Ni­ca­ra­gua se­cun­da de for­ma ma­si­va la huel­ga ge­ne­ral con­tra Da­niel Or­te­ga

Las ca­lles del país ama­ne­cie­ron va­cías, y los ban­cos, co­mer­cios y ga­so­li­ne­ras, ce­rra­dos

ABC (Nacional) - - INTERNACIONAL - ADRIÁN ESPALLARGAS CO­RRES­PON­SAL EN CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Las ca­lles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Ni­ca­ra­gua ama­ne­cie­ron ayer de­sier­tas en se­ñal de apo­yo al pa­ro na­cio­nal con­tra del pre­si­den­te, Da­niel Or­te­ga. Ban­cos, ga­so­li­ne­ras y di­ver­sos co­mer­cios ce­rra­ron en res­pues­ta a la huel­ga con­vo­ca­da por la Alian­za Cí­vi­ca por la Jus­ti­cia y la De­mo­cra­cia con el fin de obli­gar a Or­te­ga a que re­to­me el diá­lo­go na­cio­nal. La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, que ha­bía me­dia­do en las con­ver­sa­cio­nes, pos­te­rior­men­te las can­ce­ló por el reite­ra­do uso de la vio­len­cia al que ha re­cu­rri­do el Go­bierno pa­ra aca­llar a los ma­ni­fes­tan­tes.

Las prin­ci­pa­les ciu­da­des, co­mo Ma­na­gua (la ca­pi­tal), León, Ma­sa­ya y Ciu­dad San­dino, ama­ne­cie­ron va­cías el jue­ves. «Te­ne­mos mie­do a los sa­queos, hoy va­mos a ha­cer tur­nos pa­ra vi­gi­lar, pe­ro no se va a abrir nin­gún tra­mo», di­ce Wil­mar Lara, co­mer­cian­te de un mer­ca­do en Ma­na­gua en de­cla­ra­cio­nes a «La Pren­sa». Los sa­queos es uno de los crí­me­nes re­cu­rren­tes en los que han de­ri­va­do las ma­ni­fes­ta­cio­nes en las que han fa­lle­ci­do 154 per­so­nas en los úl­ti­mos tres me­ses, se­gún las úl­ti­mas ci­fras. Por ello, me­dios lo­ca­les aseguran que mu­chos co­mer­cian­tes han de­ci­do se­cun­dar el pa­ro an­te la po­si­bi­li­dad de su­frir da­ños en sus tien­das. «En nues­tro ca­so no es por las ame­na­zas, es­ta­mos de­ci­dien­do vo­lun­ta­ria­men­te no abrir», aña­de Lara.

Es­ca­so trá­fi­co

Igual­men­te, las ca­rre­te­ras apa­re­cie­ron con me­nor trá­fi­co de vehícu­los que en otros días. De he­cho, al­gu­nas de las vías que­da­ron par­cial­men­te blo­quea­das, co­mo la que co­nec­ta León con Ciu­dad San­dino, don­de los tra­ba­ja­do­res que tra­ba­jan en la am­plia­ción de la ca­rre­te­ra sus­pen­die­ron sus la­bo­res.

Asi­mis­mo, ve­ci­nos de di­fe­ren­tes ba­rrios en to­da Ni­ca­ra­gua se tur­nan pa­ra vi­gi­lar que las ba­rri­ca­das que han le­van­ta­do no sean des­trui­das. Con es­tas ba­rre­ras, los ve­ci­nos tra­tan de di­fi­cul­tar el ac­ce­so a sus ca­lles de las tur­bas or­te­guis­tas, so­bre to­do des­pués de que en la ma­dru­ga­da del jue­ves mu­rie­ra Eze­quiel Mar­tí­nez, un jo­ven de 23 años, cuan­do es­ta­ba de­fen­dien­do una de es­tas ba­rre­ras de un ata­que per­pe­tra­do por es­tos gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res fie­les al pre­si­den­te.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, la jor­na­da trans­cu­rrió sin in­ci­den­cias re­se­ña­bles, apar­te del la­men­ta­ble ase­si­na­to de Mar­tí­nez. Con es­ta huel­ga na­cio­nal, la Alian­za Cí­vi­ca por la Jus­ti­cia y la De­mo­cra­cia, or­ga­ni­za­ción que in­clu­ye a di­fe­ren­tes aso­cia­cio­nes en Ni­ca­ra­gua, es­pe­ra aña­dir más pre­sión so­bre Or­te­ga, a la vez que exi­ge el pron­to re­torno a la nor­ma­li­dad en Ni­ca­ra­gua. De he­cho, el pa­ro es­ta apo­ya­do por va­rias or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les que ven có­mo los ne­go­cios han su­fri­do se­ve­ras pér­di­das co­mo re­sul­ta­do de los úl­ti­mos 57 días de en­fren­ta­mien­tos cons­tan­tes en­tre ma­ni­fes­tan­tes con­tra po­li­cías an­ti­dis­tur­bios y tur­bas. Las pro­tes­tas han de­ja­do cien­tos de ne­go­cios sa­quea­dos e in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca arra­sa­da, una ines­ta­bi­li­dad por la que los em­pre­sa­rios quie­ren po­ner fin a la cri­sis po­lí­ti­ca.

