El pa­pel esen­cial del lobo

ABC - Natural - - Natural - JOR­GE ECHE­GA­RAY JOR­GE ECHE­GA­RAY ES CON­SUL­TOR AM­BIEN­TAL

Los lo­bos son es­pe­cies cla­ve pa­ra los eco­sis­te­mas. Pro­mue­ven las in­ter­ac­cio­nes en­tre es­pe­cies, di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te, lo cual re­dun­da en una me­jo­ra sus­tan­cial de la bio­di­ver­si­dad, con­tri­bu­yen­do a su con­ser­va­ción, res­tau­ra­ción y fun­cio­na­li­dad a lar­go pla­zo. En tér­mi­nos eco­ló­gi­cos es­tos efec­tos se co­no­cen como «cas­ca­das tró­fi­cas».

Me­dian­te la de­pre­da­ción de un­gu­la­dos sil­ves­tres, re­du­cen la pre­sión her­bí­vo­ra so­bre la ve­ge­ta­ción, es­pe­cial­men­te la flo­ra ri­pa­ria, lo cual in­di­rec­ta­men­te sir­ve pa­ra res­tau­rar las co­mu­ni­da­des bio­ló­gi­cas fo­res­ta­les, es­pe­cial­men­te en el en­torno de las ri­be­ras. En Nor­tea­mé­ri­ca se ha com­pro­ba­do có­mo la abun­dan­cia y di­ver­si­dad de es­pe­cies de aves es el do­ble en las zo­nas don­de hay lo­bos que don­de es­tán au­sen­tes. A tra­vés de las ca­rro­ñas que ge­ne­ran, los lo­bos pro­veen de más re­cur­sos tró­fi­cos di­rec­ta­men­te a más de 20 es­pe­cies de ver­te­bra­dos su­pe­rio­res, in­clui­das al­gu­nas muy ame­na­za­das, como osos par­dos o bui­tres. Ade­más, fa­ci­li­tan y me­jo­ran la com­po­si­ción iso­tó­pi­ca de los sue­los, aña­dien­do con la ca­rro­ña que ge­ne­ran de un 20 a un 500% más de ni­tró­geno, fós­fo­ro y po­ta­sio.

Por si no fue­ra su­fi­cien­te, los lo­bos al­te­ran di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te el com­por­ta­mien­to de las es­pe­cies con las que con­vi­ve, es­pe­cial­men­te la de her­bí­vo­ros (que pas­tan me­nos tiem­po y lo ha­cen en gru­pos me­no­res) y de sus com­pe­ti­do­res (me­so­de­pre­da­do­res, como co­yo­tes o zo­rros, a los que ma­ta o des­pla­za), en lo que se co­no­ce cien­tí­fi­ca­men­te como «eco­lo­gía del mie­do». In­clu­so se ha re­la­cio­na­do su pa­pel eco­ló­gi­co como ele­men­to re­duc­tor de la ve­lo­ci­dad y afec­ción de en­fer­me­da­des con­ta­gio­sas a la fau­na, ya que li­mi­tan la pre­sen­cia de ani­ma­les en­fer­mos y las pro­ba­bi­li­da­des de con­ta­gio.

Son nu­me­ro­sos los efec­tos di­rec­tos e in­di­rec­tos que si­guen aún sin co­no­cer­se, pe­ro que de al­gu­na ma­ne­ra re­per­cu­ten en el puz­le de la bio­di­ver­si­dad. Los lo­bos, como todos los gran­des car­ní­vo­ros, no son cual­quier es­pe­cie, y no pue­den ser ges­tio­na­dos ar­bi­tra­ria­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.