Un via­je en tren más có­mo­do y si­len­cio­so

Los neu­má­ti­cos fue­ra de uso amor­ti­guan el rui­do y las vi­bra­cio­nes que ge­ne­ran los tre­nes a su pa­so

ABC - Natural - - News - POR R. P. E.

Es­te ti­po de me­ga­ex­plo­ta­cio­nes no son sos­te­ni­bles des­de el pun­to de vis­ta so­cial ni am­bien­tal, sos­tie­nen des­de las ONG Ami­gos de la Tie­rra y Food & Wa­ter Watch. Uno de los pro­ble­mas más gra­ves que ge­ne­ran es la con­ta­mi­na­ción de aguas sub­te­rrá­neas y po­zos, por ni­tra­tos y res­tos de los an­ti­bió­ti­cos que se les su­mi­nis­tran pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des. In­di­can ade­más que la ga­na­de­ría su­per­in­ten­si­va es­tá re­la­cio­na­da con el cam­bio cli­má­ti­co. «A pe­que­ña es­ca­la es sos­te­ni­ble», ase­gu­ra Blan­ca Rui­bal, res­pon­sa­ble del área de agri­cul­tu­ra y ali­men­ta­ción de Ami­gos de la Tie­rra, pe­ro no la in­ten­si­va, «que es­tá per­mi­tien­do que se ta­len mu­chas zo­nas del Ama­zo­nas pa­ra cul­ti­var la so­ja que ali­men­ta al ga­na­do».

Es­te mo­de­lo de ma­cro­gran­jas na­ció en Es­ta­dos Uni­dos. En Ca­li­for­nia hay con­da­dos co­mo Tu­la­re que tie­nen un cen­so de ca­si me­dio mi­llón de va­cas le­che­ras. Es­tas re­ses pro­du­cen cin­co ve­ces la can­ti­dad de re­si­duos or­gá­ni­cos que la ciu­dad de Nue­va York, ase­gu­ra Da­vid Sán­chez Car­pio, di­rec­tor de Asun­tos Eu­ro­peos pa­ra la ONG Food & Wa­ter Eu­ro­pe, fi­lial de la es­ta­dou­ni­den­se Food & Wa­ter Watch.

Desas­tres eco­ló­gi­cos

La con­cen­tra­ción de tan­tos ani­ma­les en tan po­co es­pa­cio pa­ra fa­ci­li­tar su ges­tión y re­du­cir los cos­tes « tie­ne un fuer­te im­pac­to pa­ra la zo­na, tan­to pa­ra la sa­lud pú­bli­ca y el me­dio am­bien­te » , afir­ma Sán­chez Car­pio, que aña­de que a di­fe­ren­cia de las ciu­da­des, don­de los re­si­duos se tra­tan con de­pu­ra­do­ras, no exis­te esa obli­ga­ción pa­ra los ga­na­de­ros, que los acu­mu­lan en bal­sas pa­ra que se uti­li­cen co­mo fer­ti­li­zan­te.

En un in­for­me de es­ta ONG es­ta­dou­ni­den­se se de­ta­llan bas­tan­tes ac­ci­den­tes re­gis­tra­dos, al­gu­nos co­mo el ocu­rri­do en 2014 en Mi­chi­gan, cuan­do el ver­ti­do de una de es­tas bal­sas con­ta­mi­nó un to­tal de 75,7 mi­llo­nes de li­tros de agua, o en el con­da­do de O’Brien, en Io­wa, don­de un es­ca­pe en una ex­plo­ta­ción le­che­ra ma­tó 860.000 pe­ces. El nú­me­ro de vías y la fre­cuen­cia de pa­so de tre­nes au­men­ta ca­da día a ni­vel mun­dial ia­jo por el pla­cer de via­jar. La cues­tión es mo­ver­se » , opi­na­ba el no­ve­lis­ta es­co­cés Robert Louis Ste­ven­son. No obs­tan­te, si uno pue­de tras­la­dar­se de un lu­gar a otro sen­ta­do có­mo­da­men­te en un me­dio de trans­por­te ac­ce­si­ble, se­gu­ro, ve­loz y re­gu­lar, mu­cho me­jor. Otro he­cho in­cues­tio­na­ble es el no­ta­ble cre­ci­mien­to que ha ex­pe­ri­men­ta­do el desa­rro­llo de las in­fra­es­truc­tu­ras a ni­vel mun­dial. Fi­ján­do­nos so­lo en el sec­tor fe­rro­via­rio, por ejem­plo, el au­men­to del nú­me­ro de vías, así co­mo la fre­cuen­cia de pa­so de tre­nes, ha ori­gi­na­do un nue­vo pro­ble­ma me­dioam­bien­tal: las vi­bra­cio­nes pro­du­ci­das du­ran­te la obra del tra­za­do y la fa­se del ser­vi­cio.