Jus­ta­men­te el miér­co­les por la tar­de en Ni­ca­ra­gua (ma­dru­ga­da del jue­ves en Es­pa­ña), la Igle­sia Ca­tó­li­ca re­ve­ló que ha re­ci­bi­do una res­pues­ta de Or­te­ga a sus pe­ti­cio­nes pa­ra re­ini­ciar el diá­lo­go na­cio­nal. Así, los obis­pos in­for­ma­ron a los miem­bros de la Alian­za Cí­vi­ca a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que hoy des­ve­la­rán la res­pues­ta del pre­si­den­te de Ni­ca­ra­gua a las pro­pues­tas que le en­via­ron en una car­ta. Ha­ce ape­nas una se­ma­na, los obis­pos se reunie­ron con el pre­si­den­te pa­ra con­ven­cer­le de la ne­ce­si­dad de abrir de nue­vo el diá­lo­go na­cio­nal pa­ra lo­grar una so­lu­ción pa­cí­fi­ca al con­flic­to. Las con­ver­sa­cio­nes en­tre opo­si­ción y Go­bierno tu­vie­ron lu­gar en la se­gun­da quin­ce­na de ma­yo. Sin em­bar­go, la Igle­sia su­pri­mió el en­cuen­tro des­pués de que Or­te­ga vol­vie­ra a re­cu­rrir a la re­pre­sión co­mo me­ca­nis­mo pa­ra di­sua­dir las pro­tes­tas.

Ni­ca­ra­gua vi­ve des­de ha­ce ca­si tres me­ses la ma­yor cri­sis po­lí­ti­ca des­de que el dic­ta­dor Anas­ta­sio Somoza aban­do­nó el país en 1979 tras el triun­fo de la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta, mo­vi­mien­to del que Or­te­ga for­ma­ba par­te.

Des­de el 18 de abril, los ni­ca­ra­güen­ses ini­cia­ron unas marchas que ori­gi­nal­men­te pro­tes­ta­ban con­tra de la re­for­ma de las pen­sio­nes plan­tea­da por el go­bierno. Or­te­ga, aquel día, de­ci­dió ha­cer uso de la vio­len­cia pa­ra su­pri­mir las pro­tes­tas, una ac­ción que ge­ne­ró co­mo res­pues­ta un des­con­ten­to ha­cia el pre­si­den­te que ha ido es­ca­lan­do pro­gre­si­va­men­te.

De he­cho, na­die en la opo­si­ción se acuer­da ya del re­cor­te de las pen­sio­nes –me­di­da que ya fue eli­mi­na­da– y su úni­ca reivin­di­ca­ción es acor­dar có­mo de­ja­rá Or­te­ga el po­der y cuán­do se ce­le­bra­rán elec­cio­nes pa­ra ele­gir a un nue­vo pre­si­den­te.

Si­gue la vio­len­cia La re­pre­sión de las pro­tes­tas con­tra el pre­si­den­te se ha co­bra­do 154 muer­tos, se­gún las úl­ti­mas ci­fras Con­ver­sa­cio­nes Los obis­pos re­ve­la­rán hoy la res­pues­ta de Or­te­ga pa­ra re­ini­ciar el diá­lo­go na­cio­nal

AFP

Un jo­ven sos­tie­ne un mor­te­ro ca­se­ro an­te una ba­rri­ca­da en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, en Ma­na­gua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.