ASIA AR­GEN­TO: UN RE­VÉS QUE HA SA­CU­DI­DO EL MO­VI­MIEN­TO

ABC - Mujer Hoy - - En El Foco -

son más cons­cien­tes de que de­ben ser im­pla­ca­bles al ne­go­ciar.

Ellas no son las úni­cas que han cam­bia­do su ac­ti­tud. Los sin­di­ca­tos de la in­dus­tria (di­rec­to­res, guio­nis­tas, pro­duc­to­res...) han es­cri­to nue­vos có­di­gos de con­duc­ta pa­ra sus miem­bros y al­gu­nos es­tu­dios de ci­ne y te­le­vi­sión –Fox, NBC– han crea­do de­par­ta­men­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra fo­men­tar las po­lí­ti­cas in­clu­si­vas y ase­gu­rar­se de que sus em­plea­das disfrutan de un am­bien­te sa­lu­da­ble en el tra­ba­jo.

Tam­bién han cam­bia­do los cas­tings y las reunio­nes en­tre actrices y di­rec­to­res o pro­duc­to­res. An­tes era ha­bi­tual que se lle­va­ran a ca­bo en sui­tes de ho­tel o en ofi­ci­nas a puer­ta ce­rra­da. A me­nu­do, so­lo se bus­ca­ba la ne­ce­sa­ria con­fi­den­cia­li­dad pa­ra dis­cu­tir pro­yec­tos, pe­ro pa­ra Weins­tein y otros co­mo él era la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra aco­rra­lar a sus víc­ti­mas. Aho­ra, las reunio­nes se han tras­la­da­do a lu­ga­res pú­bli­cos y es ha­bi­tual que ha­ya una ter­ce­ra per­so­na pre­sen­te –un agen­te o re­pre­sen­tan­te–, pa­ra evi­tar ma­len­ten­di­dos o de­man­das.

Na­rra­ti­vas fe­me­ni­nas

y en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad eje­cu­ti­va. Va­rios es­tu­dios y pla­ta­for­mas de te­le­vi­sión, co­mo HBO y Net­flix, se es­tán apli­can­do el cuen­to y bus­can más di­rec­to­ras, pro­duc­to­ras, guio­nis­tas y téc­ni­cas pa­ra sus pro­duc­cio­nes. Ini­cia­ti­vas co­mo el pro­yec­to 50/50 abo­gan por que las gran­des cor­po­ra­cio­nes se com­pro­me­tan a te­ner un 50% de mu­je­res en sus con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción y en pues­tos de al­to ran­go pa­ra 2020.

Las agen­cias de re­pre­sen­ta­ción más im­por­tan­tes se han su­ma­do a la ini­cia­ti­va, igual que crea­do­res co­mo Ryan Murphy, que quie­ren lle­var la pa­ri­dad a los equi­pos de sus fic­cio­nes te­le­vi­si­vas. Y al­gu­nas es­ta­dís­ti­cas son es­pe­ran­za­do­ras. Se­gún Dead­li­ne Holly­wood, 14 de las 42 se­ries dra­má­ti­cas que han re­ci­bi­do el en­car­go de pro­du­cir un pi­lo­to es­ta tem­po­ra­da es­ta­ban dirigidas por mu­je­res. El año an­te­rior hu­bo so­lo una.

