EL ANTISEMITISMO EN EL ES­PE­JO

ABC (Nacional) - - OPINIÓN - ÁNGEL MAS ES PRE­SI­DEN­TE DE AC­CIÓN Y CO­MU­NI­CA­CIÓN PA­RA ORIEN­TE ME­DIO

que de­cir que te qui­tes la ki­pá o te pon­gas un go­rro pa­ra ocul­tar­la al sa­lir del re­zo y an­te el te­mor de ser agre­di­do. Esa es la reali­dad. Y no su­ce­de en Me­xi­co, Lon­dres o Nue­va York. De­be­mos asu­mir que esos ser­vi­cios de se­gu­ri­dad en Es­pa­ña no son pa­ra­noi­cos y que los de otros paí­ses no son irres­pon­sa­bles. Al­go su­ce­de en Es­pa­ña. Yo no ten­go un me­di­dor de antisemitismo pa­ra sa­ber si nues­tro país es­tá en es­te te­ma peor o me­nos mal que otros. So­mos es­pa­ño­les y des­de la leal­tad de­nun­cia­mos lo que su­ce­de aquí .

Yo no creo que en Es­pa­ña ha­ya un antisemitismo «tra­di­cio­nal» ma­yo­ri­ta­rio. Ni si­quie­ra ex­ten­di­do. Pe­ro sí hay un antisemitismo que in­ten­ta ocul­tar la ver­da­de­ra ca­ra de su odio en­fer­mi­zo. Lo ha­ce de­mo­ni­zan­do al ju­dío co­lec­ti­vo, re­pre­sen­ta­do por Is­rael. Sus li­be­los de­mo­ni­za­do­res, des­hu­ma­ni­za­do­res, no se di­fe­ren­cian en na­da del antisemitismo atá­vi­co y an­ces­tral. Ese antisemitismo que su­fri­mos hoy en Es­pa­ña es tan vi­ru­len­to que per­mi­te ex­pre­sio­nes de odio e in­ci­ta­ción que en cual­quier otro país pon­drían en la cár­cel a sus per­pe­tra­do­res. Y que si en Es­pa­ña se ex­pre­sa­ra así con­tra cual­quier otra mi­no­ría cau­sa­ría es­cán­da­lo y re­pul­sa.

Y, sí, es­tá ex­ten­di­do. Tie­ne 71 dipu­tados, sus­ten­ta al Go­bierno de la na­ción y tie­ne la al­cal­día de las gran­des ciu­da­des de Es­pa­ña, co­men­zan­do por Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Es inacep­ta­ble y muy, muy preo­cu­pan­te. El prin­ci­pal re­pre­sen­tan­te del antisemitismo que des­cri­bo, tan pe­cu­liar, pe­li­gro­so y agre­si­vo, cuen­ta con el apo­yo di­rec­to del 21 por cien­to del elec­to­ra­do. El can­di­da­to a pre­si­den­te del Go­bierno del par­ti­do que lo lidera, apo­yo fun­da­men­tal del Eje­cu­ti­vo de Sán­chez, tie­ne un pro­gra­ma en la te­le­vi­sión del ré­gi­men ge­no­ci­da ira­ní y des­de ella lan­za dia­tri­bas an­ti­se­mi­tas clá­si­cas, co­mo la úl­ti­ma so­bre el con­trol glo­bal de los ju­díos. Y los intentos de dis­cri­mi­na­ción del BDS se ha­cen gra­cias a la sub­ven­ción cuan­tio­sa y di­rec­ta del Es­ta­do a sus gru­pos pa­ra que hos­ti­guen a la mi­no­ría ju­día y pro Is­rael en nues­tro país.

To­das es­tas si­tua­cio­nes son ob­je­ti­va­men­te ex­tra­or­di­na­rias y, si su­ce­die­ran en cual­quier otra na­ción, llegarían a las por­ta­das de to­dos los me­dios glo­ba­les. El pa­sa­do fin de se­ma­na lle­ga­ron a «Is­rael Ha­yom» y pa­re­ce que mu­chos se aca­ban de en­te­rar de lo que su­ce­de fren­te a sus pro­pias na­ri­ces, en sus pro­pias ciu­da­des. Bien em­plea­dos es­tán, pues, los ti­tu­la­res pro­vo­ca­do­res.

MA­YA BALANYÀ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.