Ra­joy li­ga la su­bi­da de las pen­sio­nes más ba­jas a la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos CON LOS PEN­SIO­NIS­TAS NO SE JUE­GA

·El pre­si­den­te del Go­bierno re­cha­za la vin­cu­la­ción al IPC que re­cla­ma la iz­quier­da, PNV y CC, y se nie­ga a dar mar­cha atrás en su re­for­ma de 2013 ¿Dón­de ha que­da­do el con­sen­so que en 1995 ins­pi­ró el Pac­to de To­le­do? Los po­lí­ti­cos vuel­ven a si­tuar a los j

ABC (Nacional) - - ESPAÑA - ANA I. SÁN­CHEZ/ VÍC­TOR R. AL­MI­RÓN MA­DRID SU­SA­NA ALCELAY

Atres días de la mo­vi­li­za­ción de pen­sio­nis­tas más grande con­vo­ca­da has­ta aho­ra, el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, acu­dió ayer al Con­gre­so con la in­ten­ción de dar la vuel­ta al de­ba­te que exis­te en la ca­lle y uti­li­zar en su fa­vor el pri­mer Pleno mo­no­grá­fi­co que se ce­le­bra so­bre pen­sio­nes. Lle­va­ba un as en la man­ga. El anun­cio de «una me­jo­ra de las pen­sio­nes mí­ni­mas y de viu­de­dad», y la con­cen­tra­ción de las «ayu­das fis­ca­les en el IRPF pa­ra pen­sio­nis­tas y fa­mi­lias» en los pró­xi­mos Pre­su­pues­tos.

El je­fe del Eje­cu­ti­vo no ci­fró im­por­tes ni es­ti­mó el nú­me­ro de be­ne­fi­cia­rios, pe­ro el anun­cio le va­lió pa­ra tras­la­dar a la opo­si­ción la res­pon­sa­bi­li­dad de que es­tas al­zas se lle­guen a con­ver­tir en reali­dad. El gru­po que vo­te en con­tra de las nue­vas cuen­tas es­ta­rá opo­nién­do­se a es­tas me­di­das y re­ga­lan­do a Ra­joy el me­jor ar­gu­men­to pa­ra de­fen­der­se an­te las mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les. El que vo­te a fa­vor o se abs­ten­ga ten­drá aho­ra la coar­ta­da pa­ra jus­ti­fi­car­lo. Una há­bil for­ma de in­ten­tar alla­nar el ca­mino a las nue­vas cuen­tas, ne­ce­si­ta­das del vis­to bueno de Ciu­da­da­nos, PNV y los dipu­tados ca­na­rios o la abs­ten­ción del PSOE.

Pe­ro pe­se a es­te ges­to, Ra­joy de­jó cla­ro que no aten­de­rá la prin­ci­pal re­cla­ma­ción del res­to de gru­pos y que alien­ta las mo­vi­li­za­cio­nes: no ha­brá mar­cha atrás en el fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad de la re­for­ma de 2013 y, por tan­to, no vol­ve­rá a in­de­xar las pen­sio­nes al IPC. Y ello por­que ha­cer­lo pon­dría en ries­go las pen­sio­nes del fu­tu­ro.

«¿Aca­so al­guno de us­te­des cree ra­zo­na­ble exi­gir a los jó­ve­nes que co­ti­cen pa­ra las pen­sio­nes de hoy, sin ser ca­pa­ces de ga­ran­ti­zar las su­yas en el fu­tu­ro?», pre­gun­tó. «Eso es el fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad: ha­cer fren­te a nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra po­der se­guir pa­gan­do las pen­sio­nes a nues­tros hi­jos (...) ser so­li­da­rios en el fu­tu­ro con quie­nes es­tán sien­do so­li­da­rios en el pre­sen­te», de­fen­dió. El je­fe del Eje­cu­ti­vo no mo­di­fi­có es­ta pos­tu­ra, ni si­quie­ra tras com­pro­bar que es­tá so­lo en la Cá­ma­ra Ba­ja en es­te asun­to. Dos de sus so­cios en los Pre­su­pues­tos, PNV y Coa­li­ción Ca­na­ria, se po­si­cio­na­ron jun­to a la iz­quier­da pa­ra re­cla­mar la su­bi­da de las pen­sio­nes, mien­tras su alia­do prin­ci­pal, Ciu­da­da­nos, in­ten­tó rehuir el de­ba­te del cor­to pla­zo.

