Nos em­bar­ca­mos pa­ra «pes­car» plás­ti­cos en el Me­di­te­rrá­neo

ABC Na­tu­ral se em­bar­ca en el velero Tof­te­vaag, que es­te ve­rano ha es­ta­do «pes­can­do» ba­su­ra en aguas de Ba­lea­res

ABC - Natural - - Portada - TEX­TO Y FO­TOS: A. ACOSTA

De­sem­bar­ca­mos en la is­la del Ai­re, un is­lo­te fren­te a la cos­ta su­r­es­te de Me­nor­ca. A sim­ple vis­ta pa­re­ce un tro­zo de tie­rra só­lo ha­bi­ta­do por la sar­gan­ta­na ne­gra, una es­pe­cie de la­gar­ti­ja úni­ca en el mun­do, y don­de ni­di­fi­can aves co­mo la par­de­la ba­lear o el paí­ño eu­ro­peo. Úni­ca­men­te un fa­ro y una pe­que­ña ca­se­ta que sir­ve de re­fu­gio a pes­ca­do­res dan cuen­ta de la pre­sen­cia del hom­bre en es­te lu­gar. Sin em­bar­go, es­te is­lo­te de 34 hec­tá­reas de su­per­fi­cie es­con­de las ver­güen­zas de la so­cie­dad de con­su­mo.

Ba­jo los ri­zo­mas de las al­gas Po­si­do­nia, que, una vez muer­tas, las co­rrien­tes y las mareas arras­tran has­ta tie­rra, se ocul­ta un ar­se­nal de desechos que re­ve­la que los plás­ti­cos van en au­men­to en nues­tros ma­res. En so­lo un me­tro cua­dra­do de esa tie­rra quien escribe re­co­ge re­si­duos de en­va­ses de plás­ti­co; res­tos de bol­sas del mis­mo ma­te­rial; apli­ca­do­res de tam­po­nes; bas­ton­ci­llos de oí­do; la­tas aplas­ta­das y sus aran­de­las, y más de 50 ta­po­nes plás­ti­cos. To­do ello ro­dea­do de una es­pe­cie de al­fom­bra de «con­fe­ti » de co­lo­res, que no son otra co­sa que los pe­que­ños frag­men­tos en los que se van con­vir­tien­do mu­chos de los plás­ti­cos que ter­mi­nan en el mar.

Una nue­va app

¿Y dón­de es­tán las bo­te­llas que se co­rres­pon­den con esos ta­po­nes? No ve­mos ni una so­la a la re­don­da. «Se­gu­ra­men­te lle­nas de agua y hun­di­das en el fon­do del mar», nos res­pon­de Pi­lar Zor­zo, coor­di­na­do­ra de proyectos de Kai Ma­ri­ne Ser­vi­ces, or­ga­ni­za­ción que jun­to con la aso­cia­ción Ver­ti­dos Ce­ro ha desa­rro­lla­do una apli­ca­ción pa­ra mó­vi­les y ta­ble­tas pa­ra ca­rac­te­ri­zar las ba­su­ras ma­ri­nas que nos en­con­tra­mos en ma­res y pla­yas. Los da­tos que re­co­ge la app Marno-

LAS AVES CON­FUN­DEN PLÁS­TI­COS CON ALI­MEN­TO

ba –que son apor­ta­dos por ba­ñis­tas, bu­cea­do­res, pes­ca­do­res o na­ve­gan­tes– que­dan cla­si­fi­ca­dos y re­gis­tra­dos en una ba­se de da­tos del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te.

Es­tos da­tos ser­vi­rán a las ad­mi­nis­tra­cio­nes y tam­bién a Ecoem­bes –en­ti­dad que ges­tio­na la re­co­gi­da y re­ci­cla­je de en­va­ses de plás­ti­co– pa­ra «co­no­cer no só­lo la ti­po­lo­gía de los re­si­duos que apa­re­cen en el me­dio ma­rino, tam­bién su ori­gen y vías pre­fe­ren­tes de transporte, que nos ayu­da­rá a en­fo­car nues­tras ac­cio­nes » , ex­pli­ca Ele­na Ló­pez Rey, por­ta­voz de Ecoem­bes. Des­de es­ta or­ga­ni­za­ción y en co­la­bo­ra­ción con la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­ni­to­lo­gía (SEO/Bir­dLi­fe), han pues­to en mar­cha en las úl­ti­mas se­ma­nas la cam­pa­ña «1 me­tro cua­dra­do por las pla­yas y los ma­res» pa­ra re­co­ger ba­su­ra en 70 pun­tos cos­te­ros de 23 pro­vin­cias y dar vi­si­bi­li­dad a un pro­ble­ma glo­bal que ame­na­za la biodiversidad ma­ri­na, des­de pe­ces, tor­tu­gas y del­fi­nes a ca­cha­lo­tes y aves ma­ri­nas.

