En su res­pi­ra­ción di­mi­nu­ta se con­tie­ne la es­pe­ran­za del mundo

CAR­TA A PABLO IGLE­SIAS

ABC (Nacional) - - OPINIÓN - JUAN MA­NUEL DE PRA­DA

STIMADO Pablo: Me so­bre­sal­tó la no­ti­cia del na­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de tus hi­jos, Ma­nuel y Leo; y des­de en­ton­ces no he de­ja­do de re­zar por ellos, mien­tras los ima­gino en la in­cu­ba­do­ra –ca­cho­rri­llos frá­gi­les, li­via­nos co­mo un vi­lano, pal­pi­tan­tes co­mo una es­tre­lla– y os ima­gino a Ire­ne y a ti des­ve­la­dos, cus­to­dian­do su res­pi­ra­ción.

He leí­do que Leo y Ma­nuel na­cie­ron con vein­ti­séis se­ma­nas, ape­nas cua­tro más que los ni­ños que la ley es­pa­ño­la con­si­de­ra ama­si­jos de cé­lu­las. Quie­nes hemos te­ni­do hi­jos pre­ma­tu­ros sa­be­mos bien que no son ama­si­jos de cé­lu­las, sino per­so­nas irre­pe­ti­bles que nos in­ter­pe­lan. He des­cu­bier­to, sin em­bar­go, que na­die es­cu­cha po­lí­ti­ca­men­te esa in­ter­pe­la­ción: la de­re­cha hi­pó­cri­ta fin­ge ha­cer­lo cuan­do no go­bier­na, por­que así pes­ca vo­tos de in­cau­tos; y la iz­quier­da so­ber­bia zan­ja el de­ba­te con una desen­vol­tu­ra y una fal­sa au­to­ri­dad irri­tan­tes, uti­li­zan­do co­mo úni­co ar­gu­men­to la «li­ber­tad de la mu­jer so­bre su cuer­po». Pe­ro el pro­ble­ma es mu­cho más com­ple­jo.

No sé si una mu­jer que se des­pren­de de su hi­jo es com­ple­ta­men­te li­bre; pues, con fre­cuen­cia, ten­de­mos a lla­mar li­ber­tad al úni­co ca­mino que se nos ofre­ce. Y no nos pre­gun­ta­mos nun­ca quién nos ofre­ce ma­lé­vo­la­men­te ese úni­co ca­mino, a la vez que nos ciega to­dos los de­más. ¿A quién con­vie­ne que una mu­jer abor­te? Con­vie­ne, des­de lue­go, al con­tra­to ba­su­ra, con­vie­ne al al­za del pre­cio de la vi­vien­da, con­vie­ne al con­su­mis­mo bu­lí­mi­co, con­vie­ne a las vi­les

Ein­ten­cio­nes con­tra­cep­ti­vas de mu­chas em­pre­sas. Re­sul­ta evi­den­te que al ca­pi­ta­lis­mo no le con­vie­nen los cui­da­dos, las aten­cio­nes, los víncu­los in­des­truc­ti­bles que ge­ne­ra un hi­jo. Cuan­do Da­vid Ri­car­do for­mu­ló su cé­le­bre «ley de bron­ce de los sa­la­rios», ad­vir­tió de que si los tra­ba­ja­do­res te­nían hi­jos se­rían más pug­na­ces en la exi­gen­cia de subidas sa­la­ria­les. Y, en efec­to, cuan­do no te­ne­mos hi­jos, nos con­for­ma­mos con sa­la­rios más ba­jos. Las so­cie­da­des fe­cun­das lu­chan con ar­dor por el por­ve­nir de sus hi­jos; las so­cie­da­des es­té­ri­les se mi­ran el om­bli­go (o bien mi­ran las pan­ta­lli­tas de Ap­ple, Nin­ten­do o Net­flix, que es lo que con­vie­ne al ca­pi­ta­lis­mo).

Con­tra es­ta nue­va for­ma de es­cla­vi­tud nos ad­vir­tió Pier Pao­lo Pa­so­li­ni, co­mu­nis­ta cla­ri­vi­den­te y gran de­trac­tor del abor­to: «El neo­ca­pi­ta­lis­mo se pre­sen­ta tai­ma­da­men­te en com­pa­ñía de las fuerzas del mundo que van ha­cia la iz­quier­da. En cier­to mo­do, él mis­mo va ha­cia la iz­quier­da. Y yen­do (a su mo­do) ha­cia la iz­quier­da tien­de a en­glo­bar to­do lo que marcha ha­cia la iz­quier­da». Y es que el ca­pi­ta­lis­mo, co­mo nos en­se­ña el cí­ni­co Ha­yek, tie­ne su pro­pio «cálcu­lo de vi­das»; y pa­ra ga­ran­ti­zar su sub­sis­ten­cia ne­ce­si­ta el «sa­cri­fi­cio» de al­gu­nas. Me pre­gun­to, es­ti­ma­do Pablo, si des­de la iz­quier­da, al de­fen­der con tan­ta desen­vol­tu­ra el abor­to, no ha­bréis caí­do en la tram­pa y ayu­da­do al ca­pi­ta­lis­mo a cua­drar su «cálcu­lo de vi­das».

Ca­da vez que unos pa­dres –me per­mi­ti­rás la pa­rá­fra­sis de un au­tor al que tú tam­bién ad­mi­ras– con­tem­plan a tra­vés del cris­tal de la in­cu­ba­do­ra la de­li­ca­da piel de su hi­jo re­cién na­ci­do, pien­san que ese ni­ño tie­ne que vivir en un ho­gar lim­pio; y por­que tie­ne que vivir en un ho­gar lim­pio, pien­san que ellos de­ben re­ci­bir unos sa­la­rios dig­nos; y por­que de­ben re­ci­bir unos sa­la­rios dig­nos, pien­san que no de­be per­mi­tir­se la usu­ra; y por­que no de­be per­mi­tir­se la usu­ra, pien­san que de­be ha­ber dis­tri­bu­ción de la ri­que­za; y por­que de­be ha­ber dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, pien­san que de­ben re­be­lar­se. Cuan­do fal­ta ese hi­jo, la úl­ti­ma se­rie de Net­flix bas­ta pa­ra des­in­flar to­das las re­be­lio­nes.

Con­si­de­ra, por fa­vor, es­tas cues­tio­nes, mien­tras cus­to­dias jun­to a Ire­ne a tus ca­cho­rri­llos. En su res­pi­ra­ción di­mi­nu­ta se con­tie­ne la es­pe­ran­za del mundo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.