CUAN­DO SO­LO CA­BEN GES­TOS

¿Sa­be el Go­bierno de Sán­chez ha­cia dón­de va, más allá del bue­nís­mo ges­tual?

ABC (Nacional) - - OPINIÓN - CAR­LOS HE­RRE­RA

ALE, ha di­mi­ti­do Huer­ta (o ha si­do in­vi­ta­do a di­mi­tir). Ha si­do nom­bra­do Gui­rao, que es exac­ta­men­te el polo opues­to, el yan del yin o el yin del yan. Se ha pro­du­ci­do una cri­sis es­pec­ta­cu­lar en la se­lec­ción es­pa­ño­la de fút­bol a cuen­ta del fi­cha­je de Lo­pe­te­gui por Flo­ren­tino. Y Ur­dan­ga­rin va a en­trar en la cár­cel pa­ra ali­vio de la Ins­ti­tu­ción Mo­nár­qui­ca. En prin­ci­pio to­do es­tá ba­jo con­trol. El mi­nis­tro inade­cua­do ha de­ja­do el car­go y el nom­bra­mien­to del nue­vo da a en­ten­der que la pri­me­ra idea era in­co­rrec­ta. El cu­ña­do del Rey va a pa­sar a la som­bra unos cuan­tos me­ses ( no es Pe­dro Pa­che­co, con lo cual en po­co tiem­po ten­drá a su al­can­ce be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios mer­ced a la bue­na con­duc­ta que sin du­da ex­hi­bi­rá), y lo del fút­bol ya ve­re­mos en lo que aca­ba: igual les da a los mu­cha­chos de la se­lec­ción por ju­gar de fi­li­gra­na y nos ca­llan la bo­ca a to­dos los que cree­mos que la ines­ta­bi­li­dad des­pis­ta mu­cho a los fut­bo­lis­tas. Va­le, di­go. Pe­ro, ¿qué fu­tu­ro aguar­da a un Go­bierno que, sus­ten­ta­do en 84 dipu­tados, pre­ten­de ser la rein­ven­ción de Adán? La mi­nis­tra de la co­sa ener­gé­ti­ca de­cía ufa­na y su­fi­cien­te en Bru­se­las an­te un es­tu­pe­fac­to Arias Ca­ñe­te: «Es­pa­ña ha vuel­to». No sa­bía­mos que Es­pa­ña se hu­bie­ra ido a nin­gu­na par­te, ni que una in­di­vi­dua de re­le­van­cia me­dia pu­die­ra sig­ni­fi­car la vuel­ta de Es­pa­ña a par­te al­gu­na, pe­ro la pro­pia y desaho­ga­da alo­cu­ción mues­tra la fal­ta de com­ple­jos de un

Vgo­bierno que cree que tie­ne más sus­ten­to del que en reali­dad se­ña­la el re­par­to de es­ca­ños. Una vez aca­ba­do el efec­to pi­ro­téc­ni­co del nom­bra­mien­to de mi­nis­tros por go­teo, to­ca me­ter gol, po­ner­se a go­ber­nar más allá de los ges­tos de bon­dad inevitable e in­fi­ni­ta que pue­dan mos­trar los me­diá­ti­cos mi­nis­tros. El bar­co Aqua­rius co­mo ejem­plo. El Go­bierno de Es­pa­ña, a fal­ta de en­ver­ga­du­ra le­gis­la­ti­va, va a ne­ce­si­tar no po­cos ca­sos co­mo el de la tra­ge­dia de los in­mi­gran­tes sub­saha­ria­nos pa­ra man­te­ner­se en la apa­rien­cia de ope­ra­ti­vi­dad. El bar­co de la ONG fran­ce­sa ha si­do una opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra mos­trar, ade­más de hu­ma­ni­dad, ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca eu­ro­pea y cier­to ex­hi­bi­cio­nis­mo bon­da­do­so no exen­to de ar­te­ra in­ten­ción. To­do lo que pue­de es­pe­rar­se de es­te Go­bierno ca­be den­tro de ges­tos co­mo el re­la­ti­vo a la aco­gi­da de es­tas seis­cien­tas per­so­nas amon­to­na­das en un par de bar­cos. No es­pe­ren desa­rro­llos le­gis­la­ti­vos por­que no hay ba­se su­fi­cien­te pa­ra ini­cia­ti­va al­gu­na: 84 da pa­ra lo que da, y to­dos los de­más no es­tán por fa­vo­re­cer­le em­pre­sa al­gu­na (es­te pue­de ser el Go­bierno al que tam­bién se le cai­ga al­gún mi­nis­tro por me­nu­den­cias va­rias). Pe­ro a lo que iba: en los pró­xi­mos días vi­vi­re­mos in­for­ma­ti­va­men­te in­vo­lu­cra­dos en la suer­te de seis­cien­tos y pi­co re­fu­gia­dos que van a lle­gar a puer­to es­pa­ñol: hom­bres y mu­je­res a los que ha­brá que aten­der, ali­men­tar, acon­di­cio­nar y aco­ger fa­mi­liar­men­te, a los que ha­brá que ofre­cer­les la opor­tu­ni­dad de de­fen­der­se en nues­tro me­dio, con­ver­tir­se en se­res li­bres y po­see­do­res de ple­nos de­re­chos. Na­da que ob­je­tar. Pe­ro es­te Go­bierno de mer­ca­do­tec­nia ges­tual, ¿tie­ne pre­vis­to qué pa­sa­rá con el pró­xi­mo bar­co que lle­gue a nues­tros puer­tos? ¿Sa­be lo que va a ar­gu­men­tar cuan­do le afeen el man­te­ni­mien­to de las con­cer­ti­nas en las va­llas de Ceu­ta y Me­li­lla? ¿có­mo di­fe­ren­cia­rá el de­re­cho a ser re­fu­gia­dos de unos y la ex­pul­sión de otros?.

Has­ta la pre­sen­te, y so­lo lle­va­mos una se­ma­na, un ni­ño na­ci­do ha­ce quin­ce días ha­bría co­no­ci­do a dos pre­si­den­tes de go­bierno, dos se­lec­cio­na­do­res na­cio­na­les, dos en­tre­na­do­res del Real Ma­drid y tres mi­nis­tros de cul­tu­ra; y al pa­so que va­mos no es des­car­ta­ble que cai­ga al­guno más. Son tiem­pos con­vul­sos e ines­ta­bles, de una in­so­por­ta­ble le­ve­dad. La pre­gun­ta, evi­den­te­men­te, es: ¿sa­be el Go­bierno de Sán­chez ha­cia dón­de va, más allá del bue­nís­mo ges­tual?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.