CUL­MI­NA­CIÓN DE UN VIE­JO GOL­PE DE ES­TA­DO

«En Es­pa­ña he­mos de­ja­do cre­cer la to­tal per­ver­sión de los prin­ci­pios esen­cia­les de nues­tra Cons­ti­tu­ción, que exi­ge una so­cie­dad de uni­dos, li­bres, igua­les y so­li­da­rios»

ABC (Nacional) - - OPINIÓN - POR EN­RI­QUE CAL­VET CHAMBON EN­RI­QUE CAL­VET CHAMBON ES EU­RO­DIPU­TADO

EZA nues­tra des­vir­tua­da Car­ta Mag­na que «Es­pa­ña se cons­ti­tu­ye en un Es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de De­re­cho, que pro­pug­na co­mo va­lo­res su­pe­rio­res de su or­de­na­mien­to ju­rí­di­co la li­ber­tad, la igual­dad y el plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co». Re­cal­ca­mos que di­ce plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co, NO na­cio­nal. In­clu­so lo ha­ce im­po­si­ble al prio­ri­zar igual­dad. Pa­ra cual­quier ob­ser­va­dor ho­nes­to fuer­za es cons­ta­tar que en los úl­ti­mos 35 años, al me­nos, en es­ta vie­ja na­ción se ha pro­du­ci­do una per­ver­sión ra­di­cal en las raí­ces de lo que es nues­tra Cons­ti­tu­ción. Sí, esa mis­ma de la que no hay prue­ba feha­cien­te de que el fu­ga­do gol­pis­ta de la re­gión his­pano-ca­ta­la­na y sus com­pa­ñe­ros mártires y fe­lo­nes tro­ta­mun­dos ha­yan ju­ra­do, co­mo es pre­cep­ti­vo.

Es­te mal­tra­to des­pia­da­do a la esen­cia del tex­to del 78 es re­sul­ta­do, sin du­da, de la agre­si­vi­dad in­ten­sa y des­leal ejer­ci­da por se­pa­ra­tis­tas, ra­cis­tas, su­pre­ma­cis­tas y an­ti­sis­te­ma que han es­ta­do siem­pre en lo su­yo pe­ro, no me can­sa­ré de de­cir­lo, efi­caz­men­te lo­gra­do por la le­ni­dad y com­pli­ci­dad de los su­ce­si­vos Go­bier­nos de Es­pa­ña. Por­que así es, en Es­pa­ña he­mos de­ja­do cre­cer una mons­truo­si­dad la to­tal per­ver­sión de los prin­ci­pios esen­cia­les de nues­tra Cons­ti­tu­ción, que pre­fi­gu­ra, in­clu­so exi­ge, una so­cie­dad de uni­dos, li­bres, igua­les y so­li­da­rios. Y no la he­mos sa­bi­do (¿que­ri­do?) fre­nar has­ta lle­gar a es­te ab­sur­do con­fe­de­ral reac­cio­na­rio, de­sigua­li­ta­rio y sem­bra­dor de odio y di­vi­sio­nes que es, «de fac­to», la Es­pa­ña ac­tual. Es lo que con­si­de­ra­mos un lar­go y si­len­te, mez­quino y su­brep­ti­cio, gol­pe de Es­ta­do que pa­re­ce es­tar lle­gan­do a su cul­mi­na­ción.

Pen­se­mos en la ba­se de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la (CE), en su es­ta­do (o Es­ta­do) más pu­ro, en su con­cep­ción: «La so­be­ra­nía na­cio­nal re­si­de en el pue­blo es­pa­ñol». Es­to, un país de ciu­da­da­nos uni­dos, es la esen­cia mis­ma de lo que es Es­pa­ña, en­ten­di­da co­mo ciu­da­da­nos de­re­choha­bien­tes a un DNI. Es el ser o no ser de nues­tra de­mo­cra­cia, la raíz de los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos y de la Ilustración: el pro­gre­so. Lo que han he­cho po­lí­ti­cos, jue­ces, edu­ca­do­res y me­dios de co­mu­ni­ca­ción mer­ce­na­rios con es­ta co­lum­na ver­te­bral del país pa­ra ino­cu­lar un con­cep­to de Es­pa­ña co­mo con­jun­to de te­rri­to­rios de­sigua­les con de­re­chos su­pra-per­so­na­les, y no co­mo un con­jun­to de per­so­nas, no tie­ne nom­bre. Por lo me­nos si que­re­mos se­guir sien­do edu­ca­dos. Es­ta­mos asis­tien­do a una desafian­te y pe­li­gro­sa de­ge­ne­ra­ción de la esen­cia de la CE, y lo que es peor, por im­po­si­cio­nes por la puer­ta tra­se­ra, sin con­cien­ciar, ni con­sul­tar, a la ciu­da­da­nía. Mu­cho me­nos in­for­mar­la ho­nes­ta­men­te del cos­te de la no con­vi­ven­cia cons­ti­tu­cio­nal.