Con­tra Ro­bles e Igle­sias

La com­pa­re­cen­cia del pre­si­den­te an­te el Pleno ve­nía for­za­da por una pe­ti­ción de Uni­dos Po­de­mos res­pal­da­da por el PSOE. A ellos, les en­vió va­rias acu­sa­cio­nes de de­ma­go­gia. «Es­te sis­te­ma no se de­fien­de só­lo con pa­la­bras, sino (...) ten­go que de­cir­lo, evi­tan­do cual­quier ti­po de de­ma­go­gia. Y de­fen­der­lo sin de­ma­go­gia quie­re de­cir pen­sar en so­lu­cio­nes que no mi­ren só­lo a lo in­me­dia­to, sino que atien­dan a la sos­te­ni­bi­li­dad en el me­dio pla­zo», les re­cri­mi­nó. Tam­bién les acu­só de es­tar uti­li­zan­do a los pen­sio­nis­tas co­mo ar­ma po­lí­ti­ca con­tra el Go­bierno. «No me­re­cen ac­ti­tu­des frí­vo­las ni de­ma­gó­gi­cas. Me­re­cen res­pe­to y dig­ni­dad y que na­die les uti­li­ce en nin­gún de­ba­te ni en nin­gu­na am­bi­ción», re­pro­chó.

Vi­si­ble­men­te preo­cu­pa­do an­te una pos­tu­ra que con­si­de­ra irres­pon­sa­ble, Ra­joy fue más du­ro que nun­ca con la por­ta­voz so­cia­lis­ta, Mar­ga­ri­ta Ro­bles, a la que des­au­to­ri­zó re­cor­dan­do có­mo en 2011 el Go­bierno so­cia­lis­ta re­co­men­dó el fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad pa­ra ase­gu­rar la via­bi­li­dad de las pen­sio­nes, ele­vó la edad de ju­bi­la­ción a los 67 años, y con­ge­ló las pen­sio­nes. «Hay que te­ner au­to­ri­dad mo­ral pa­ra dar lec­cio­nes so­bre se­gún qué te­mas», re­pli­có a Ro­bles, que es­cu­cha­ba con ges­to se­rio des­de su es­ca­ño.

Pre­via­men­te, la por­ta­voz so­cia­lis­ta le ha­bía re­cla­ma­do «me­di­das a cor­to pla­zo» pa­ra re­va­lo­ri­zar las pen­sio­nes se­gún el IPC. Con un dis­cur­so de in­ten­ción muy agre­si­va, Ro­bles vol­vió a po­ner en­ci­ma de la me­sa la ne­ce­si­dad de un im­pues­to a la ban­ca pa­ra po­der apli­car esa su­bi­da, y cri­ti­có la «com­pla­cen­cia» del dis­cur­so de Ra­joy: «De­be­ría dar­le ver­güen­za que con

Los PGE PNV y Coa­li­ción Ca­na­ria, que son ne­ce­sa­rios pa­ra apro­bar los PGE, plan­tean su­bir las pen­sio­nes con el IPC

Un de­ba­te mo­nó­tono y de perfil ba­jo, sin gran­des pro­pues­tas ni con­cre­ción eco­nó­mi­ca, una jor­na­da más en la que se ha vuel­to a si­tuar a los pen­sio­nis­tas en el de­ba­te po­lí­ti­co: de nue­vo usa­dos co­mo ar­ma elec­to­ral. ¿Dón­de ha que­da­do el con­sen­so que en 1995 ins­pi­ró el Pac­to de To­le­do? Ayer el de­ba­te en el he­mi­ci­clo de­jó cla­ro que las dis­tan­cias son in­sal­va­bles, que nue­ve mi­llo­nes de ju­bi­la­dos son mu­chos vo­tos y que va­le cual­quier pro­pues­ta por muy ab­sur­da y des­ca­be­lla­da que sea. Los im­pues­tos a la ban­ca de­fen­di­dos por Po­de­mos y por un PSOE ca­da vez más «po­de­mi­za­do» son cla­ro ejem­plo de has­ta dón­de pue­de lle­gar el po­pu­lis­mo, el mo­vi­mien­to que ha aca­ba­do con el es­pí­ri­tu del Pac­to, que es­tá aren­gan­do a los pen­sio­nis­tas con­tra el Go­bierno pa­ra ca­pi­ta­li­zar sin pu­dor el des­con­ten­to de los ma­yo­res.

