En­tre­vis­ta a Vic­to­ria Be­sa­da, di­rec­to­ra del Cen­tro Ocea­no­grá­fi­co de Vi­go

DI­REC­TO­RA DEL INS­TI­TU­TO ES­PA­ÑOL DE OCEA­NO­GRA­FÍA DE VI­GO Ges­tio­na des­de 2015 uno de los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción más re­co­no­ci­dos a ni­vel in­ter­na­cio­nal, que cum­ple 100 años

ABC - Natural - - Portada - POR RUTH PI­LAR ES­PI­NO­SA

Vic­to­ria Be­sa­da, doc­to­ra en Cien­cias Quí­mi­cas, di­ri­ge des­de 2015 el cen­tro del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ocea­no­gra­fía en Vi­go, ciu­dad don­de na­ció en 1961. La ex­per­ta ase­gu­ra que no va a per­pe­tuar­se en el pues­to: «Soy una apa­sio­na­da del tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción». De he­cho, tra­ta de com­pa­gi­nar es­ta fa­ce­ta con las ta­reas pro­pias de la ges­tión, pe­ro re­co­no­ce que es com­pli­ca­do. Co­mo tam­bién lo es ase­gu­rar el fu­tu­ro sos­te­ni­ble de los océa­nos. « Los cien­tí­fi­cos po­de­mos in­ten­tar ayudar re­co­men­dan­do ac­ti­vi­da­des que se pue­dan rea­li­zar en de­ter­mi­na­das zo­nas que he­mos es­tu­dia­do pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to bio­ló­gi­co del mar. Pe­ro la con­ser­va­ción es un tra­ba­jo de to­dos los ac­to­res so­cia­les». -¿Qué pe­so re­pre­sen­ta el cen­tro que di­ri­ge den­tro de la es­truc­tu­ra del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ocea­no­gra­fía? -El Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ocea­no­gra­fía (IEO) cuen­ta con nue­ve cen­tros en la cos­ta, sien­do el de Vi­go el más im­por­tan­te en cuan­to al nú­me­ro de per­so­nas que tra­ba­jan en él (120, en la ac­tua­li­dad). Desa­rro­lla­mos, ade­más, se­sen­ta proyectos de in­ves­ti­ga­ción; y en una gran can­ti­dad de ellos par­ti­ci­pan in­ves­ti­ga­do­res de La Co­ru­ña, Ba­lea­res o Cá­diz, por ejem­plo. Ahí re­si­de una de las for­ta­le­zas del IEO: la con­ti­nua y es­tre­cha co­la­bo­ra­ción que exis­te en­tre sus miem­bros. -¿Y con res­pec­to a su in­fluen­cia fue­ra de Es­pa­ña? -So­mos un or­ga­nis­mo ase­sor del Go­bierno cen­tral, de mo­do que asis­ti­mos a reunio­nes de dis­tin­to ti­po; tan­to las que se or­ga­ni­zan en el seno de la Unión Eu­ro­pea (UE) co­mo por par­te de las or­ga­ni­za­cio­nes re­gio­na­les de pes­ca o el Con­se­jo In­ter­na­cio­nal pa­ra la Ex­plo­ra­ción del Mar. Por supuesto, un buen nú­me­ro de nues­tros proyectos de in­ves­ti­ga­ción se han con­se­gui­do en con­vo­ca­to­rias com­pe­ti­ti­vas de la UE. -¿La la­bor del Ins­ti­tu­to se co­no­ce más allá de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca? -Un gran nú­me­ro de vi­gue­ses des­co­no­cía la exis­ten­cia del IEO en