La pro­li­fe­ra­ción de anisakis en Es­pa­ña ha­ce sal­tar las alarmas

·El lan­za­mien­to de vís­ce­ras con­ta­mi­na­das al mar ha au­men­ta­do la in­fec­ción de los ma­res

ABC (Nacional) - - SOCIEDAD - MA­RÍA AL­CA­RAZ MA­YOR MA­DRID

En los úl­ti­mos 10 años la in­fec­ción por anisakis en las cos­tas es­pa­ño­las se ha dis­pa­ra­do. Aun­que es un da­to in­ne­ga­ble, to­dos los ex­per­tos apun­tan lo mis­mo: es muy com­pli­ca­do cuan­ti­fi­car la pro­li­fe­ra­ción de es­te pa­rá­si­to. Aun así, des­de dis­tin­tos or­ga­nis­mos, cien­tí­fi­cos e in­ves­ti­ga­do­res tra­ba­jan pa­ra po­ner ci­fras a es­te pro­ble­ma. La Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios (OCU) pu­bli­có un es­tu­dio que in­di­ca­ba que, en 2015, el 36% del pes­ca­do de los ma­res que ro­dean la Pe­nín­su­la con­te­nía anisakis. El im­pac­to era ma­yor en el mar Can­tá­bri­co (un 50% de los pes­ca­dos), mien­tras que en el Me­di­te­rrá­neo el por­cen­ta­je se re­du­cía a un 6%. La doc­to­ra Vic­to­ria Ló­pez Ca­ta­la­yud, aler­gó­lo­ga del hos­pi­tal Ni­sa Vir­gen del Con­sue­lo, en Va­len­cia, apun­ta que es ca­si im­po­si­ble sa­ber con exac­ti­tud el ni­vel de in­fec­ción de los las cos­tas es­pa­ño­las, aun­que ca­da año

«los por­cen­ta­jes suben».

Pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tos pla­nos del sec­tor pes­que­ro ex­pli­can que, por un la­do, los pro­ble­mas de ori­gen eco­ló­gi­co (co­mo las co­rrien­tes ma­ri­nas) y, por otro, los mé­to­dos de evis­ce­ra­ción del pes­ca­do (se re­ti­ran las tri­pas de los ani­ma­les y más tar­de se arro­jan al mar), pue­den ser la cau­sa por la cual ha au­men­ta­do la in­ci­den­cia.

Pro­ce­so de evis­ce­ra­ción

Jo­sé Luis Gon­zá­lez Se­rrano, di­rec­tor ge­ne­ral de Or­de­na­ción Pes­que­ra y Acui­cul­tu­ra en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra, apun­ta que es esen­cial cam­biar la ma­ne­ra en la que se rea­li­za el pro­ce­so de eli­mi­na­ción de las tri­pas: «Los pes­ca­dos se evis­ce­ran con el fin de que si con­tie­nen anisakis no se ex­pan­da. Es­tas vís­ce­ras, mu­chas ve­ces con­ta­mi­na­das, se vuel- ven a arro­jar al mar, por lo que au­men­ta el ni­vel de con­ta­mi­na­ción». El Cen­tro Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC) tam­bién po­ne el fo­co so­bre es­ta prác­ti­ca, ex­pli­can­do que es esen­cial que se evi­te «la rein­fes­ta­ción de lar­vas vi­vas du­ran­te los pro­ce­sos de eli­mi­na­ción de tri­pas».

Des­de Ce­pes­ca, la pa­tro­nal del sec- tor pes­que­ro en el país, anuncian que se ha desa­rro­lla­do una nue­va ma­qui­na­ria que per­mi­te eli­mi­nar los pa­rá­si­tos de las vís­ce­ras desecha­das de los pes­ca­dos, evi­tan­do que aca­ben en el mar y sean in­ge­ri­das por otros pe­ces. Es­tas má­qui­nas, se­gún apun­ta Mónica Carrera, in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes del CSIC, en Vigo, ya se es­tán im­plan­tan­do en los bu­ques pes­que­ros.

Es­te pro­yec­to, jun­to a la uni­fi­ca­ción de un mo­de­lo de evis­ce­ra­do úni­co –el uso de unos guan­tes es­pe­cí­fi­cos, dón­de se rea­li­zan los cor­tes en el ani­mal o con qué cho­rro de agua se lim­pia el pes­ca­do es esen­cial–, for­ma par­te de las me­di­das rea­li­za­das por un gru­po de tra­ba­jo del an­te­rior Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Ali­men­ta­ción. En la ac­tua­li­dad, el nue­vo Go­bierno es­tá formando sus equi­pos de tra­ba­jo y se espera que con­ti­núen con el pro­yec­to.

