«UN GRAN TA­LEN­TO»

Qué obs­ce­ni­dad los elo­gios de Trump al ma­yor bru­to del pla­ne­ta

ABC (Nacional) - - OPINIÓN - LUIS VEN­TO­SO

EORGE Bush Jr. pa­só a la his­to­ria co­mo un pre­si­den­te re­gu­lar, en par­te por esa co­le­ti­lla pe­re­zo­sa que lo ta­cha­ba de «neo­cón». Pe­ro an­te el tre­pi­dan­te to­bo­gán de emo­cio­nes de la ac­tual Ca­sa Blan­ca, Bush pa­re­ce Pe­ri­cles. Su mi­nis­tro de De­fen­sa era Do­nald Rums­feld, una emi­nen­cia in­te­lec­tual, por su­pues­to ca­ri­ca­tu­ri­za­do en Eu­ro­pa co­mo un «hal­cón neo­cón». Cuen­tan que en su des­pa­cho, en una me­sa es­fé­ri­ca de ta­pa de cris­tal, te­nía una gran fo­to sa­té­li­te noc­tur­na de la Pe­nín­su­la de Co­rea. El Sur apa­re­cía cu­bier­to de pun­tos lu­mi­no­sos. En cam­bio en el Nor­te im­pe­ra­ba la os­cu­ri­dad to­tal, sal­vo unas tí­mi­das lu­ces en Pyong­yang. Rums­feld se­ña­la­ba el ma­pa y re­pe­tía es­ta re­fle­xión: «Son los mis­mos co­rea­nos, el mis­mo pue­blo y con los mis­mos re­cur­sos na­tu­ra­les. Pe­ro en el Sur son li­bres, em­pren­de­do­res y prós­pe­ros; mien­tras que en el Nor­te so­lo hay os­cu­ri­dad, pri­va­cio­nes y re­pre­sión. La mi­se­ria ab­so­lu­ta».

Gus­ten o no, con to­dos sus erro­res, Bush y Rums­feld man­te­nían una es­ca­la de va­lo­res que to­da­vía los ali­nea­ba con lo que ellos y tan­tos otros han lla­ma­do, con ra­zón, «el mun­do li­bre». En cier­to mo­do se­guían fie­les a los prin­ci­pios de aquel Oc­ci­den­te que en el es­pan­to­so si­glo XX su­po de­rro­tar pri­me­ro a Hitler y lue­go al co­mu­nis­mo so­vié­ti­co, los dos ogros to­ta­li­ta­rios.

La sa­tra­pía co­mu­nis­ta de tres ge­ne­ra­cio­nes de los Kim no pa­re­ce ha­ber­le sen­ta­do muy bien a la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Po­pu­lar de Co­rea (a los co­mu­nis­tas les en­can­ta ad­je­ti­var sus ti­ra­nías co­mo «de­mo­crá­ti­cas» y «po­pu­la­res»). Un dato in­di­ca­ti­vo: los co­rea­nos del Nor­te son más ba­ji­tos que los del Sur, por dé­ca­das de pe­nu­ria ali­men­ta­ria. Ade­más vi­ven me­nos (70 años en la dic­ta­du­ra de los Kim fren­te a 82 del Sur de­mo­crá­ti­co) y son in­fi­ni­ta­men­te más po­bres: 1.700 dó­la­res de PIB per cá­pi­ta fren­te a 38.400. En el Nor­te el 97% de las ca­rre­te­ras es­tán sin as­fal­tar y el 20% de los ho­ga­res ca­re­cen de sa­ni­ta­rios. Por su­pues­to so­lo exis­ten la te­le­vi­sión y pren­sa del ré­gi­men e in­ter­net es un lu­jo re­ser­va­do a la éli­te del Par­ti­do. Una go­za­da. Pe­ro lo au­tén­ti­ca­men­te ho­rri­ble es que el país, de 25 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, cons­ti­tu­ye un gi­gan­tes­co gu­lag. Hay 120.000 pre­sos en cam­pos de «re­edu­ca­ción», don­de la tor­tu­ra y los tra­ba­jos for­za­dos son la die­ta. La Bo­wi­bu, la po­li­cía se­cre­ta, irrum­pe en la ma­dru­ga­da en los ho­ga­res y se lle­va a la gen­te sin car­gos ni prue­bas. A ve­ces arres­tan a tres ge­ne­ra­cio­nes de la fa­mi­lia del de­te­ni­do, no va­ya a ser. El píc­ni­co Kim de nues­tros días gus­ta de las eje­cu­cio­nes ar­bi­tra­rias, in­clui­dos sus pa­rien­tes. Or­de­nó ma­tar a un ge­ne­ral por dor­mir­se en un des­fi­le, en­ve­ne­nó a su her­ma­nas­tro y has­ta ha eje­cu­ta­do a al­gu­nos «trai­do­res» dis­pa­rán­do­los con un ca­ñón.

Trump, al que el as­tu­to au­tó­cra­ta chino Xi ha en­ga­ña­do co­mo un chi­qui­llo, se ha ido a fir­mar la paz con Kim, el ma­yor bru­to en ejer­ci­cio del pla­ne­ta. No es­ca­ti­mó elo­gios pa­ra el dic­ta­dor: «Ama a su pue­blo», «es un hom­bre de gran ta­len­to». ¿Y las sal­va­ja­das con­tra su gen­te? «Es un ti­po du­ro». He­mos arri­ba­do al re­la­ti­vis­mo ab­so­lu­to. Adiós al bien y el mal. To­do se que­da en «ne­go­cios». Pe­ro es­te pa­re­ce ma­lo. En reali­dad, pé­si­mo.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.