Los jue­ces ava­lan el ve­to a las es­te­la­das en la fi­nal de la Co­pa

El tri­bu­nal re­cha­za la pri­me­ra sen­ten­cia y prio­ri­za el de­re­cho a la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na

ABC (Nacional) - - ESPAÑA - CAR­LOS HI­DAL­GO MA­DRID

La de­ci­sión de prohi­bir la en­tra­da de es­te­la­das en la fi­nal de la Co­pa del Rey de 2016 fue ajus­ta­da a de­re­cho. Así se des­pren­de de la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ma­drid (TSJM), que fa­lla en sen­ti­do con­tra­rio a lo que de­ter­mi­nó el juz­ga­do de lo Con­ten­cio­so-Ad­mi­nis­tra­ti­vo nú­me­ro 11, que es­ta­ble­cía que aque­lla me­di­da iba en con­tra de la li­ber­tad de ex­pre­sión e ideo­ló­gi­ca de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes.

Sin em­bar­go, en es­ta re­so­lu­ción, de 28 de ma­yo y a la que ha te­ni­do ac­ce­so ABC, se con­si­de­ra que esos de­re­chos no son ili­mi­ta­dos y que ha­bía que ca­li­brar­los con res­pec­to al ries­go po­ten­cial de que se pu­die­ran pro­du­cir al­ter­ca­dos pú­bli­cos y afec­ta­ran a la se­gu­ri­dad. Aquel par­ti­do en­tre el Se­vi­lla y el Bar­ce­lo­na, de he­cho, fue de­cla­ra­do de al­to ries­go.

La Sec­ción Dé­ci­ma de la Sa­la de lo Con­ten­cio­so-Ad­mi­nis­tra­ti­vo del TSJM se ha en­car­ga­do de re­vi­sar los re­cur­sos in­ter­pues­tos por la Abo­ga­cía del Es­ta­do y la Fis­ca­lía con­tra aque­lla pri­me­ra sen­ten­cia, de ju­lio de 2017. Por un la­do, el pri­mer ape­lan­te sos­te­nía que la de­le­ga­da del Go­bierno en Ma­drid, Con­cep­ción Dan­cau­sa, no ha­bía da­do la or­den ex­pre­sa de prohi­bir la en­tra­da de ban­de­ras in­de­pen­den­tis­tas en el Vi­cen­te Cal­de­rón aquel 22 de ma­yo de 2016. El fa­llo in­cul­pa­to­rio ha­bla­ba de que, aun­que no obra­ba co­pia, es­ta­ba acre­di­ta­da esa or­den (de no in­tro­du­cir «ma­te­ria­les de pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca que ge­ne­ra­ran con­tro­ver­sia») en un ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo ver­bal, pú­bli­co y no­to­rio.

Reunio­nes de coor­di­na­ción

Sin em­bar­go, la Abo­ga­cía del Es­ta­do ex­pli­ca que lo que exis­tie­ron fue­ron va­rias reunio­nes de coor­di­na­ción pre­vias al en­cuen­tro, co­mo es ha­bi­tual en par­ti­dos de esas ca­rac­te­rís­ti­cas. Y en la ter­ce­ra de ellas fue la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol quien pro­pu­so ve­tar las en­se­ñas se­ce­sio­nis­tas. Y a to­das las par­tes pre­sen­tes (De­le­ga­ción del Go­bierno, re­pre­sen­tan­tes de la Ca­sa Real, Po­li­cía, Atlé­ti­co de Ma­drid, Pre­si­den­cia del Go­bierno, se­gu­ri­dad del par­ti­do, emer­gen­cias…) les pa­re­ció bien apo­yar la me­di­da.

Por eso, se­gún ese re­cur­so, «las de­cla­ra­cio­nes realizadas por Dan­cau­sa no cons­ti­tu­yen prue­ba de una or­den ver­bal, con­cre­ta y es­pe­cí­fi­ca di­ri­gi­da a las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad; ca­re­cien­do de efec­to ju­rí­di­co, por­que no se con­cre­ta­ron en even­tua­les ac­tua­cio­nes pa­ra im­pe­dir la en­tra­da en el es­ta­dio a quie­nes por­ta­sen esas ban­de­ras».

