“EN LOS VI­DEO­JUE­GOS, LAS MU­JE­RES SI­GUEN SIEN­DO SE­CUN­DA­RIAS, SAL­VA­DAS, SU­MI­SAS Y SEXUALIZADAS”.

ABC - Mujer Hoy - - ENCUENTROS -

La pers­pec­ti­va de Án­ge­les Gon­zá­lez-Sin­de es la de quien ha es­ta­do en el po­der. La ex­mi­nis­tra de Cul­tu­ra ha­bló de la ne­ce­sa­ria vo­lun­tad po­lí­ti­ca: “Pa­ra cam­biar los re­sul­ta­dos hay que cam­biar los pro­ce­sos. En el ám­bi­to pú­bli­co, se pue­den in­cluir me­di­das que obli­guen a que ha­ya más mu­je­res en pues­tos de de­ci­sión, o ha­cer­lo con el ejem­plo. Cuan­do fui mi­nis­tra, las co­mi­sio­nes y ju­ra­dos eran pa­ri­ta­rios. Y fun­cio­nó: hu­bo más pre­mios na­cio­na­les fe­me­ni­nos. Hay quien se pre­gun­ta có­mo con­se­guir for­ma­cio­nes pa­ri­ta­rias si no hay mu­je­res pre­pa­ra­das. Yo di­go que sí las hay, pe­ro hay que ir a bus­car­las”.

En es­te sen­ti­do, la escritora Laura Frei­xas re­cor­dó la ini­cia­ti­va No sin mu­je­res, en la que cien­tos de hom­bres se han com­pro­me­ti­do a no par­ti­ci­par en ju­ra­dos, me­sas re­don­das y ac­tos don­de no ha­ya re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na.

Pa­ra Có­si­ma Ra­mí­rez, “el ma­chis­mo tie­ne raí­ces tan pro­fun­das que el pro­ce­so es lar­go. Im­po­ner cuo­tas pue­de ser for­za­do pe­ro, qui­zá en va­rias ge­ne­ra­cio­nes, se con­si­ga la igual­dad. El pri­mer pa­so de­be ser la edu­ca­ción”.

“En el tea­tro si­gue sien­do un pro­ble­ma de opor­tu­ni­da­des –di­jo Por­ta­ce­li–. La gen­te tie­ne mie­do a las cuo­tas, pe­ro sim­ple­men­te es una ma­ne­ra de dar opor­tu­ni­da­des que ge­ne­ral­men­te no se tie­nen”.

La di­rec­to­ra de Mu­jer­hoy pu­so so­bre la me­sa el da­ño que pe­lí­cu­las co­mo 50 som­bras de Grey o Pretty Wo­man han po­di­do ha­cer a la re­pre­sen­ta­ción es­te­reo­ti­pa­da de los roles fe­me­ni­nos. “Pue­de que el men­sa­je de Pretty Wo­man hi­cie­ra mu­cho da­ño, pe­ro lo peor es que he­mos em­peo­ra­do. En el sec­tor au­dio­vi­sual es­ta­mos con mo­de­los más atra­sa­dos que ha­ce 25 años”, di­jo la ex­mi­nis­tra.

En los vi­deo­jue­gos los pa­tro­nes se re­pi­ten, pe­se a ser un área in­no­va­do­ra: ellas son el 48% de los usua­rios, pe­ro so­lo ocu­pan el 16% de los pues­tos tecnológicos en el sec­tor. Gi­se­la Va­que­ro con­si­de­ró alar­man­te que en es­ta in­dus­tria, “las mu­je­res si­gan es­tan­do re­pre­sen­ta­das por cua­tro eses: se­cun­da­rias, sal­va­das, su­mi­sas y se­xua- Gi­se­la Va­que­ro li­za­das. La es­truc­tu­ra es ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y los roles se per­pe­túan, aun­que cam­bie la for­ma de ex­pre­sar­los”.

Al­gu­nos, ade­más, se di­se­ñan se­gún va­yan di­ri­gi­dos a hom­bres o mu­je­res. “Los de las mu­je­res son me­nos vio­len­tos y no es­tán con­si­de­ra­dos im­por­tan­tes, co­mo Candy Crush, pe­se a su rentabilidad. Es­ta­mos cons­tru­yen­do una so­cie­dad don­de las crea­cio­nes ar­tís­ti­cas nos lle­van a per­pe­tuar los roles de siem­pre”. La poe­ta Ele­na Me­del re­fle­xio­nó en esa di­rec­ción: “En la li­te­ra­tu­ra y, más en la poe­sía, nos he­mos acostumbrado a que la voz del hom­bre sea la uni­ver­sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.