De­pu­ra­ción sin so­lu­ción En­tre­vis­ta al eco­no­mis­ta Gon­za­lo De­la­cá­ma­ra so­bre la ges­tión del agua en Es­pa­ña

El co­rrec­to tra­ta­mien­to de to­das las aguas residuales si­gue sien­do la asig­na­tu­ra pen­dien­te de la pla­ni­fi­ca­ción hi­dro­ló­gi­ca

ABC - Natural - - Portada - POR ARA­CE­LI ACOSTA

Apor­tar ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca al de­ba­te del agua. Con es­ta pre­mi­sa na­ció el Fo­ro de la Eco­no­mía del Agua, que el 5 de abril ce­le­bra su cuar­ta edi­ción. Su di­rec­tor aca­dé­mi­co, Gon­za­lo De­la­cá­ma­ra, eco­no­mis­ta, ase­sor de la Co­mi­sión Eu­ro­pea en po­lí­ti­ca de agua y con­sul­tor pa­ra el sis­te­ma de Na­cio­nes Uni­das, no so­lo se acer­ca al agua des­de los gran­des nú­me­ros, sino des­de la reali­dad que co­no­ce en el te­rreno y que le ha lle­va­do a en­ten­der que la es­ca­sez no pue­de arre­glar­se mi­ran­do al cie­lo. Hay que to­mar de­ci­sio­nes y, en el ca­so es­pa­ñol, me­jor se­rá ha­cer­lo cuan­to an­tes. - Es su­ya la frase de que con res­pec­to al agua en Es­pa­ña exis­te una men­ta­li­dad pro­vin­cia­na. ¿Por qué lo cree así? -Te­ne­mos una men­ta­li­dad muy an­cla­da en lo te­rri­to­rial. El agua no per­te­ne­ce a los te­rri­to­rios aun­que sea un ele­men­to fun­da­men­tal de ar­ti­cu­la­ción del desa­rro­llo en ellos. Ter­mi­na­mos en vi­sio­nes que son tri­ba­les, en fun­ción de don­de uno vi­va o don­de uno ha­ya na­ci­do tie­ne una vi­sión di­fe­ren­te con res­pec­to a un tras­va­se o a un pro­ble­ma de de­pu­ra­ción, por ejem­plo. Ade­más, de­be­mos re­co­no­cer que los desafíos que se plan­tean en nues­tro país son los mis­mos que se plan­tean en cual­quier otro con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas que Es­pa­ña, es de­cir, esen­cial­men­te so­me­ti­do a con­di­cio­nes de se­mi­ari­dez. Cuan­to más leo so­bre el sur de Aus­tra­lia, el valle cen­tral de Ca­li­for­nia o la cos­ta del Pa­cí­fi­co en Pe­rú, por ejem­plo, más apren­do de Es­pa­ña. -¿Qué ele­gi­ría de ca­da uno de esos lu­ga­res pa­ra lle­gar al mo­de­lo ideal de ges­tión de agua? -Pri­me­ro hay que re­co­no­cer que Es­pa­ña es una mar­ca de pres­ti­gio en cuan­to a la ges­tión del agua, pe­ro es­to hay que ma­ti­zar­lo. Te­ne­mos una ex­pe­rien- cia en pla­ni­fi­ca­ción hi­dro­ló­gi­ca que no tie­nen mu­chos paí­ses; au­to­ri­da­des de cuen­ca que ya cum­plen un si­glo; ex­pe­rien­cias muy bue­nas en cuan­to a la asig­na­ción del agua y re­so­lu­ción de con­flic­tos en co­mu­ni­da­des de re­gan­tes des­de el tiem­po de los ára­bes; em­pre­sas de ser­vi­cios de agua pun­te­ras a ni­vel in­ter­na­cio­nal, etc. Di­cho es­to, tam­bién se po­dría apren­der de fue­ra. Una en­se­ñan­za fun­da­men­tal de Aus­tra­lia o Ca­li­for­nia es que no de­be­ría­mos es­pe­rar a una cri­sis de agua pa­ra to­mar de­ter­mi­na­das de­ci­sio­nes. Los eco­no­mis­tas