UN BRAD PITT EN EL SA­LÓN.

EN LA ERA DE INS­TA­GRAM, NO HAY FA­MO­SO QUE SE RE­SIS­TA A JU­GAR A LAS CA­SI­TAS. UNA PRO­FE­SIÓN –LA DE INTERIORISTA– TAN RE­MU­NE­RA­DA CO­MO PUBLICITADA.

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO - POR J. CANO

“Ce­le­bri­ties” y ar­tis­tas pre­sen­tan co­lec­cio­nes pa­ra la ca­sa.

Pue­des acos­tar­te con Brad Pitt y le­van­tar­te con Eva Lon­go­ria. O, lo que es lo mis­mo, dor­mir en la ca­ma he­cha en ma­de­ra de ébano de Ma­kas­sar que ha di­se­ña­do el ac­tor, mien­tras te des­pier­tas en las sá­ba­nas de co­lor la­van­da fir­ma­das por la pro­ta­go­nis­ta de “Mu­je­res de­ses­pe­ra­das”. Hoy pro­li­fe­ran los famosos –ac­to­res, mo­de­los, can­tan­tes...– que se han pa­sa­do a la de­co­ra­ción y pa­re­cen te­ner el em­pe­ño de ju­bi­lar has­ta al mis­mo Phi­lip­pe Starck.

En el si­glo XIX, el in­terio­ris­mo es­ta­ba en ma­nos de amas de ca­sa, ar­te­sa­nos y ta­pi­ce­ros. Y an­tes fue­ron rei­nas, cor­te­sa­nas y pin­to­res de la cor­te quie­nes de­ci­die­ron los co­lo­res y las lí­neas de los mue­bles (Ma­ría An­to­nie­ta, por ejem­plo, impuso el ro­co­có). En el XX, ar­qui­tec­tos-ar­tis­tas co­mo Wright o Adolf Loos tam­bién ju­ga­ron a las ca­si­tas. Tu­vo que lle­gar la era de Ins­ta­gram pa­ra que vol­vie­ra a es­cu­char­se con fuer­za la voz de las “ce­le­bri­ties” en cues­tio­nes de es­té­ti­ca. Al fin y al ca­bo, ¿quién no que­rría sen­tar­se en su si­lla?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.