DOS DE SUS ACIER­TOS: UN PLAN­TEL DE JÓ­VE­NES Y VE­TE­RA­NOS, Y PER­SO­NA­JES A ME­DI­DA.

ABC - Mujer Hoy - - PROTAGONISTAS -

La úl­ti­ma ha si­do que cuen­ta la his­to­ria del nar­co­trá­fi­co en Ga­li­cia con pulso de ci­ne ne­gro y sin ha­cer ni la más mí­ni­ma con­ce­sión co­mer­cial: sin romances edul­co­ra­dos, ni me­lo­dra­mas, ni me­dias tin­tas pa­ra com­pla­cer a to­dos los pú­bli­cos. Su éxi­to ha su­pe­ra­do las ex­pec­ta­ti­vas. “Bam­bú fue muy va­lien­te al que­rer con­tar es­ta his­to­ria, y al ha­cer­lo así –afir­ma Ja­vier Rey, que tras dar vi­da al nar­co Si­to Mi­ñan­co, vuel­ve a ser Ma­teo en Vel­vet Colección–. El re­sul­ta­do es una se­rie que, si vi­nie­ra em­pa­que­ta­da de Bal­ti­mo­re, se­ría un fe­nó­meno mun­dial, co­mo ha si­do The Wi­re. Fa­ri­ña se ha he­cho aquí y no tie­ne na­da que en­vi­diar­le a nin­gu­na de las me­jo­res pro­duc­cio­nes del mun­do, que son re­fe­ren­tes pa­ra mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. Creo que va a ha­ber un an­tes y un des­pués de Fa­ri­ña”.

La ficción es­pa­ño­la se ha sa­cu­di­do los com­ple­jos y ha da­do un pa­so de gi­gan­te ha­cia las se­ries con­ce­bi­das con una vi­sión es­té­ti­ca y ar­tís­ti­ca. “La te­le­vi­sión ha co­gi­do el relevo de mu­chos ries­gos crea­ti­vos que, des­gra­cia­da­men­te, el ci­ne ha de­ja­do de to­mar –re­fle­xio­na Die­go Martín, que lle­va años me­ti­do en la piel de En­ri­que Ote­gui, pri­me­ro en Vel­vet y aho­ra en Vel­vet Colección–. Mu­chos guio­nis­tas, di­rec­to­res y ac­to­res que la con­si­de­ra­ban co­mo una se­gun­da di­vi­sión, se en­cuen­tran en una ca­rre­ra pa­ra ver quién es el más ori­gi­nal, el que ha­ce la se­rie más po­ten­te… La te­le­vi­sión se ha adue­ña­do, no sé si por 18 | in­com­pa­re­cen­cia del ci­ne o por asal­to a mano ar­ma­da, de un se­llo crea­ti­vo y de au­tor”.

¿Có­mo lo han he­cho? Me­gan Mon­ta­ner ( Gran Ho­tel, La Em­ba­ja­da, Vel­vet) enu­me­ra al­gu­nos ingredientes de la re­ce­ta: “El cas­ting, los per­so­na­jes, la am­bien­ta­ción, el mi­mo y la pasión que ponen al ha­cer las co­sas... Y creer en lo que ha­cen, que es la cla­ve de lo que ha con­se­gui­do Bam­bú”.

Pa­ra Te­re­sa Fer­nán­de­zVal­dés, “lo que ha mar­ca­do la di­fe­ren­cia ha si­do tra­tar la te­le­vi­sión y a su pú­bli­co con mu­chí­si­mo res­pe­to, in­ten­tan­do que una nue­va se­rie su­pe­re siem­pre a la an­te­rior, con­tan­do con los me­jo­res me­dios, sa­lien­do a ro­dar a La Rio­ja, a San­tan­der o a Ga­li­cia, que en­ri­que­ce mu­chí­si­mo y no es ba­nal, por­que tie­ne mu­cho que ver con la ca­li­dad de la fo­to­gra­fía”.

Ima­nol Arias in­ter­pre­ta en Vel­vet Colección a Eduard Go­dó, un ti­bu­rón de los ne­go­cios, y ha­ce ma­la­ba­res con su agen­da pa­ra com­pa­gi­nar­lo con Cuén­ta­me y con su re­gre­so al tea­tro tras 24 años de au­sen­cia ( La vi­da a pa­los se es­tre­na el 29 de ju­nio en Bil­bao y lue­go via­ja­rá a Madrid, Uru­guay, Ar­gen­ti­na, Chi­le…). Él es his­to­ria vi­va de un me­dio en el que de­bu­tó ha­ce cer­ca de cua­tro dé­ca­das. Re­cuer­da el ac­tor unos ini­cios bri­llan­tes, con se­ries que se ro­da­ban co­mo ci­ne ( For­tu­na­ta y Ja­cin­ta, Ani­llos de oro, Los go­zos y las som­bras…). Lue­go vino la sit­com, con El Maes­tro o Mé­di­co de fa­mi­lia que, sin te­ner gran ca­li­dad, co­se­cha­ron mu­chí­si­mo éxi­to. Has­ta lle­gar al mo­men­to ac­tual, en el que fi­nal­men­te se han unido ca­li­dad y au­dien­cia.

Ima­nol ha­ce me­mo­ria y cul­mi­na, di­ver­ti­do: “Soy un ti­po que siem­pre de­tes­tó la te­le­vi­sión. Des­pués de Ani­llos de oro, me es­tu­ve ne­gan­do 10 años, por­que ha­bía so­bre to­do te­le­no­ve­las y me cen­tré en el ci­ne. Pe­ro yo, que siem­pre me cui­dé mu­cho de no ha­cer te­le­vi­sión, he aca­ba­do ha­cien­do mu­chí­si­ma. Lo cual quie­re de­cir que, co­mo en otras co­sas de mi vi­da, no te­nía ni pu­ta idea”, di­ce con hu­mor.

Rec­ti­fi­car es de sa­bios y tam­bién ren­dir­se a la evi­den­cia de que la pe­que­ña pan­ta­lla ya no es la her­ma­na po­bre del ci­ne. “Eso se aca­bó. Ahí tie­nes a Meryl Streep en Big little lies, o a Ant­hony Hop­kins en West­world, ¿qué más ha­ce fal­ta? Es­pe­ro que las sa­las de ci­ne no des­apa­rez­can, pe­ro po­dría su­ce­der que den­tro de 15 o 20 años ir al ci­ne se ha­ya con­ver­ti­do en una ex­pe­rien­cia vin­ta­ge”, di­ce Adrián Las­tra ( Vel­vet Colección).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.