8.000 ca­sos por bo­que­ro­nes

Aun­que por el mo­men­to es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble de­ter­mi­nar cuán­tas per­so­nas han su­fri­do una in­fec­ción o aler­gia por es­te pa­rá­si­to en el te­rri­to­rio es­pa­ñol, un es­tu­dio del CSIC y la Uni­ver­si­dad de Aber­deen, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta «Na­tu­re», in­di­có que ca­da año en Es­pa­ña se tra­tan al­re­de­dor de 8.000 ca­sos de in­fec­ción o aler­gias por anisakis so­lo por el con­su­mo de bo­que­ro­nes en vi­na­gre. Son Andalucía, Ma­drid, Can­ta­bria y País Vas­co las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que pre­sen­tan una ma­yor in­ci­den­cia. No se tra­ta de un da­to ab­so­lu­to, pe­ro es­ta­ble­ce una idea de am­pli­tud de es­te pro­ble­ma.

En la mis­ma pu­bli­ca­ción se re­fie­ren

Sin ries­go

Los mo­lus­cos, pes­ca­dos de agua dul­ce y las se­mi­con­ser­vas no tie­nen el pa­rá­si­to

Gran in­ci­den­cia

Ja­pón y Es­pa­ña son los dos paí­ses con ma­yor nú­me­ro de in­fec­cio­nes por anisakis

a la Au­to­ri­dad Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria, que ex­pli­ca que, a fe­cha de 2010, en el mundo se da­ban apro­xi­ma­da­men­te 20.000 ca­sos de in­fec­ción o aler­gia por anisa­kia­sis ca­da año, y po­ne el fo­co so­bre Ja­pón, país con el ma­yor nú­me­ro de ca­sos de in­fec­cio­nes, ya que, jun­to a Es­pa­ña y Por­tu­gal, son los te­rri­to­rios con ma­yor ni­vel de con­su­mo de pes­ca­do en el mundo.

Las alarmas sal­ta­ron ha­ce unos días cuan­do la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción Co­mu­ni­ta­ria (SENC) aler­tó de que se ha­bían da­do los pri­me­ros ca­sos de in­fec­ción por anisakis al in­ge­rir pes­ca­do que ha­bía si­do pre­via­men­te con­ge­la­do. Mónica Carrera apun­ta des­de el CSIC que no tie­nen cons­tan­cia de es­tos pa­cien­tes que han si­do con­ta­gia­dos, pe­ro que de ha­ber si­do así, es «por un fa­llo en la ca­de­na de con­ge­la­ción». Si no se al­can­zan los -20ºC du­ran­te la con­ge­la­ción, el pa­rá­si­to no mue­re. Des­de Aecosan (Agen­cia Es­pa­ño­la de Con­su­mo, Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­ción) re­co­mien­dan que se man­ten­ga a es­ta tem­pe­ra­tu­ra du­ran­te cin­co días.

No to­do el mundo es alér­gi­co al pa­rá­si­to y el con­tac­to con és­te es bas­tan­te co­mún. «Si co­ge­mos la po­bla­ción sa­na y les ha­ce­mos las me­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra la de­tec­ción de la proteína del anisakis, por ejem­plo, el 10% de la po­bla­ción de Ma­drid ha te­ni­do con­tac­to», co­men­ta el doc­tor Ál­va­ro Dasch­ner, aler­gó­lo­go en el Hos­pi­tal La Prin­ce­sa en Ma­drid.

«Los pes­ca­dos de pis­ci­fac­to­ría tam­bién tie­nen un ries­go mí­ni­mo», pun­tua­li­za la doc­to­ra Ló­pez Ca­la­ta­yud. Aun así, pue­de dar­se el ca­so en el que si hay un hue­vo en esa zo­na se in­fec­ten, «pe­ro es di­fí­cil por­que se con­tro­la lo que co­men es­tos pe­ces». Se­gún la re­co­men­da­ción del Go­bierno, los mo­lus­cos bi­val­vos (os­tras, me­ji­llo­nes...), las se­mi­con­ser­vas, co­mo las an­choas y los pes­ca­dos deseca­dos sa­la­dos, co­mo el ba­ca­lao o las mo­ja­mas, es­tán li­bres de pe­li­gro.

De­ter­mi­nar los lu­ga­res en los que hay más in­ci­den­cia de es­te gu­sano es muy com­pli­ca­do. «El anisakis es un pa­rá­si­to ubi­cuo y es­tá po­co es­tu­dia­do ex­cep­to en el ám­bi­to de la UE», ex­pli­ca Jo­sé Luis Gon­zá­lez. Su pre­va­len­cia no de­pen­de de un mar u océano con­cre­to, sino, se­gún el informe cien­tí­fi­co de la UE, de un área, es­pe­cie o in­clu­so épo­ca del año de­ter­mi­na­da. El ex­di­rec­tor de Or­de­na­ción Pes­que­ra des­ta­ca la im­por­tan­cia de no con­si­de­rar al anisakis una pla­ga. «Es un pro­ble­ma que tie­ne un ali­men­to, al igual que otros ali­men­tos tie­nen pa­rá­si­tos», desa­rro­lla. Tam­bién es im­po­si­ble su erra­di­ca­ción, da­do que el anisakis es un ani­mal que tie­ne un ci­clo bio­ló­gi­co. «Hay que te­ner en cuen­ta que el anisakis exis­te y de­be­mos apren­der a con­tro­lar­lo», con­clu­ye Gon­zá­lez.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.