El Go­bierno con­ce­de la Cruz de Oro de la So­li­da­ri­dad a Fer­nan­do Rei­gal

ABC (Nacional) - - INTERNACIONAL - ABC BANGKOK

Du­ran­te el Con­se­jo de Mi­nis­tros de ayer, el Go­bierno de­ci­dió con­de­co­rar al bu­zo es­pa­ñol –Fer­nan­do Rei­gal– que par­ti­ci­pó en el rescate de los do­ce ni­ños y su entrenador en la cue­va de Tham Luang en Tai­lan­dia. En la rue­da de pren­sa pos­te­rior, Isa­bel Ce­láa ex­pli­có que la de­ci­sión fue to­ma­da con «mu­cha ale­gría» a petición de la ti­tu­lar de Sa­ni­dad, Con­su­mo y Bie­nes­tar So­cial, pa­ra «po­ner en va­lor la ge­ne­ro­si­dad y la va­len­tía al ju­gar­se la vi­da, de es­te con­ciu­da­dano es­pa­ñol».

El pa­sa­do miér­co­les, el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, ha­bló por te­lé­fono con el bu­zo es­pa­ñol pa­ra tras­la­dar­le su «or­gu­llo per­so­nal, y el de to­dos los es­pa­ño­les, por esos hé­roes, co­mo él, que no du­dan en arries­gar su vi­da por sal­var a otros». «Gra­cias, hé­roe», es­cri­bió en su cuen­ta per­so­nal de Twit­ter. Tam­bién los Re­yes ex­pre­sa­ron su «ad­mi­ra­ción y re­co­no­ci­mien­to» al bu­zo es­pa­ñol, «que ha tra­ba­ja­do sin des­can­so en un rescate me­mo­ra­ble» y se fe­li­ci­ta­ron por el fe­liz desen­la­ce del mis­mo.

«Iban se­da­dos»

Rei­gal, en una en­tre­vis­ta a Efe, de­cla­ró su fe­li­ci­dad al ver sa­lir a los pe­que­ños sa­nos y sal­vos de la cue­va, «Mien­tras los tras­la­dá­ba­mos pu­de ver que al­gu­nos de ellos eran muy pe­que­ños e iban se­da­dos, pe­ro era un ali­vio es­cu­char su res­pi­ra­ción».

El jo­ven, na­tu­ral de Ciu­dad Real, co­men­tó có­mo se en­te­ró de lo que ocu­rría: «Re­ci­bí un avi­so (la no­che del do­min­go) por par­te de un co­no­ci­do y a pri­me­ra ho­ra del lu­nes ya es­ta­ba ayu­dan­do en la cue­va».

Rei­gal, que apren­dió a bu­cear con el Ejér­ci­to y se es­pe­cia­li­zó en tra­ba­jos Fer­nan­do Rei­gal du­ran­te la en­tre­vis­ta El ob­je­ti­vo era sa­car a los cha­va­les y lo con­se­gui­mos». «Hu­bo un sen­ti­mien­to de li­be­ra­ción» de al­ta mar, cum­plió 33 años en el in­te­rior de la cue­va mien­tras con­tri­buía a los pre­pa­ra­ti­vos.

Ayu­dó a co­lo­car los ca­bos que sir­vie­ron co­mo guía a un gru­po de bu­zos bri­tá­ni­cos ex­pe­ri­men­ta­dos en in­mer­sio­nes sub­te­rrá­neas, dos de los cua­les en­con­tra­ron a los des­apa­re­ci­dos en una gru­ta a cua­tro ki­ló­me­tros de dis­tan­cia el 2 de ju­lio: Ha­bían pa­sa­do nue­ve días des­apa­re­ci­dos, sin co­mi­da y en la os­cu­ri­dad.

«Hu­bo un sen­ti­mien­to de li­be­ra­ción al com­ple­tar el tras­la­do del úl­ti­mo de los atra­pa­dos (...) El ob­je­ti­vo era sa­car a los cha­va­les «cues­te lo que cues­te» y lo con­se­gui­mos», co­men­tó Rei­gal.

à Éxi­to de la ope­ra­ción

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.