ES DE JUS­TI­CIA

La pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble no es ven­gan­za, no es inú­til, no va con­tra la Cons­ti­tu­ción y no es opor­tu­nis­ta

ABC (Nacional) - - OPINIÓN - ISA­BEL SAN SE­BAS­TIÁN

NO es na­da pa­re­ci­do a la ven­gan­za, en con­tra de lo que adu­cen tor­ti­ce­ra­men­te quie­nes se opo­nen a ella. Por el con­tra­rio, al tra­tar­se de una pe­na se­ve­ra, pro­por­cio­nal a de­ter­mi­na­dos de­li­tos es­pe­cial­men­te exe­cra­bles, la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble es uno de los po­cos ins­tru­men­tos le­ga­les ca­pa­ces de di­sua­dir cual­quier ten­ta­ción de esa na­tu­ra­le­za. El úni­co que ade­cúa el cas­ti­go a la gra­ve­dad del da­ño cau­sa­do y ga­ran­ti­za que el cri­mi­nal no re­co­bre la li­ber­tad si no exis­ten ga­ran­tías só­li­das de que es­tá reha­bi­li­ta­do.

No con­tra­vie­ne ni el es­pí­ri­tu ni la le­tra de la Cons­ti­tu­ción, cu­yo ar­tícu­lo 25 es­ta­ble­ce que las pe­nas pri­va­ti­vas de li­ber­tad «es­ta­rán orien­ta­das a la re­edu­ca­ción y re­in­ser­ción so­cial», por­que no ex­clu­ye que ese ob­je­ti­vo pue­da con­se­guir­se. Si al pro­du­cir­se la re­vi­sión pre­vis­ta en la ley el reo acre­di­ta­ra es­tar en con­di­cio­nes de re­gre­sar a la so­cie­dad sin cons­ti­tuir un pe­li­gro, na­da im­pe­di­ría que la «orien­ta­ción» se­ña­la­da por la Car­ta Mag­na pu­die­ra al­can­zar su me­ta. De no ser así, lo que bus­ca es­ta me­di­da, res­pal­da­da por la in­men­sa ma­yo­ría de los es­pa­ño­les y vi­gen­te en mul­ti­tud de de­mo­cra­cias, es que cier­tos de­lin­cuen­tes irre­cu­pe­ra­bles no an­den suel­tos por las ca­lles y que quie­nes ha­yan aten­ta­do de for­ma no­to­ria­men­te cruel con­tra nues­tra con­vi­ven­cia lo pur­guen con una lar­ga es­tan­cia en la cár­cel. Si el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal hu­bie­ra en­con­tra­do un hue­co en los úl­ti­mos tres años pa­ra pro­nun­ciar­se al res­pec­to, se ha­brían re­suel­to las du­das. Pe­ro se ve que sus se­ño­rías an­dan de­ma­sia­do ocu­pa­das o elu­den me­ter las to­gas en es­tos be­ren­je­na­les in­có­mo­dos. Con­si­de­ran­do que el re­cur­so a la vi­gen­te ley del abor­to lle­va lus­tro y me­dio en un ca­jón, tam­po­co re­sul­ta ex­tra­ño. In­dig­nan­te, mu­cho. Sor­pren­den­te, na­da.

No es en mo­do al­guno inú­til, co­mo ase­gu­ran quie­nes le acha­can no ha­ber ser­vi­do pa­ra pre­ve­nir los crí­me­nes que san­cio­na. De to­dos los ar­gu­men­tos em­plea­dos con­tra ella, és­te es el más en­de­ble, por no de­cir mi­se­ra­ble. La pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble no obra el mi­la­gro de im­pe­dir que to­dos los ase­si­nos ma­ten o to­dos los vio­la­do­res vio­len, no. Nin­gu­na de las pe­nas re­co­gi­das en el Có­di­go Pe­nal ha lo­gra­do el pro­di­gio de aca­bar con los de­li­tos con­tem­pla­dos en él. ¿Lo abo­li­mos di­rec­ta­men­te por de­fi­cien­cia en el ser­vi­cio? ¿Da­mos car­ta blan­ca al de­lin­cuen­te? Las san­cio­nes na­cen con la pre­ten­sión de ser di­sua­so­rias, des­de lue­go, pe­ro tam­bién de cas­ti­gar a quie­nes in­cum­plen la ley. Y el cas­ti­go de­be es­tar a la al­tu­ra de la fal­ta. Por­que cree­mos en la ci­vi­li­za­ción y res­pe­ta­mos la vi­da, he­mos tras­cen­di­do el Ta­lión y re­cha­za­mos el ojo por ojo. Quien ase­si­na a san­gre fría, no obs­tan­te, de­be pe­nar en la cár­cel. Es el úni­co mo­do de com­pen­sar a las víc­ti­mas.

No son opor­tu­nis­tas quie­nes de­fien­den hoy en el Con­gre­so la ne­ce­si­dad de man­te­ner en vi­gor es­ta me­di­da, sino los que pro­mo­vie­ron el de­ba­te en torno a su de­ro­ga­ción. Los se­ño­res del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Vas­co, de­seo­sos de arre­ba­tar a Ba­ta­su­na/Bil­du la bandera de los te­rro­ris­tas de ETA pre­sos. La iz­quier­da más o me­nos ra­di­cal, tan aten­ta a las de­man­das so­cia­les cuan­do lle­van agua a su mo­lino y tan sor­da al cla­mor po­pu­lar que exige más se­ve­ri­dad con cier­tos de­pre­da­do­res. El PP in­tro­du­jo la pri­sión per­ma­nen­te en el sis­te­ma le­gal mu­cho an­tes de que Ana Ju­lia as­fi­xia­ra al pe­que­ño Gabriel o el Chi­cle se­cues­tra­ra, ma­ta­ra y es­con­die­ra du­ran­te me­ses el ca­dá­ver de Dia­na Quer. Tam­bién Ciu­da­da­nos pre­sen­tó sus en­mien­das, en­ca­mi­na­das a re­du­cir drás­ti­ca­men­te los permisos car­ce­la­rios y las pro­gre­sio­nes de gra­do ar­bi­tra­rias, con ca­rác­ter pre­vio a es­tas tra­ge­dias. Es­to no es cues­tión de opor­tu­nis­mo ni de vo­tos, sino de jus­ti­cia. Y es de jus­ti­cia exi­gir que quien la ha­ga, la pa­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.