Un Es­ta­do es un de­ber

ABC (Nacional) - - ENFOQUE - SAL­VA­DOR SOSTRES

La no acep­ta­ción au­to­má­ti­ca de la eu­ro­or­den cues­tio­na el es­pa­cio Schen­gen por­que quie­bra el prin­ci­po fun­da­men­tal de con­fian­za en­tre los Es­ta­dos que lo in­te­gran y sus res­pec­ti­vos sis­te­mas ju­di­cia­les. Si el Par­ti­do Po­pu­lar es­tu­vie­ra en el po­der pro­ba­ble­men­te no ha­bría ido tan le­jos en sus de­cla­ra­cio­nes: es un de­fec­to de es­te par­ti­do, y de la de­re­cha en ge­ne­ral, vo­ci­fe­rar y ges­ti­cu­lar en ex­ce­so cuan­do se en­cuen­tra en la opo­si­ción y por lo tan­to le­jos de su há­bi­tat na­tu­ral, que es man­dar.

Las de­cla­ra­cio­nes han si­do pre­ci­pi­ta­das, exa­ge­ra­das y frí­vo­las, pe­ro no le fal­ta ra­zón al PP en su que­ja, y la Unión Eu­ro­pea tie­ne que afi­nar as­pec­tos esen­cia­les de su fun­cio­na­mien­to si no quie­re aca­bar con­ver­ti­da en la ca­ri­ca­tu­ra ma­li­cio­sa que el po­pu­lis­mo ha­ce de ella. El tra­to que el tri­bu­nal re­gio­nal ale­mán ha da­do a la or­den de ex­tra­di­ción de Car­les Puig­de­mont es un des­pro­pó­si­to, no tan­to por su opi­nión so­bre el ti­po de vio­len­cia con que se lle­vó a ca­bo el gol­pe de Es­ta­do en Ca­ta­lu­ña del pa­sa­do mes de oc­tu­bre, sino por el me­ro he­cho de ha­ber en­tra­do a opi­nar so­bre un asun­to que en cual­quier ca­so le co­rres­pon­de a la jus­ti­cia es­pa­ño­la juz­gar­lo.

Pe­ro pe­dir sus­pen­der el es­pa­cio Schen­gen es lo mis­mo que pe­dir sa­lir de la Unión Eu­ro­pea co­mo hi­zo el in­de­pen­den­tis­mo cuan­do no le dio la ra­zón en sus pre­ten­sio­nes. Cues­tio­nar la li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas, ser­vi­cios y bie­nes en la UE es cues­tio­nar lo más só­li­do y bri­llan­te de nues­tro pro­gre­so en las úl­ti­mas dé­ca­das, y el PP ten­dría que es­tar por en­ci­ma de la ri­ña par­ti­dis­ta en asun­tos tan sen­si­bles, aun­que só­lo fue­ra por no vol­ver a caer en el ga­rra­fal e im­per­do­na­ble error de Ma­nuel Fra­ga en 1986, cuan­do por de­jar so­lo a Fe­li­pe Gon­zá­lez, de­men­cial­men­te se abs­tu­vo en el re­fe­ren­do so­bre la per­ma­nen­cia de Es­pa­ña en la OTAN.

Un Es­ta­do es un de­ber y una res­pon­sa­bi­li­dad. Pa­ra las pa­ta­le­tas y pa­ra ha­cer el in­dio ya es­tán los in­de­pen­den­tis­tas y Po­de­mos. El par­ti­do al­fa de la política es­pa­ño­la ten­dría que em­pe­zar a com­por­tar­se co­mo tal, tan­to por den­tro co­mo por fue­ra, si no quie­re que su pa­so por la opo­si­ción du­re más de dos años.

El Go­bierno pue­de y tie­ne que pro­mo­ver to­das las ini­cia­ti­vas a su al­can­ce pa­ra me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to del es­pa­cio Schen­gen y de las de­más ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, y la opo­si­ción de­be te­ner sen­ti­do de Es­ta­do y apo­yar­le en es­tas cues­tio­nes tan su­ma­men­te im­por­tan­tes.

Más de fon­do, y aun­que no sea exac­ta­men­te el te­ma de es­te de­ba­te, se­ría pru­den­te que la frus­tra­ción y la in­dig­na­ción por la de­ci­sión de los jue­ces ale­ma­nes li­mi­ta­ran con la idea de que muy di­fí­cil­men­te la pro­pia jus­ti­cia es­pa­ño­la lle­gue a con­de­nar por re­be­lión a los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas que van a ser pro­ce­sa­dos.

CAR­LOS MO­RENO

Rue­da de pren­sa de los abo­ga­dos de los ca­be­ci­llas in­de­pen­den­tis­tas en­car­ce­la­dos, ayer en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.