man­tie­ne su cuar­tel ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.