«Ha­ce fal­ta ar­mo­ni­zar los de­li­tos en el es­pa­cio eu­ro­peo»

· Tres ex­per­tos ju­ris­tas cues­tio­nan la de­ci­sión del tri­bu­nal ale­mán en el ca­so de Puig­de­mont

ABC (Nacional) - - ESPAÑA - GREGORIA CA­RO MA­DRID

La Au­dien­cia te­rri­to­rial de Schles­wi­gHols­tein, región en la que re­si­de el pró­fu­go so­be­ra­nis­ta Car­les Puig­de­mont, ha de­cre­ta­do su en­tre­ga in­me­dia­ta a Es­pa­ña. El fa­llo re­suel­ve que sea a raíz de un de­li­to de mal­ver­sa­ción, pe­ro no con­tem­pla la do­ble in­cri­mi­na­ción con el car­go de re­be­lión co­mo pe­día el ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Su­pre­mo, Pablo Lla­re­na. «La can­ti­dad de vio­len­cia que pre­vé el de­li­to de al­ta trai­ción –equi­va­len­te ale­mán al de re­be­lión– no se al­can­zó en los en­fren­ta­mien­tos en Es­pa­ña», acla­ra el co­mu­ni­ca­do del tri­bu­nal. Una de­ci­sión que los ex­per­tos ju­ris­tas con­sul­ta­dos por ABC ven «ex­tra­li­mi­ta­da» ya que Ale­ma­nia no de­be­ría en­trar al fon­do del asun­to.

Dos de ellos ex­pli­can que es­to no sig­ni­fi­ca que la Jus­ti­cia ale­ma­na in­ten­te anular la petición re­gis­tra­da por Lla­re­na ni re­bus­quen un sub­ter­fu­gio pa­ra Puig­de­mont. Así lo en­tien­de Ju­lio Muer­za, Ca­te­drá­ti­co en De­re­cho Pro­ce­sal Pe­nal en la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra (UNAV), que re­co­no­ce que «el pro­ble­ma es que la ti­pi­fi­ca­ción de los de­li­tos cam­bia por­que sus des­crip­cio­nes va­rían en ca­da país». Por ello, el ca­te­drá­ti­co con­si­de­ra que «ha­ce fal­ta una mo­di­fi­ca­ción pa­ra que el con­cep­to de de­li­to sea el mis­mo en ca­da Es­ta­do». Y, aña­de, que en el su­pues­to de que la de­fi­ni­ción de un de­li­to no sea la mis­ma en un Es­ta­do que en otro «no pue­de ser­vir pa­ra es­tran­gu­lar un pro­ce­di­ci­mien­to de tan­to ca­la­do» co­mo es la ins­truc­ción del «pro­cés».

«Re­duc­to de so­be­ra­nía»

Tam­bién Emi­lio Cor­tés, ca­te­drá­ti­co en De­re­cho Pe­nal de la Uni­ver­si­dad de Ex­tre­ma­du­ra, com­par­te es­ta mis­ma ne­ce­si­dad de «ar­mo­ni­zar» los crí­me­nes en el es­pa­cio eu­ro­peo. «Hay un cier­to mie­do a es­ta­ble­cer una es­pe­cie de ca­tá­lo­go de de­li­tos co­mu­nes en el mar­co de la Unión Eu­ro­pea (UE)», de­cla­ra el pro­fe­sor a es­te dia­rio. Y es esa «di­ver­gen­cia» en cuan­to al mo­do de en­ten­der las fi­gu­ras de­lic­ti­vas, sos­tie­ne Cor­tés, la res­pon­sa­ble de que se lle­gue a res­pues­tas co­mo la del tri­bu­nal de Schles­wig-Hols­tein. Muer­za con­si­de­ra que es­te re­ce­lo es con­se­cuen­cia de que «los có­di­gos pe­na­les son el úni­co re­duc­to de so­be­ra­nía que tie­nen los es­ta­dos miem­bros» que no quie­ren ver sus com­pe­ten­cias afec­ta­das.

