EL FRA­CA­SO FI­NAL DE LA MEN­TI­RA

La fal­se­dad no pue­de eter­ni­zar­se, ni en­ton­ces ni aho­ra

ABC (Nacional) - - OPINIÓN - HER­MANN TER­TSCH

« LA Re­pú­bli­ca del Es­tat Ca­ta­lá sig­ni­fi­ca­ba des­de el pri­mer mo­men­to la des­mem­bra­ción de Es­pa­ña, su des­apa­ri­ción co­mo na­ción in­te­gral. La de­bi­li­dad de aquel Go­bierno (de la Re­pú­bli­ca) pac­tan­do con el vie­jo se­pa­ra­tis­ta, con­ce­dién­do­le ho­no­res y po­der, en vez de cas­ti­gar­le jus­ta­men­te co­mo enemi­go de la uni­dad de la pa­tria, ha traí­do co­mo fru­to ese Es­ta­tu­to que aho­ra se pre­sen­ta a las Cor­tes, y que es, pe­se a to­das las apa­rien­cias de fal­sa cor­dia­li­dad, un ar­ma que en ma­nos de los se­pa­ra­tis­tas se vol­ve­rá te­rri­ble­men­te pe­li­gro­sa pa­ra el res­to de los es­pa­ño­les».

«La in­tran­si­gen­cia ca­ta­la­na, par­ti­da­ria del “tot o res”, (…) que afir­ma que si las Cor­tes no aprue­ban ín­te­gro el Es­ta­tu­to los ca­ta­la­nes no acep­ta­rán la re­so­lu­ción de las Cor­tes. (…) Hay que de­cir­lo cla­ra­men­te: Es men­ti­ra que el Es­ta­tu­to res­pon­da a la as­pi­ra­ción uná­ni­me del pue­blo ca­ta­lán. El Es­ta­tu­to es obra de Ma­ciá y su pan­di­lla, enemi­gos de Es­pa­ña, que ven en él un ar­ma po­lí­ti­ca bas­tan­te fuer­te pa­ra sos­te­ner su ca­ci­quis­mo abu­si­vo, pa­ra sa­tis­fa­cer sus tris­tes am­bi­cio­nes de po­der y me­dro».

«El Es­ta­tu­to no re­pre­sen­ta la vo­lun­tad de Ca­ta­lu­ña, por­que el ple­bis­ci­to que apa­ren­te­men­te lo re­fren­dó fue una far­sa gro­tes­ca y es­pec­ta­cu­lar, ama­ña­da con el di­ne­ro que el se­ñor Ma­ciá arre­ba­tó a las ne­ce­si­da­des de los Mu­ni­ci­pios y Diputaciones… El re­fe­rén­dum fue una men­ti­ra que so­lo pudo lo­grar­se por­que el Go­bierno to­le­ró, sin con­tra­rres­tar­las, aque­llas mas­ca­ra­das se­pa­ra­tis­tas, de pro­pa­gan­da a lo yan­qui, y a la que la pren­sa de Ma­drid co­la­bo­ró con in­for­ma­cio­nes fal­sas y adu­la­do­ras… En aque­llos mo­men­tos to­dos los ele­men­tos es­pa­ño­lis­tas de Ca­ta­lu­ña se sin­tie­ron coac­cio­na­dos por el fre­ne­sí ca­ta­la­nis­ta, de­sam­pa­ra­dos an­te la bur­da ma­nio­bra con la que se pre­ten­día ha­cer creer que to­do el pue­blo ca­ta­lán es­ta­ba su­mi­do a las exi­gen­cias de la par­ti­da triun­fa­do­ra acau­di­lla­da por el vie­jo se­pa­ra­tis­ta Ma­ciá…»

«A pe­sar de to­do es­to, lle­ga a las Cor­tes el Es­ta­tu­to, que mo­ral­men­te es un aten­ta­do sa­crí­le­go con­tra la uni­dad sa­gra­da de Es­pa­ña y ma­te­rial­men­te un ini­cuo in­ten­to de des­po­jo de la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les en be­ne­fi­cio de los ha­bi­tan­tes de una so­la re­gión… (…) Pe­ro por en­ci­ma de to­do per­jui­cio ma­te­rial y to­tal que­bran­to eco­nó­mi­co es­tá la in­dig­nan­te si­tua­ción de in­fe­rio­ri­dad en que el Es­ta­tu­to co­lo­ca a to­dos los es­pa­ño­les en re­la­ción a los ha­bi­tan­tes de Ca­ta­lu­ña. (…) A pe­sar de to­das las hi­pó­cri­tas pro­tes­tas de cor­dia­li­dad, la apro­ba­ción del Es­ta­tu­to sig­ni­fi­ca la des­mem­bra­ción, no so­lo es­pi­ri­tual, sino ma­te­rial de Es­pa­ña».

«El Es­ta­tu­to (…) se­rá el ar­ma con que se ases­te un gol­pe ale­vo­so al co­ra­zón de la Pa­tria. Des­pués de ese có­di­go in­jus­to que ha­ce de los ca­ta­la­nes una cas­ta pri­vi­le­gia­da, que de mo­men­to los con­vier­te en al­go así co­mo es­pa­ño­les de cuo­ta, ven­drá la es­ci­sión ren­co­ro­sa… El se­pa­ra­tis­mo, due­ño del Po­der en Ca­ta­lu­ña, no tar­da­rá en arro­jar su tor­pe más­ca­ra de cor­dia­li­dad y da­rá suel­ta al odio se­cu­lar, al ve­neno de la en­vi­dia y el des­pe­cho que han ido acu­mu­lan­do esas gen­tes, que con el ve­sá­ni­co de Ma­ciá al fren­te des­pre­cian es­tú­pi­da­men­te al res­to de los es­pa­ño­les».

«Pe­se a to­do, yo soy op­ti­mis­ta. Por sen­ti­mien­to y re­fle­xión. (…) Por eso, por­que ten­go fe en la jus­ti­cia in­ma­nen­te de la vi­da y en los des­ti­nos de Es­pa­ña, yo con­fío en que es­te mo­vi­mien­to odio­so y abu­si­vo del se­pa­ra­tis­mo fra­ca­sa­rá en un fu­tu­ro pró­xi­mo. Por­que yo no creo que esa far­sa del Es­ta­tu­to re­pre­sen­ta los ver­da­de­ros in­tere­ses de Ca­ta­lu­ña, sino que es la pla­ta­for­ma de una mi­no­ría de ca­ci­ques sin freno, yo es­toy se­gu­ro de que to­do ese tinglado en­tre gro­tes­co y trá­gi­co de la Ge­ne­ra­li­dad se de­rrum­ba­rá pron­to y con es­tré­pi­to».

Y pa­ra que cons­te, que­da fir­ma­do por El Ca­ba­lle­ro Au­daz en ma­yo de 1932 y por mí, hoy mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.