Es­te he­cho, ade­más, re­pre­sen­ta una pro­fa­na­ción de los va­lo­res de la Cons­ti­tu­ción, es­pe­cial­men­te el de igual­dad. La reali­dad ac­tual nos gol­pea con una dis­pa­ri­dad abis­mal en­tre los es­pa­ño­les de­pen­dien­do de su te­rri­to­rio de ori­gen. De­sigual­dad en­tre ciu­da­da­nos, de­sigual­dad en­tre per­so­nas en de­re­chos ci­vi­les, en obli­ga­cio­nes so­li­da­rias, con gra­ves con­se­cuen­cias de­sigua­li­ta­rias en as­pec­tos de ca­li­dad de vi­da y de opor­tu­ni­da­des. Si de

Rver­dad los es­pa­ño­les, o su gran ma­yo­ría, an­sían que Es­pa­ña sea un con­jun­to de te­rri­to­rios en dispu­ta y no un con­jun­to de ciu­da­da­nos li­bres e igua­les, es in­elu­di­ble cam­biar nues­tra CE. No re­to­ques ni adap­ta­cio­nes, sino cam­biar­la ra­di­cal­men­te, en sus prin­ci­pios, va­lo­res y esen­cia. Y vo­tar la Es­pa­ña con­fe­de­ral, que co­mo to­das las con­fe­de­ra­cio­nes co­no­ci­das se de­sin­te­gran al po­co tiem­po. Sal­vo la Sui­za, que se ha fe­de­ra­li­za­do.

Pe­ro pa­ra ello, ten­ga­mos an­tes dos prin­ci­pios muy cla­ros. Pri­me­ro, mien­tras se ini­cia el pe­rio­do cons­ti­tu­yen­te, los Go­bier­nos de Es­pa­ña tie­nen que re­co­brar el sen­ti­do del de­ber, y ser lea­les a lo esen­cial de la Cons­ti­tu­ción vi­gen­te, re­cor­dan­do, pa­ra el bien co­mún, su de­ber de de­fen­der­la, am­pa­rar­la y pro­mo­cio­nar­la. Jus­to lo con­tra­rio de lo que lle­van ha­cien­do des­de ha­ce 35 años... Se­gun­do, es in­dis­pen­sa­ble con­sul­tar a to­dos los ciu­da­da­nos; se ha de cas­ti­gar con to­da se­ve­ri­dad a quien con ac­ti­tud to­ta­li­ta­ria y an­ti­de­mó­cra­ta quie­ra pri­var a un gru­po de es­pa­ño­les de su de­re­cho a de­ci­dir lo co­mún. Es­ta con­sul­ta de­be­rá es­tar pre­ce­di­da por una cam­pa­ña de in­for­ma­ción, pe­da­gó­gi­ca y ho­nes­ta, so­bre lo que ha su­pues­to la frag­men­ta­ción de Es­pa­ña y la pér­di­da de so­be­ra­nía na­cio­nal, y si me­re­ce la pe­na re­cu­pe­rar una Es­pa­ña de uni­dos li­bres igua­les y so­li­da­rios.

De­be­mos fre­nar la san­gría li­ber­ti­ci­da y en­ga­ño­sa. De­je­mos de per­mi­tir per­ver­sio­nes y dis­tor­sio­nes esen­cia­les a la es­pal­da de los ciu­da­da­nos. El re­tor­ci­mien­to de los de­re­chos in­di­vi­dua­les fun­da­men­ta­les de nues­tra Cons­ti­tu­ción, por muy ma­la que es­ta sea, ha lle­ga­do de­ma­sia­do le­jos. Es­ta per­ver­sión es un au­tén­ti­co gol­pe an­ti­cons­ti­tu­cio­nal, pro­lon­ga­do len­ta­men­te des­de ha­ce más de trein­ta años, pe­ro que es­tá lle­gan­do a la sin­ra­zón del es­ta­ble­ci­mien­to de fac­to de va­lo­res con­fe­de­ra­lis­tas de ba­ses ra­cis­tas, su­pre­ma­cis­tas y to­ta­li­ta­rios. Es ho­ra de des­en­mas­ca­rar, apli­car la Ley, in­for­mar, de­ba­tir, com­ba­tir men­ti­ras y, en­ton­ces, con­sul­tar al pue­blo so­be­rano. Es ho­ra de re­cu­pe­rar la no­ción de lo que es el Es­ta­do de de­re­cho y una de­mo­cra­cia.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.