sa­be­mos que cuan­do uno es­pe­ra a la cri­sis, la ga­ma de so­lu­cio­nes es me­nor y el cos­te de esas so­lu­cio­nes, ma­yor. No de­je­mos que la se­quía o el cam­bio cli­má­ti­co to­men de­ci­sio­nes por no­so­tros. Al fi­nal, el re­to es de go­bierno del agua, no de si llue­ve mu­cho o de si llue­ve po­co. -En­ton­ces, lo me­jor que le ha po­di­do ocu­rrir a Es­pa­ña en la cri­sis es que llo­vie­ra. -Sí, aun­que aún no he­mos sa­li­do ple­na­men­te de ella y, sin em­bar­go, el su­res­te es­pa­ñol y bue­na par­te del Le­van­te es­tá en con­di­cio­nes de se­quía. Y no so­lo de se­quía. He­mos te­ni­do unos me­ses muy com­ple­jos en los que, por un la­do, exis­tían con­di­cio­nes pro­pias de una se­quía y, por otro, se han da­do pre­ci­pi­ta­cio­nes in­ten­sas, to­rren­cia­les, con pro­ble­mas muy se­rios en Mur­cia, Má­la­ga... De­be­ría­mos ha­cer­nos cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de ges­tio­nar con­jun­ta­men­te se­quías e inun­da­cio­nes, por­que las ca­rac­te­rís­ti­cas de las cuen­cas me­di­te­rrá­neas son pre­ci­sa­men­te esas. Aun­que tam­bién tie­ne que ver con có­mo he­mos anu­la­do la ca­pa­ci­dad de dre­na­je de los sue­los, el agua no fil­tra. Que ha­ya llo­vi­do mu­cho so­lo ex­pli­ca una par­te del pro­ble­ma de las inun­da­cio­nes en Má­la­ga. La otra par­te es que Má­la­ga es la pro­vin­cia con ma­yor ni­vel de ar­ti­fi­cia­li­za­ción en sus pri­me­ros 500 metros de cos­ta, más del 65% en pro­me­dio de la cos­ta ma­la­gue­ña es­tá ar­ti­fi­cia­li­za­da, en al­gu­nas zo­nas el 100%. Es­to ge­ne­ra gran­des ave­ni­das de ce­men­to que per­mi­ten que el agua arra­se con to­do. -No es­pe­rar a las cri­sis pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. ¿Qué más te­ne­mos que apren­der? -Que la tec­no­lo­gía por sí so­la no va a re­sol­ver los pro­ble­mas. Te­ne­mos que acom­pa­ñar­la de un buen sis­te­ma de incentivos, y un ejem­plo cla­ro es la desalación. Es­pa­ña es ca­paz de li­de­rar a ni­vel in­ter­na­cio­nal en tec­no­lo­gía de desalación y, sin em­bar­go, nues­tras plan­tas desala­do­ras ope­ran en pro­me­dio a una quin­ta par­te de su ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da. No he­mos si­do ca­pa­ces de di­se­ñar bien los incentivos que per­mi­tan in­cor­po­rar el agua desala­da al mix de agua que po­de­mos uti­li­zar en un mo­men­to da­do pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas. -La ex­cu­sa pa­ra no usar­las es que el agua es muy ca­ra. ¿Uti­li­za­mos en­ton­ces las plan­tas que ya te­ne­mos o qué ha­ce­mos? -Mi po­si­ción es que ya que es­tán cons­trui­das y pa­ga­das hay que uti­li­zar­las. Efec­ti­va­men­te, una de las ra­zo­nes por las cua­les no se uti­li­za una plan­ta de desalación es por­que el me­tro cú­bi­co de agua desala­da pue­de es­tar por en­ci­ma del eu­ro y cual­quier usua­rio pue­de en­con­trar agua por de­ba­jo

