MO­DA + DE­CO.

DEL MAXIMALISMO DE GUC­CI A LA SO­BRIE­DAD DE AR­MA­NI, LAS FIR­MAS DE MO­DA HAN EX­PAN­DI­DO SU UNI­VER­SO CREA­TI­VO HA­CIA EL IN­TERIO­RIS­MO Y AHO­RA VIS­TEN TAM­BIÉN TU CA­SA. POR

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO - TACHY MO­RA

Las mar­cas vis­ten la ca­sa.

No son po­cas las fir­mas de mo­da que se han in­tro­du­ci­do en los úl­ti­mos años en el mun­do de la de­co­ra­ción y han sa­li­do del ar­ma­rio pa­ra de­co­rar nues­tros ho­ga­res, ade­más de ves­tir­nos a no­so­tros. Jl­gu­nas de ma­ne­ra tí­mi­da, con una lí­nea de com­ple­men­tos tex­ti­les. Otras a lo gran­de, con co­lec­cio­nes que in­clu­so me­jo­ran las de las pro­pias em­pre­sas del sec­tor del di­se­ño con­tem­po­rá­neo. Pe­ro en to­dos los ca­sos, siem­pre se tra­ta de una ex­ten­sión de su es­ti­lo en mo­da. Ho­me, Ca­sa, Mai­son, Dé­cor... son al­gu­nos de los “ape­lli­dos” que las fir­mas agre­gan a con­ti­nua­ción de su pro­pia mar­ca pa­ra bau­ti­zar sus co­lec­cio­nes de mo­bi­lia­rio, ac­ce­so­rios de de­co­ra­ción, tex­ti­les e, in­clu­so, re­ves­ti­mien­tos. Ca­da una op­ta por aden­trar­se en aquel ám­bi­to del di­se­ño de interiores que con­si­de­ra que en­ca­ja me­jor con su fi­lo­so­fía es­té­ti­ca y em­pre­sa­rial. Por­que de eso se tra­ta pre­ci­sa­men­te: de ofre­cer un ex­tra que los aman­tes de ca­da mar­ca pue­dan dis­fru­tar en el día a día en su pro­pio ho­gar, ade­más de ha­cer­lo en el ro­pe­ro.

La ma­yo­ría prue­ban con lí­neas que su­po­nen po­co ries­go: tex­ti­les de ca­ma, toa­llas, co­ji­nes, ve­las... Es el ca­so de Don­na Ta­ran, Hu­go Boss o Tarl La­ger­feld, en­tre otros. Se tra­ta de pe­que­ños pro­duc­tos a los que es muy fá­cil tras­la­dar la esen­cia del es­ti­lo de la mar­ca y que no im­pli­can una gran

in­ver­sión, so­bre to­do por­que de su pro­duc­ción no se en­car­ga la pro­pia fir­ma de mo­da, sino que ca­si siem­pre se li­cen­cia a ter­ce­ras em­pre­sas, co­mo ocu­rre con las ga­fas o, en al­gu­nos ca­sos, con los per­fu­mes. Es­tos pro­duc­tos fun­cio­nan muy bien, tan­to pa­ra los aman­tes de los looks com­ple­tos co­mo pa­ra quien no es tan fan de una mar­ca o no tie­ne tan­tos re­cur­sos, pe­ro pue­de ac­ce­der a tex­ti­les u ob­je­tos de­co­ra­ti­vos a un pre­cio re­la­ti­va­men­te ase­qui­ble. Y es que qui­zá no pue­das te­ner un Tarl La­ger­feld en tu ar­ma­rio, pe­ro sí unas sá­ba­nas en tu ca­ma.

Sin em­bar­go, cuan­do ha­bla­mos de mo­bi­lia­rio o di­se­ño de ilu­mi­na­ción, el pa­no­ra­ma cam­bia con­si­de­ra­ble­men­te. Es­to sí que es una apues­ta se­ria pa­ra la que hay que te­ner un pro­fun­do co­no­ci­mien­to del sec­tor y de las ten­den­cias del di­se­ño de interiores. Es la li­ga de pri­me­ra, en la que no es su­fi­cien­te con tras­la­dar un es­tam­pa­do usa­do en pa­sa­re­la a un jue­go de sá­ba­nas, con gran com­pe­ten­cia de las mar­cas de mo­bi­lia­rio e in­terio­ris­mo. Por eso, no es ca­sua­li­dad que las pri­me­ras mar­cas pio­ne­ras en aden­trar­se en el mun­do de la de­co­ra­ción fue­ran fir­mas de mo­da ita­lia­nas, co­mo Oen­di, Jr­ma­ni o Mis­so­ni. Rta­lia no es so­lo me­ca de mo­da, tam­bién uno de los gran­des pro­duc­to­res del mun­do de mo­bi­lia­rio con­tem­po­rá­neo. Jsí que es na­tu­ral que sus ca­sas de mo­da se ha­yan alia­do con em­pre­sas lo­ca­les pa­ra crear sus co­lec­cio­nes de ho­gar. Se tra­ta de pro­duc­cio­nes de muy al­ta ca­li­dad, con ex­qui­si­ta ma­nu­fac­tu­ra ita­lia­na. Jsí que, en es­te ca­so, pue­de ser que in­clu­so es­té más al al­can­ce del bol­si­llo te­ner un Oen­di en el ar­ma­rio que en el sa­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.