LA COM­PLI­CA­DA TA­REA DE EN­CON­TRAR TRA­BA­JO

ABC - Mujer Hoy - - EN EL FOCO -

En­tre las que tie­nen des­cen­den­cia, el ase­gu­ra que te­ner hi­jos es­tá sien­do una ex­pe­rien­cia muy di­fí­cil. Sin em­bar­go, un re­pe­ti­ría a pe­sar de to­do y so­lo un se con­si­de­ra “arrepentida” por­que, de ha­ber sa­bi­do a lo que se en­fren­ta­ba, no hu­bie­ra si­do ma­dre.

¿Qué razones les lle­van a ha­cer una afir­ma­ción tan ca­te­gó­ri­ca? Ha­ber­se en­fren­ta­do a se­rias di­fi­cul­ta­des en el cui­da­do y la edu­ca­ción de los hi­jos, no ser “ni­ñe­ras ni ma­dra­zas” y ha­ber li­dia­do so­las, o ca­si so­las, con la crian­za. Aun­que si en al­go coin­ci­den tan­to las “arrepentidas” co­mo to­das las de­más es en que edu­car no es una ta­rea fá­cil: un ter­cio de las ma­dres re­co­no­ce que ha re­sul­ta­do más di­fí­cil de lo que ima­gi­na­ba.

En cual­quier ca­so, aun­que ca­si to­das las ma­dres es­tán fe­li­ces con sus hi­jos, la en­cues­ta nos de­ja cla­ro un da­to curioso: los pe­que­ños tie­nen po­ca ca­pa­ci­dad de in­fluir en que sus ma­dres se sien­tan fe­li­ces o in­fe­li­ces con la vi­da en ge­ne­ral.

En cuan­to al es­ti­lo de vi­da, un ter­cio se de­cla­ra fu­ma­do­ra; un con­su­me al­cohol de for­ma re­gu­lar y el prac­ti­ca al­gún de­por­te.

Res­pec­to a sus creen­cias re­li­gio­sas, dos ter­cios de las ma­yo­res de se re­co­no­cen ca­tó­li­cas (prac­ti­can­tes o no), fren­te a so­lo la mi­tad de las que tie­nen en­tre y En­tre las de y años, no lle­ga a un ter­cio el por­cen­ta­je de ca­tó­li­cas. Y de la vi­da ín­ti­ma, pa­sa­mos a la laboral. Por­que la relación de las es­pa­ño­las con el tra­ba­jo no es, ni mu­cho me­nos, idí­li­ca. No lle­gan a seis de ca­da las que tie­nen un tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do. El es­tá en el pa­ro, pe­ro bus­can­do em­pleo ac­ti­va­men­te; el ha tra­ba­ja­do en al­gu­na oca­sión, pe­ro en es­te mo­men­to no lo ha­ce; el si­gue es­tu­dian­do y el

no ha te­ni­do nun­ca ocu­pa­ción. Un da­to fun­da­men­tal: a más for­ma­ción, más po­si­bi­li­da­des de en­con­trar tra­ba­jo y ob­te­ner más in­gre­sos.

A par­tir de los “com­pa­gi­nar bien el tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do con la vi­da familiar” es la prio­ri­dad en un teó­ri­co tra­ba­jo ideal. De he­cho, quie­nes lo con­si­guen se sien­ten más fe­li­ces con su tra­ba­jo que aque­llas que dis­fru­tan de un sa­la­rio su­pe­rior pe­ro tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra com­pa­gi­nar su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

Pe­ro te­ner tra­ba­jo no ga­ran­ti­za el bie­nes­tar. De las que es­tán ac­ti­vas, el

re­co­no­ce que no tra­ba­ja­ría si no ne­ce­si­ta­ra el em­pleo pa­ra vi­vir y so­lo un se­gui­ría tra­ba­jan­do aun­que no lo ne­ce­si­ta­ra. Es­ta fal­ta de en­tu­sias­mo con­tras­ta con el al­to por­cen­ta­je que dis­fru­ta con las ta­reas do­més­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.