Aún que­da mu­cho por ha­cer, y eso tam­bién lo re­fren­dan los da­tos. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de San Die­go, en 2016-17 so­lo el 28% de los tra­ba­jos tras la cá­ma­ra fue­ron desa­rro­lla­dos por mu­je­res. Y so­lo el 42% de los pa­pe­les con diá­lo­go. Pe­ro es in­ne­ga­ble que, en un año, Holly­wood ha cam­bia­do. Pa­ra mu­chos, de­ma­sia­do. Se­gún el me­dio es­pe­cia­li­za­do The Wrap, al­gu­nos de los hom­bres más po­de­ro­sos de la in­dus­tria se sien­ten in­có­mo­dos; te­men que un flir­teo inocen­te ter­mi­ne en de­nun­cia y se que­jan en privado de que el ne­go­cio “ha de­ja­do de ser di­ver­ti­do”. Otros lo ha­cen en pú­bli­co. Liam Nee­son lo ca­li­fi­có de “ca­za de bru­jas”. Y Sean Penn di­jo que el #MeToo so­lo ha ser­vi­do pa­ra “di­vi­dir a hom­bres y mu­je­res”. Pe­ro mien­tras se adap­tan al nue­vo es­ce­na­rio, la reali­dad es que la in­dus­tria ya no es lo que era. Y no hay lu­gar pa­ra la nos­tal­gia. Ha­ce un año, la ac­triz le con­tó su his­to­ria a Ro­nan Fa­rrow, que la pu­bli­có en su ya fa­mo­so ar­tícu­lo de la re­vis­ta The New Yor­ker. la ha­bía vio­la­do cuan­do ella te­nía 21 años, en el Fes­ti­val de Can­nes. Se con­vir­tió, jun­to a Ro­se McGo­wan y Ash­ley Judd, en un icono del #MeToo. Pe­ro la na­rra­ti­va a su al­re­de­dor cam­bió dra­má­ti­ca­men­te cuan­do, en agos­to, un an­ti­guo com­pa­ñe­ro de re­par­to, la acu­só de ha­ber­le vio­la­do cuan­do él te­nía y ella, 37. Aun­que la ac­triz lo ha ne­ga­do, ha re­co­no­ci­do que le pa­gó 380.000 dó­la­res co­mo par­te de un pa­ra que el ac­tor no hi­cie­ra pú­bli­ca su his­to­ria. Aho­ra Ben­net es­tá dis­pues­to a lle­var su ca­so por la mien­tras la ac­triz ha si­do des­pe­di­da co­mo jue­za de la edi­ción ita­lia­na de Fac­tor X y ha per­di­do En me­ses, ha pa­sa­do de icono de las víc­ti­mas a pre­sun­ta vic­ti­ma­ria. La pro­pia car­te­le­ra es­tá cam­bian­do. Cier­tos pro­yec­tos, co­mo el bio­pic so­bre el di­rec­tor Russ Me­yer

(in­ven­tor de un gé­ne­ro ci­ne­ma­to­grá­fi­co ba­sa­do en los des­nu­dos fe­me­ni­nos gra­tui­tos) se han pa­ra­li­za­do has­ta nue­va or­den y Woody Allen, acu­sa­do por su hi­ja de abu­sos se­xua­les en su in­fan­cia, no ro­da­rá en 2018, tras 40 años pro­du­cien­do una pe­lí­cu­la anual.

En cam­bio, las na­rra­ti­vas fe­me­ni­nas vi­ven su edad de oro. Y no por­que la in­dus­tria pien­se que es lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, sino por­que ca­da vez son más ren­ta­bles. En los pró­xi­mos me­ses, lle­ga­rán Can you ever for­gi­ve me?, con Me­lis­sa McCarthy en la piel de una es­cri­to­ra que fal­si­fi­ca car­tas de fa­mo­sos; On the ba­sis of sex, el bio­pic pro­ta­go­ni­za­do por Fe­li­city Jo­nes so­bre la jue­za del Tri­bu­nal Su­pre­mo Ruth Ba­der Gins­burg; o Wi­dows, don­de Vio­la Da­vis li­de­ra a una ban­da de viu­das dis­pues­tas a per­pe­trar el atra­co

pla­nea­do por sus di­fun­tos ma­ri­dos. Por fin, Holly­wood apues­ta por per­so­na­jes fe­me­ni­nos com­ple­jos y ale­ja­dos de los es­te­reo­ti­pos.

Se­gún la pren­sa es­pe­cia­li­za­da de Los Án­ge­les, las guio­nis­tas es­tán en­tre los per­fi­les más de­man­da­dos, una no­ve­dad en un sec­tor don­de al­gu­nas man­da­ban sus guio­nes fir­ma­dos con un nom­bre mas­cu­lino pa­ra pa­sar el pri­mer fil­tro. Y es que la so­lu­ción a to­dos los ma­les de la in­dus­tria po­dría pa­sar por con­tra­tar a más mu­je­res. So­bre to­do, tras la cá­ma­ra

O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.