la ciu­dad, pe­se a lle­var un siglo for­man­do par­te de ella. En los úl­ti­mos años he­mos lle­va­do a ca­bo mu­chí­si­mas ta­reas de co­mu­ni­ca­ción y di­vul­ga- ción cien­tí­fi­ca pa­ra sol­ven­tar­lo y por­que pen­sa­mos, ade­más, que se tra­ta de una deu­da que te­ne­mos con la so­cie­dad. Con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción de nues­tro cen­te­na­rio, por ejem­plo, he­mos sa­ca­do el cen­tro a la ca­lle, ofreciendo ta­lle­res y jornadas de puer­tas abier­tas en nues­tros bar­cos. Asi­mis­mo, he­mos pre­pa­ra­do y com­par­ti­do en la pla­ta­for­ma Youtu­be una se­rie de ví­deos que ex­pli­can las múltiples dis­ci­pli­nas en las que in­ves­ti­ga­mos, en­glo­ba­das en tres gran­des áreas: pes­que­rías, me­dio ma­rino y pro­tec­ción am­bien­tal y acui­cul­tu­ra. - La con­ta­mi­na­ción de los océa­nos co­mo con­se­cuen­cia de los re­si­duos plás­ti­cos que ge­ne­ra­mos los con­su­mi­do­res es un te­ma ha­bi­tual en los me­dios. ¿Cuál es la mag­ni­tud real del pro­ble­ma? -Con res­pec­to a los gran­des plás­ti­cos ya se sa­be des­de ha­ce años que su ver­ti­do al mar des­de to­dos los si­tios se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma por­que se acu­mu­lan en zo­nas que fun­cio­nan co­mo remolinos de co­rrien­tes y lle­gan a las pla­yas. ¿Cuál es el pro­ble­ma con res­pec­to a los microplásticos? És­tos tam­bién lle­gan al me­dio ma­rino a tra­vés de pro­duc­tos co­mo cre­mas ex­fo­lian­tes, pas­tas de dien­tes o pro­duc­tos de be­lle­za, por ejem­plo. Aho­ra sa­be­mos que los sis­te­mas de de­pu­ra­ción no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra tra­tar es­tos plás­ti­cos tan pe­que­ños. He­mos pu­bli­ca­do un es­tu­dio so­bre ni­ve­les de mi­cro­plás­ti­co pre­sen­tes en los es­tó­ma­gos –par­te que no es con­su­mi­da por el ser hu­mano– de dis­tin­tas es­pe­cies, y se de­tec­ta­ron, efec­ti­va­men­te, al­gu­nas fi­bras en su in­te­rior, pe­ro en can­ti­da­des no muy gran­des. Tam­bién es­ta­mos tra­ba­jan­do en el aná­li­sis de microplásticos de­po­si­ta­dos en los se­di­men­tos ma­ri­nos. Y ob­ser­va­mos que pue­den dar­se, ló­gi­ca­men­te, di­fe­ren­cias en­tre las zo­nas que se si­túan más pró­xi­mas a la cos­ta con res­pec­to de las que se en­cuen­tran más ale­ja­das de ella. Con­fío en que en el pla­zo de un año po­da­mos ofre­cer re­sul­ta­dos más con­clu­yen­tes. -¿Có­mo se pue­de ata­jar el pro­ble­ma de la con­ta­mi­na­ción por plás­ti­cos en los océa­nos? -Hay que con­cien­ciar so­bre la ne­ce­si­dad de cam­biar, por ejem­plo, al­gu­nos pro­ce­di­mien­tos en las in­dus­trias, pa­ra que és­tas no in­clu­yan el plás­ti­co pro­fu­sa­men­te en sus pro-

