El Aqua­rius fue men­ti­ra, el fe­mi­nis­mo es men­ti­ra, Car­men Cal­vo es men­ti­ra...

LA CO­MI­SIÓN DE LA VER­DAD

ABC (Nacional) - - OPINIÓN - UAN­DO AL­BER­TO GAR­CÍA RE­YES

el se­na­dor Van-Ha­len usó el la­ti­na­jo «di­xit» pa­ra re­cor­dar­le a aque­lla mi­nis­tra de Cul­tu­ra lo que ella mis­ma ha­bía di­cho, no po­día ima­gi­nar que iba a res­pon­der­le con una de las frases más cé­le­bres del opro­bio par­la­men­ta­rio: «¡Se­ño­ría, us­ted nun­ca se­rá pa­ra mí Van-Ha­len Di­xie o Van-Ha­len Pi­xie!». Car­men Cal­vo es­ta­ba pre­des­ti­na­da, des­de aquel mo­men­to, a re­pre­sen­tar al fu­tu­ro Go­bierno de Sán­chez en el atril. Al­guien que ha­bía pe­di­do a la Unes­co que «le­gis­le pa­ra to­dos los pla­ne­tas» no po­día aca­bar su carrera política en un rin­cón del ol­vi­do pa­sán­do­le las ho­jas del ál­bum de fotos del po­der za­pa­te­ris­ta a sus amis­ta­des co­mo quien quie­re en­se­ñar el ví­deo de su bo­da. Era una pe­na que Cal­vo des­apa­re­cie­ra de nues­tras vi­das des­pués de ha­ber­nos he­cho dis­fru­tar tan­to. Por eso hay que agra­de­cer a Pe­dro Sán­chez que ha­ya si­do tan ati­na­do en la elec­ción de su per­so­na de con­fian­za, que es per­fec­ta pa­ra el cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos na­tu­ra­les de es­te so­cia­lis­mo sin fon­do: de­mos­trar que, co­mo di­jo su me­sías Za­pa­te­ro, cual­quie­ra pue­de ser pre­si­den­te del Go­bierno en Es­pa­ña. Con el anun­cio de las ocu­rren­cias de pla­zo­le­ta de pue­blo que es­tá pro­mo­vien­do Cal­vo, co­mo la nue­va redacción de la Cons­ti­tu­ción pa­ra in­cluir el «len­gua­je in­clu­si­vo» fe­mi­nis­ta o la obli­ga­to­rie­dad de con­tar con un sí ex­plí­ci­to de las mu­je­res en las re­la­cio­nes se­xua­les, los es­pa­ño­les nos es­ta­mos de­va­luan­do an­te nues­tro pro­pio es­pe­jo. Se nos ha pues­to ca­ra de ton­tos. Por­que el san­chis­mo ha con­se­gui­do ma­no­sear­nos uti­li­zan­do unas es­truc­tu­ras in­te­lec­tua­les in­dig­nas de ser aso­cia­das a la pa­la­bra pro­gre­so. Ha cons­trui­do lo que po­dría de­no­mi­nar­se go­bierno-me­to­ni­mia, en el que la par­te so­cia­lis­ta, que ape­nas tie­ne un cuar­to de los vo­tos de los es­pa­ño­les, apa­ren­ta ser el to­do de Es­pa­ña. Y con esa con­cep­ción au­to­ri­ta­ria de las ideas su­pe­rio­res de la mi­no­ría, lo úl­ti­mo que pre­ten­de en­ca­jar­nos es el su­po­si­to­rio de la Co­mi­sión de la Ver­dad so­bre el fran­quis­mo. Cui­da­do con los co­mi­sio­nis­tas, que son los que más se lle­van siem­pre.

Po­dría­mos em­pe­zar por ha­blar de la ver­dad del Aqua­rius, que sir­vió al PSOE pa­ra re­tra­tar­se en Va­len­cia con los in­mi­gran­tes y se­guir re­lle­nan­do su ál­bum, pe­ro que ha ter­mi­na­do man­dan­do a es­tas per­so­nas a Cáritas, una ins­ti­tu­ción de la Igle­sia fa­cha, pa­ra ser aten­di­das dig­na­men­te. Y se­guir por la ver­dad de la edu­ca­ción di­fe­ren­cia­da, que ya ha si­do tor­pe­dea­da por la Jun­ta de Andalucía a lo lar­go de una dé­ca­da y siem­pre se ha en­con­tra­do con sen­ten­cias ad­ver­sas que de­fien­den al­go tan ni­mio pa­ra los sal­va­pa­trias co­mo la li­ber­tad. Y po­dría­mos ter­mi­nar ha­blan­do de la ver­dad del fe­mi­nis­mo de Car­men Cal­vo, que mien­tras pro­po­ne que sea vio­la­ción cual­quier re­la­ción se­xual en la que la mu­jer no ha­ya ex­pre­sa­do su asen­ti­mien­to ex­pre­so pre­via­men­te, se ha ol­vi­da­do de de­nun­ciar que un gru­po de hom­bres de su par­ti­do se gas­tó 15.000 eu­ros de nues­tro di­ne­ro, que se­gún ella no es de na­die, en mu­je­res de un pros­tí­bu­lo sin pre­gun­tar. Te­nía ra­zón la vicepresidenta con su res­pues­ta a Van-Ha­len: la nue­va política es pa­ra ni­ños de ba­be­ro.

C

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.