«Si Puig­de­mont se ha ido allí es por­que hay paí­ses es­pe­cial­men­te go­lo­sos pa­ra es­te ti­po de de­lin­cuen­tes y eso es pe­li­gro­so», ad­vier­te Cor­tés, que ase­gu­ra La mi­nis­tra de Jus­ti­cia ale­ma­na, Ka­ta­ri­na Bar­ley, en Ber­lín que es­tas ca­ren­cias en torno a las eu­ro­ór­de­nes siem­pre han alen­ta­do el mo­vi­mien­to fron­te­ri­zo. Y, a mo­do de ejem­plo, ci­ta el ca­so de Luis Rol­dán, ex­di­rec­tor de la Guar­dia Ci­vil, que en 1995 fue cap­tu­ra­do en Laos tras huir de la jus­ti­cia es­pa­ño­la.

Sin em­bar­go, no opi­na lo mis­mo Cel­so Ro­drí­guez Pa­drón, por­ta­voz de la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de la Ma­gis­tra­tu­ra (APM), que ase­ve­ra que es «im­pen­sa­ble que exis­tan có­di­gos pe­na­les co­mu­nes en la UE por­que ca­da país tie­ne una his­to­ria de­ter­mi­na­da».

Ro­drí­guez Pa­drón, que ha cur­sa­do órdenes de de­ten­ción con Ale­ma­nia des­de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ma­drid, ex­pli­ca que pa­ra una en­tre­ga me­dian­te es­te sis­te­ma es ne­ce­sa­rio que se ha­ya co­me­ti­do al­guno de los 32 de­li­tos in­clui­dos den­tro de la ley de re­co­no­ci­mien­to mu­tuo de re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les pe­na­les o que se de el prin­ci­pio de do­ble in­cri­mi­na­ción –lo que ha in­ten­ta­do Lla­re­na– en el que una mis­ma vul­ne­ra­ción coin­ci­de en am­bos paí­ses. Eso sí, ase­gu­ra que el tex­to de la eu­ro­or­den no exi­ge que los de­li­tos apa­rez­can re­dac­ta­dos en sen­dos có­di­gos pe­na­les de for­ma exac­ta.

En es­te con­tex­to, se­gún ex­pli­ca el juez de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ma­drid, la fi­gu­ra del de­li­to de re­be­lión en Es­pa­ña tie­ne coin­ci­den­cia enor­me con el Ar­tícu­lo 81 del có­di­do pe­nal ale­mán que pre­vé el de­li­to de al­ta trai­ción. Por ello, in­sis­te, era más que su­fi­cien­te pa­ra que se rea­li­za­ra la en­tre­ga, pe­ro el pro­ble­ma es que los jue­ces de Schles­wig-Hols­tein «ac­tua­ron co­mo tri­bu­nal de en­jui­cia­mien­to avan­zan­do una po­si­cion que no les co­rres­pon­de».

Con es­te es­ce­na­rio, Lla­re­na pue­de no acep­tar el fa­llo por con­si­de­rar que la en­tre­ga no se ajus­ta a lo que dic­tó y re­ti­rar la eu­ro­or­den. Así, el pro­ce­so que­da­ría pa­ra­li­za­do y Puig­de­mont li­bre en Ale­ma­nia ya que la jus­ti­cia ger­ma­na no tie­ne com­pe­ten­cias pa­ra juz­gar­le. «So­lo pue­do ca­li­fi­car­lo co­mo un ro­tun­do fra­ca­so del sis­te­ma di­se­ña­do pa­ra la eu­ro­or­den», protesta en ABC el ma­gis­tra­do, que de­nun­cia que el ór­gano ger­mano se es­tá «ex­tra­li­mi­tan­do de lleno» al juz­gar si hu­bo o no vio­len­cia. «En­tra en un aná­li­sis de ti­pi­ci­dad, una fun­cion que no le co­rres­pon­de, y quie­bra el prin­ci­pio de con­fian­za en­tre Es­ta­dos», aña­de. Lo mis­mo la­men­ta Emi­lio Cor­tés: «Tie­ne que li­mi­tar­se a no fa­vo­re­cer a un se­ñor que bus­ca su im­pu­ni­dad en otro país».

La de­ci­sión de Ale­ma­nia, «ex­tra­li­mi­ta­da» Se­gún Ro­drí­guez Pa­drón, el tri­bu­nal ale­mán no tie­ne ca­pa­ci­da­des pa­ra juz­gar si hu­bo o no vio­len­cia

La vía de la do­ble in­cri­mi­na­ción La re­be­lión en Es­pa­ña es si­mi­lar al ar­tícu­lo del có­di­go pe­nal ger­mano que con­tem­pla el de­li­to de al­ta trai­ción

EPA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.