Es de­cir, que la de­le­ga­da del Go­bierno en Ma­drid «no adop­tó nin­gu­na me­di­da adi­cio­nal a las acor­da­das en la reunión». «Co­rres­pon­de a los or­ga­ni­za­do­res del even­to la ela­bo­ra­ción de pro­to­co­los de se­gu­ri­dad, pre­ven­ción y con­trol, un re­gla­men­to in­terno del re­cin­to de­por­ti­vo y un plan in­di­vi­dual de ries­gos», por lo que no com­pe­te a la De­le­ga­ción del Go­bierno dic­tar ór­de­nes en ese sen­ti­do. So­bre to­do es­te pri­mer asun­to del re­cur­so, el TSJM no da la ra­zón a la Abo­ga­cía del Es­ta­do.

Ar­gu­men­to «abs­trac­to»

Don­de sí lo ha­ce, y es­ta es la cues­tión mo­llar, es en la con­fron­ta­ción de de­re­chos fun­da­men­ta­les, es­gri­mi­da tan­to por el abo­ga­do es­ta­tal co­mo por la Fis­ca­lía. Si bien la ju­ris­pru­den­cia y la pro­pia Car­ta Mag­na es­ta­ble­cen y pro­te­gen, co­mo se sa­be, las li­ber­ta­des ideo­ló­gi­cas y de ex­pre­sión, la sen­ten­cia im­pug­na­da no ba­re­ma­ba ese en­fren­ta­mien­to con el pe­li­gro pa­ra la se­gu­ri­dad y or­den pú­bli­co. Es de­cir, el pri­mer tri­bu­nal no tu­vo en cuen­ta que es­tos dos úl­ti­mos tam­bién son de­re­chos fun­da­men­ta­les de otras per­so­nas que es­ta­ban en el Cal­de­rón. Y que pu­die­ron ver­se mer­ma­dos por que, en vir­tud de esas li­ber­ta­des ideo­ló­gi­cas y de ex­pre­sión, se ex­hi­bie­ran las es­te­la­das. Es­te asun­to so­lo fue abor­da­do, di­ce el TSJM, «de for­ma abs­trac­ta» en la sen­ten­cia pri­me­ra. Y así da la ra­zón a los dos ape­lan­tes.

Es de­cir, que ha­bía que ca­li­brar (y no se hi­zo en aquel fa­llo) que enar­bo­lar las ban­de­ras in­de­pen­den­tis­tas po­día ser «un ries­go pa­ra la se­gu­ri­dad y el or­den pú­bli­cos de en­ti­dad su­fi­cien­te pa­ra jus­ti­ciar la res­tric­ción de los de­re­chos fun­da­men­ta­les in­vo­ca­dos» por los de­man­dan­tes. Por­que «no son de­re­chos ab­so­lu­tos», co­mo es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción, cuan­do co­li­sio­nan con otros, es­pe­cial­men­te si se tra­ta de los re­fe­ri­dos al ho­nor, a la in­ti­mi­dad, a la pro­pia ima­gen y a la pro­tec­ción de la ju­ven­tud y la in­fan­cia. Y re­cuer­da es­te se­gun­do tri­bu­nal que la le­gis­la­ción es­ta­ble­ce que «la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na es un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra el pleno ejer­ci­cio de los de­re­chos fun­da­men­ta­les y las li­ber­ta­des pú­bli­cas, y su sal­va­guar­da, co­mo bien ju­rí­di­co de ca­rác­ter co­lec­ti­vo, en fun­ción del Es­ta­do, con su­je­ción a la Cons­ti­tu­ción y a las Le­yes».

Abun­da la sen­ten­cia en que en «la va­lo­ra­ción de la in­ci­den­cia de la ex­hi­bi­ción de es­te­la­das en la reunión de coor­di­na­ción de se­gu­ri­dad» sus in­te­gran­tes no in­cu­rrie­ron en error «al con­cluir que com­por­ta­ba un ries­go po­ten­cial pa­ra la se­gu­ri­dad y el or­den pú­bli­co». «No pue­de re­pro­char­se a la or­den de la de­le­ga­da del Go­bierno que ha­ya in­cu­rri­do en dis­cri­mi­na­ción, ar­bi­tra­rie­dad o ile­ga­li­dad. Era ne­ce­sa­ria pa­ra evi­tar que se pro­du­je­ran ac­tos vio­len­tos».

Le­yes fun­da­men­ta­les El TSJM re­cuer­da que las li­ber­ta­des de ex­pre­sión e ideo­ló­gi­cas tie­nen lí­mi­tes si vul­ne­ran otros de­re­chos

EFE

La Po­li­cía re­gis­tra a los afi­cio­na­dos del Ba­rça an­tes de la fi­nal de Co­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.