Es­cu­char a Mar­ga­ri­ta Ro­bles de­cir que los pen­sio­nis­tas pier­den po­der ad­qui­si­ti­vo o que el PP ha es­quil­ma­do la «hu­cha» de las pen­sio­nes cau­sa son­ro­jo, te­nien­do en cuen­ta que el PSOE con­ge­ló las pen­sio­nes en 2011 por pri­me­ra vez en 25 años, y que el go­bierno al que re­pre­sen­ta de­jó sin do­tar la «hu­cha» du­ran­te dos años. Fue­ron 14.000 mi­llo­nes en­tre 2008 y 2009, el su­pe­rá­vit de la Se­gu­ri­dad So­cial de am­bos ejer­ci­cios. No hu­bo en­ton­ces justificación al­gu­na.

In­con­gruen­te el PSOE, e in­con­gruen­te la opo­si­ción cuan­do pi­de más gas­to, pe­ro es­tá ve­tan­do las cuen­tas pú­bli­cas.¿Có­mo se pue­de pe­dir que suban las pen­sio­nes y boi­co­tear que Es­pa­ña ten­ga pre­su­pues­to con los que eje­cu­tar esos gas­tos? ¿De dón­de sa­ca­mos el di­ne­ro se­ño­rías? Ra­joy fió ayer a es­tas cuen­tas las me­jo­ras fu­tu­ras pa­ra pen­sio­nes mí­ni­mas y viu­de­dad. De­cir que ya es­tán en mar­cha me­jo­ras que ele­va­rán has­ta el 60% de la ba­se re­gu­la­do­ra la cuan­tía a per­ci­bir el 1 de enero de 2019 por los viu­dos y viu­das. Una op­ción po­dría ser que es­ta me­di­da se ace­le­ra­ra.

Pe­ro el con­sen­so se­rá de­ter­mi­nan­te pa­ra adop­tar cual­quier me­di­da. El pre­si­den­te se afe­rró a es­te en­ten­di­mien­to, in­ten­tó há­bil­men­te arrancar a los gru­pos un com­pro­mi­so pa­ra ha­cer de las pró­xi­mas cuen­tas pú­bli­cas el mar­co per­fec­to pa­ra al­can­zar un pac­to de Es­ta­do por las pen­sio­nes y anun­ció nue­vas ayu­das fis­ca­les en el IRPF. Ha­cien­da ya tra­ba­ja en un «im­pues­to ne­ga­ti­vo» en el IRPF pa­ra los con­tri­bu­yen­tes de ma­yor edad que se an­ti­ci­pa­rá a mo­do de che­que men­sual (si­mi­lar al che­que pa­ra las ma­dres tra­ba­ja­do­ras). Ade­más, la re­ba­ja fis­cal pac­ta­da con Ciu­da­da­nos pa­ra sa­la­rios de has­ta 17.500 eu­ros tam­bién be­ne­fi­cia­ría a los pen­sio­nis­tas.

To­do es ne­go­cia­ble, pa­ra Ra­joy sal­vo al­gu­nas lí­neas ro­jas co­mo el Fac­tor de Sos­te­ni­bi­li­dad, una me­di­da de equi­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal que en 2011 apo­yó el PSOE, y a la que no es­tá dis­pues­to a re­nun­ciar, y la re­va­lo­ri­za­ción ge­ne­ra­li­za­da de las pen­sio­nes con el IPC que tam­po­co acep­ta. De­jó abier­ta la puer­ta, eso sí, a apli­car es­ta fórmula a las ren­tas mí­ni­mas, que po­drían su­bir de es­te mo­do más del 0,25%. Re­cor­dar que re­va­lo­ri­zar las pen­sio­nes con el IPC cos­ta­ría es­te año unos 2.000 mi­llo­nes, que se con­so­li­da­rían pa­ra su­ce­si­vas subidas, lo que con­tri­bui­ría a en­gor­dar el ya abul­ta­do dé­fi­cit del sis­te­ma, 18.800 mi­llo­nes so­bre los que po­cos ha­blan.

Cuen­tas pú­bli­cas Un há­bil Ra­joy de­ri­vó cual­quier me­jo­ra en las pen­sio­nes al pre­su­pues­to que ve­ta la opo­si­ción «Che­que fis­cal» Mon­to­ro tra­ba­ja en un «che­que» men­sual pa­ra los ma­yo­res, a lo que se aña­di­ría la re­ba­ja fis­cal de Cs

Ma­riano Ra­joy jun­to a So­ra­ya Saénz de San­ta­ma­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.