INUN­DA­CIO­NES EL 65% DE LA COS­TA DE MÁ­LA­GA ES CE­MEN­TO; EL AGUA NO FIL­TRA DESALACIÓN NUES­TRAS DESALA­DO­RAS OPE­RAN EN PRO­ME­DIO A UN 20% DE SU CA­PA­CI­DAD

de ese cos­te uni­ta­rio. Te­ne­mos que ser ca­pa­ces de mo­di­fi­car ese sis­te­ma de pre­cios pa­ra que esas tec­no­lo­gías se in­cor­po­ren de ma­ne­ra más com­pe­ti­ti­va. Ade­más, hay un te­ma de es­ca­la. Cuan­to más las uti­li­za­mos más ba­ja el cos­te del agua. -Ade­más del pre­cio, ¿qué otros incentivos po­dría­mos in­cor­po­rar pa­ra ges­tio­nar el agua de una ma­ne­ra sos­te­ni­ble? -En aque­llas cuen­cas en las que la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos sos­te­ni­bles a lar­go pla­zo ya no es su­fi­cien­te pa­ra aten­der ni la de­man­da pre­sen­te ni las de­man­das fu­tu­ras ten­dría­mos que tra­tar to­dos los re­cur­sos dis­po­ni­bles de ma­ne­ra con­jun­ta, es­to es, apor­ta­cio­nes su­per­fi­cia­les, aguas sub­te­rrá­neas, agua desala­da y reu­ti­li­za­ción de agua. Ser ca­pa­ces de en­con­trar un sis­te­ma que per­mi­tie­se que to­das se in­cor­po­ra­sen a la dis­po­ni­bi­li­dad de agua en un mo­men­to da­do. Es­to im­pli­ca des­de al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes nor­ma­ti­vas has­ta in­cen­ti­var, quién sa­be si me­dian­te sub­si­dios o me­dian­te otro ti­po de me­ca­nis­mos fi­nan­cie­ros, la reu­ti­li­za­ción de agua; mo­di­fi­car el sis­te­ma de pre­cios y com­bi­nar­lo con al­gún sis­te­ma de se­gu­ro que ha­ga que los agri­cul­to­res no es­tén uti­li­zan­do el acuí­fe­ro co­mo un se­gu­ro de fac­to, sino que tras­la­den el ries­go al sis­te­ma fi­nan­cie- ro… Hay mu­chas co­sas que se pue­den ha­cer, pe­ro lo más im­por­tan­te es que ne­ce­si­ta­mos co­ra­je pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca, no po­de­mos pen­sar que los pro­ble­mas del agua se re­suel­ven so­lo con nor­mas o tec­no­lo­gía. - ¿ En qué sec­to­res ha­bría que in­ter­ve­nir pri­me­ro? -La agri­cul­tu­ra con­su­me ca­si el 70% de los re­cur­sos. El 90% del agua de rie­go que se uti­li­za ge­ne­ra el 10% del va­lor aña­di­do bru­to de la agri­cul­tu­ra y, al re­vés, el 10% del agua ge­ne­ra el 90% de va­lor. Con­vi­ven una agri­cul­tu­ra al­ta­men­te efi­cien­te en el uso de agua y otra que no lo es. Te­ne­mos que ser ca­pa­ces de re­sol­ver esa es­qui­zo­fre­nia por­que tam­po­co se pue­den adop­tar po­si­cio­nes ma­xi­ma­lis­tas y de­cir que pres­cin­di­mos de esa agri­cul­tu­ra me­nos efi­cien­te, por­que con­tri­bu­ye a ge­ne­rar ren­ta agra­ria en bue­na par­te del te­rri­to­rio y a fi­jar po­bla­ción al te­rri­to­rio ru­ral, etc. Tam­bién te­ne­mos que re­fle­xio­nar so­bre el tu­ris­mo, que ge­ne­ra el 12% del PIB a ni­vel na­cio­nal, pe­ro en al­gu­nas re­gio­nes, co­mo los ar­chi­pié­la­gos, se aproxima a la mi­tad. La pre­sión que es­to es­tá su­po­nien­do es in­sos­te­ni­ble. Te­ne­mos a la ga­lli­na de los hue­vos de oro sin agua. -¿Y en el abas­te­ci­mien­to? -En es­te as­pec­to es im­por­tan­te re­fle­xio­nar so­bre có­mo le pe­di­mos al ciu­da­dano que ha­ga un es­fuer­zo pa­ra que ten­ga há­bi­tos más efi­cien­tes y, sin em­bar­go, no in­ver­ti­mos en el man­te­ni­mien­to y en la re­no­va­ción de ac­ti­vos, de in­fra­es­truc­tu­ras de abas­te­ci­mien­to, al­can­ta­ri­lla­do y tra­ta­mien­to. Y es­to, de fac­to, sig­ni­fi­ca que a me­di­da que es­tas re­des en­ve­je­cen y se van que­dan­do ob­so­le­tas, las pér­di­das que se pro­du­cen en la red aca­ban sien­do mu­cho más sig­ni­fi­ca­ti­vas que las que se pro­du­cen en ca­sa. -¿Cuán­to