Du­ran­te nues­tra tra­ve­sía des­de el Puer­to de Mahón has­ta la is­la del Ai­re en el velero Tof­te­vaag, de la aso­cia­ción Al­ni­tak, se ha­ce fil­tra­do de microplásticos con una red man­ta y re­co­ge­mos des­de una lan­cha en só­lo unos mi­nu­tos bas­tan­tes bol­sas de plás­ti­co, al­gu­nas de en­va­ses de pa­ta­tas fri­tas (de una mar­ca es­pa­ño­la) pe­ro tam­bién plás­ti­cos de en­va­ses de le­che de Ma­rrue­cos. «La co­rrien­te del nor­te de Áfri­ca ge­ne­ra unos mean­dros que ha­ce que se for­men unas mini is­las de plás­ti­co», ex­pli­ca Ri­car­do Sa­gar­mi­na­ga, bió­lo­go y fun­da­dor de Al­ni­tak, que aca­ba de fi­na­li­zar una ex­pe­di­ción de se­gui­mien­to de ballenas, del­fi­nes y tor­tu­gas en aguas de Ba­lea­res en los me­ses de ju­lio y agos­to.

Du­ran­te es­te tiem­po han re­co­gi­do y mues­trea­do el plás­ti­co flo­tan­te que han en­con- tra­do a su pa­so: « Sin con­tar los re­si­duos más gran­des que he­mos sa­ca­do, co­mo ma­ce­to­nes de pal­me­ra o tum­bo­nas, he­mos con­ta­bi­li­za­do cer­ca de 250 ki­los de plás­ti­co. Y es­to es só­lo lo que nos pa­só por la proa, oca­sio­nal. Si nos po­ne­mos a pes­car ba­su­ra sa­ca­mos 1.000 ki­los al mes», di­ce ro­tun­do Juan, quien ha ca­pi­ta­nea­do el velero du­ran­te el ve­rano.

Y es que «to­da es­ta cuen­ca, en­tre Ba­lea­res y Ar­ge­lia, es­tá llena de plás­ti­cos, aun­que no los vea­mos, por­que las is­las de plás­ti­co no es­tán só­lo en la su­per­fi­cie, el plás­ti­co es­tá en to­da la co­lum­na de agua, pue­de ba­jar 50 me­tros, 100 me­tros... Hay plás­ti­cos en to­do el pla­ne­ta: des­de el Eve­rest has­ta la Fo­sa de las Ma­ria­nas, y el Me­di­te­rrá­neo no es­ca­pa a es­ta reali­dad», apun­ta Ri­car­do Sa­gar­mi­na­ga. «Si te­ne­mos suer­te con las co­rrien­tes no lle­gan a las pla­yas, pe­ro pue­de dar­se la ca­suís­ti­ca de que sí lle­guen, de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­cen las me­du­sas a ve­ces», aña­de.

Más plás­ti­cos en el mar

Sa­gar­mi­na­ga, ex­pe­ri­men­ta­do na­ve­gan­te que lle­va ca­si tres dé­ca­das sur­can­do el Me­di­te­rrá­neo a bor­do del Tof­te­vaag, ha vis­to có­mo ha ido au­men­tan­do la con­cen­tra­ción de plás­ti­co en el mar: «Cuan­do em­pe­za­mos en el 90 te­nía­mos una con­cen­tra­ción de un re­si­duo plás­ti­co vi­si­ble des­de cu­bier­ta ca­da 120 me­tros. Aho­ra, ca­da 20 me­tros te­ne­mos un re­si­duo vi­si­ble, pe­ro en al­gu­nas zo­nas pue­de ser más».

No es de ex­tra­ñar, por tan­to, que el año pa­sa­do un es­tu­dio rea­li­za­do por in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ocea­no­gra­fía en­con­tra­ra que 1 de ca­da 6 pe­ces en aguas del Atlán­ti­co y Me­di­te­rrá­neo tie­ne microplásticos en su estómago. Ade­más de los pe­ces, un in­di­ca­dor clave del es­ta­do de con­ser­va­ción de los ma­res y océa­nos son las aves ma­ri­nas, por es­tar en la par­te alta de la ca­de­na tró­fi­ca. Pep Ar­cos, es­pe­cia­lis­ta en aves ma­ri­nas de SEO/Bir­dLi­fe, re­cuer­da que un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2015 en la re­vis­ta PNAS apun­tó que el 90% de las aves ma­ri­nas te­nían plás­ti­cos en el estómago.

Y es que al­gu­nas aves in­gie­ren los ma­te­ria­les plás­ti­cos al con­fun­dir­los con su ali­men­to. Por ejem­plo, la par­de­la ba­lear – el ave ma­ri­na más ame­na­za­da de Eu­ro­pa– se guía por el ol­fa­to pa­ra bus­car su ali­men­to, atraí­da por el di­me­til­sul­fa­to que des­pren­de el planc­ton. «El pro­ble­ma es que es­te mis­mo com­pues­to tam­bién lo emi­ten los plás­ti­cos», con­clu­ye Ar­cos.

Fil­tra­do de microplásticos con una red man­ta, a la iz­quier­da. Arri­ba, frag­men­tos de plás­ti­co re­co­gi­dos en só­lo unas ho­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.