Via­bi­li­dad téc­ni­ca-eco­nó­mi­ca

Un pro­yec­to pio­ne­ro sub­ven­cio­na­do por el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to, y en el que par­ti­ci­pa­ron Ac­cio­na In­fra­es­truc­tu­ras, la Uni­ver­si­dad de Can­ta­bria, Kry­pton Che­mi­cal y Sig­nus, com­pro­bó du­ran­te 2008-2011 la efi­ca­cia de los neu­má­ti­cos fue­ra de uso (NFU) pa­ra ate­nuar di­chas vi­bra­cio­nes en un tra­mo de 800 metros del Me­tro Li­ge­ro de Gra­na­da. Se lo­gró una re­duc­ción del 30%, con­fir­ma Ca­ro­li­na Mon­dra­gón, de Ac­cio­na In­fra­es­truc­tu­ras. Gra­cias a las pro­pie­da­des elás­ti­cas del cau­cho pro­ce­den­te del neu­má­ti­co se re­du­jo el rui­do ge­ne­ra­do por el pa­so de tre­nes en 20 de­ci­be­lios, ex­pli­ca Le­ti­cia Saiz, res­pon­sa­ble de Desa­rro­llo de Mer­ca­dos y Apli­ca­cio­nes de Sig­nus, el sis­te­ma co­lec­ti­vo de ges­tión de NFU que ope­ra en Es­pa­ña. Pa­ra al­can­zar ta­les ob­je­ti­vos se re­cu­brió to­da la par­te me­tá­li­ca del ca­rril con el NFU –gra­nu­la­do pre­via­men­te con un ta­ma­ño in­fe­rior a cin­co mi­lí­me­tros y fi­ja­do a la es­truc­tu­ra con ad­he­si­vo ela­bo­ra­do a par­tir de re­si­na po­li­mé­ri­ca–. Al apli­car la mez­cla de NFU y re­si­na di­rec­ta­men­te so­bre el ca­rril se evi­ta cual­quier hol­gu­ra y es­pa­cios va­cíos. «La pues­ta en obra es sen­ci­lla al lle­gar los ca­rri­les co­mo un úni­co blo­que. Y al no exis­tir fi­ja­cio­nes me­cá­ni­cas, los cos­tes de man­te­ni­mien­to tam­bién son me­no­res; aun­que la du­ra­bi­li­dad del ca­rril sí que au­men­ta», sub­ra­ya Saiz. «Per­mi­te, ade­más, la cir­cu­la­ción de vehícu­los no fe­rro­via­rios so­bre la vía y me­jo­ra el con­fort del viajero». El del Me­tro Li­ge­ro de Gra­na­da es so­lo uno de los ca­sos de éxi­to que po­si­bi­li­ta la apli­ca­ción téc­ni­ca de los neu­má­ti­cos. Una al­ter­na­ti­va «via­ble des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te», di­cen des­de Sig­nus. Se re­uti­li­za­ron más de 4.000 neu­má­ti­cos en los 800 metros de ca­rril. Los NFU su­po­nen uno de los re­si­duos que más ca­rac­te­ri­zan a las so­cie­da­des mo­der­na ac­tua­les, tan de­pen­dien­tes del vehícu­lo. En co­la­bo­ra­ción con

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.