cos­ta­ría re­no­var la red de abas­te­ci­mien­to? -Hay va­rias es­ti­ma­cio­nes, pe­ro nin­gu­na su­fi­cien­te­men­te se­ria. La red de abas­te­ci­mien­to se es­tá re­no­van­do anual­men­te a un 0,9% y la de al­can­ta­ri­lla­do a un 0,6%. Es­to nos lle­va­ría a vi­das úti­les su­pe­rio­res a los 100 años cuan­do en la prác­ti­ca mu­chas de ellas han si­do di­se­ña­das pa­ra 50, 60 o 75 años. Es­ta­mos co­rrien­do ries­gos, te­ne­mos un 40% de am­bas re­des que ya tie­nen más de 40 años. -¿Si­gue sien­do la de­pu­ra­ción la gran asig­na­tu­ra pen­dien­te? -Sí, es­ta­mos per­ma­nen­te­men­te aper­ci­bi­dos y hay una se­rie de pro­ce­di­mien­tos abier­tos por par­te de la Unión Eu­ro­pea por in­cum­plir dos di­rec­ti­vas: la de tra­ta­mien­to de aguas residuales ur­ba­nas y la de ni­tra­tos. Hay tres desafíos: pes­ti­ci­das y otras sus­tan­cias quí­mi­cas uti­li­za­das en la agri­cul­tu­ra, con­ta­mi­nan­tes at­mos­fé­ri­cos por la ges­tión de aguas plu­via­les y los con­ta­mi­nan­tes emer­gen­tes, co­mo co­caí­na, ca­feí­na, ibu­pro­feno, etc, que aún apa­re­cen en tra­zas pe­que­ñas pe­ro de los que des­co­no­ce­mos el im­pac­to que pue­den te­ner so­bre la sa­lud. Ade­más, hay un dé­fi­cit de es­ta­cio­nes de­pu­ra­do­ras es­pe­cial­men­te en los mu­ni­ci­pios pe­que­ños, don­de la es­ca­la no es su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­te co­mo pa­ra ha­cer­las efi­cien­tes. -¿Cuá­les son los ca­sos más gra­ves? -El ca­so de Ibi­za es es­pe­cial­men­te san­gran­te por­que no es­ta­mos ha­blan­do de una au­to­ri­dad lo­cal que tie­ne res­tric­cio­nes fi­nan­cie­ras im­por­tan­tes, sino que el Ayun­ta­mien­to de Ibi­za tie­ne su­pe­rá­vit fis­cal. El pro­ble­ma aquí es que se di­se­ña la plan­ta de tra­ta­mien­to pa­ra 140.000 ha­bi­tan­tes, que res­pon­de­ría a una par­te de las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción es­ta­ble de Ibi­za, pe­ro la is­la tie­ne en ve­rano po­bla­cio­nes flo­tan­tes por en­ci­ma del me­dio mi­llón de per­so­nas y esa plan­ta no es ca­paz de tra­tar to­das esas aguas y se ter­mi­nan ver­tien­do al mar sin tra­tar el 63% de las aguas residuales. Y eso no lo sa­ben los tu­ris­tas. Hay al­gu­nas pla­yas de Ibi­za que apa­re­cen ce­rra­das en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos del ve­rano. La gen­te se pien­sa que es pa­ra or­ga­ni­zar un chill out y en reali­dad es por­que las aguas es­tán con­ta­mi­na­das y hay un ries­go pa­ra la po­bla­ción. -¿Có­mo po­de­mos ade­lan­tar­nos a la pró­xi­ma gran se­quía? -De­be­ría­mos apro­ve­char pa­ra trans­for­mar nues­tro mo­de­lo pro­duc­ti­vo. Con in­ver­sio­nes en adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co, en eco­no­mía cir­cu­lar pa­ra re­uti­li­zar aguas residuales re­ge­ne­ra­das, en in­fra­es­truc­tu­ras ver­des pa­ra re­cu­pe­rar la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de los sue­los, y en al­go cru­cial, res­tau­rar nues­tros ríos. En Es­pa­ña, ca­da vez más, no te­ne­mos ríos, te­ne­mos ca­na­les, pues los he­mos ido en­ca­jo­nan­do, lo cual ge­ne­ra mu­chos pro­ble­mas, y no so­lo de ries­go de inun­da­cio­nes. To­do es­to nos con­du­ci­ría a un cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo, que no pue­de es­tar ba­sa­do so­lo en atraer tu­ris­tas o en una ac­ti­vi­dad agroa­li­men­ta­ria que ge­ne­ra gran­des ten­sio­nes so­bre el me­dio.

JO­SÉ RA­MÓN LADRA

Gon­za­lo De­la­cá­ma­ra, po­san­do an­tes de la en­tre­vis­ta con ABC Na­tu­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.