MICROPLÁSTICOS AHO­RA SA­BE­MOS QUE LOS SIS­TE­MAS DE DE­PU­RA­CIÓN NO ES­TA­BAN PRE­PA­RA­DOS

duc­tos. Des­de los me­dios tam­po­co se pue­de dar un men­sa­je alar­mis­ta di­cien­do que to­do el mar es­tá lleno de microplásticos y que se pue­de con­ver­tir en un gran ver­te­de­ro. Y no­so­tros mis­mos tam­bién de­be­ría­mos em­plear me­nos bol­sas y bo­te­llas de plás­ti­co en nues­tro día a día; aun­que nos ha­ya­mos acos­tum­bra­do a él por­que es ba­ra­to y tie­ne múltiples usos. -¿Es cier­to, tal y co­mo aler­tan des­de dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, co­mo la FAO, y no gu­ber­na­men­ta­les, co­mo Ocea­na, que la so­bre­pes­ca su­po­ne una gra­ve ame­na­za pa­ra mu­chas es­pe­cies? -Sí que es ver­dad que al­gu­nas es­pe­cies han su­fri­do las con­se­cuen­cias de es­ta prác­ti­ca y pue­den se­guir te­nien­do pro­ble­mas de­bi­do al ex­ce­so de cap­tu­ras que hu­bo en el pa­sa­do. Ade­más, es cier­to que hoy en día, aun­que se in­ten­tan con­tro­lar to­dos los as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la pes­ca sos­te­ni­ble y que se cum­plan los pa­rá­me­tros de le­ga­li­dad exi­gi­dos, re­sul­ta com­pli­ca­do con­se­guir­lo por com­ple­to. Pe­ro con­si­de­ro que en ma­te­ria de pes­ca se es­tá in­ten­tan­do pro­te­ger al má­xi­mo a to­dos los ni­ve­les tró­fi­cos y a to­das las pes­que­rías ob­je­to de es­tu­dio por par­te de los di­fe­ren­tes go­bier­nos en aguas na­cio­na­les, eu­ro­peas y de las or­ga­ni­za­cio­nes re­gio­na­les. -La acui­cul­tu­ra sur­gió co­mo una téc­ni­ca al ser­vi­cio de la con­ser­va­ción. -Y tam­bién pa­ra que pu­dié­ra­mos dis­po­ner de más al­ter­na­ti­vas al me­dio na­tu­ral: el pla­ne­ta al­ber­ga a mi­les de mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y ne­ce­si­ta­mos ase­gu­rar su su­fi­cien­te ali­men­ta­ción. El IEO de Vi­go, sin ir más le­jos, fue pio­ne­ro en el es­tu­dio bio­ló­gi­co del ro­da­ba­llo: se ce­rró su ci­clo y se trans­fi­rió a la so­cie­dad, a las in­dus­trias, pa­ra que pu­die­ran cul­ti­var­lo. El ro­da­ba­llo aho­ra es una de las es­pe­cies que po­de­mos ad­qui­rir sin pro­ble­mas en cual­quier mer­ca­do. Con es­ta la­bor pro­se­gui­mos, in­ten­tan­do ce­rrar los ci­clos bio­ló­gi­cos de más es­pe­cies que se pue­dan criar en cau­ti­vi­dad y sean, al mis­mo tiem­po, im­por­tan­tes pa­ra el con­su­mo de la po­bla­ción. -Mu­chos ciu­da­da­nos des­co­no­cen que un por­cen­ta­je al­to del pes­ca­do que con­su­men pro­ce­de de gran­jas. Sin em­bar­go, la acui­cul­tu­ra aún no go­za de una bue­na per­cep­ción so­cial. - La gen­te cuan­do com­pra sal­món pien­sa que es sal­va­je, cuan­do, en reali­dad, nos lle­ga de gran­jas de No­rue­ga. No pue­do ha­blar del pes­ca­do que pro­ce­de de otras zo­nas del mun­do, pe­ro la re­gu­la­ción en Eu­ro­pa es muy es­tric­ta: en to­das las ins­ta­la­cio­nes se si­guen unos pro­ce­di­mien­tos va­li­da­dos, con­fron­ta­dos y le­ga­les. Las lu­bi­nas de acui­cul­tu­ra, por ejem­plo, reúnen las mismas ga­ran­tías en cuan­to a se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y sa­ni­ta­ria que el pes­ca­do que se ob­tie­ne del me­dio na­tu­ral. Hay que cam­biar el chip. -Co­mo ex­per­ta en con­ta­mi­na­ción ma­ri­na, y es­pe­cial­men­te en lo que se re­fie­re a metales pe­sa­dos, ¿có­mo se ha re­cu­pe­ra­do la cos­ta ga­lle­ga tras el hun­di­mien­to del pe­tro­le­ro Pres­ti­ge ha­ce 15 años? -Se ha re­cu­pe­ra­do muy bien. Pue­de ha­ber con­ta­mi­na­ción en al­gu­na zo­na muy pun­tual de­bi­do a que ha­ya que­da­do en los se­di­men­tos al­gu­na pe­que­ña ca­pa de fuel por­que, al fi­nal, par­te de és­te aca­bó de­po­si­tán­do­se en el fon­do del mar. No obs­tan­te, he­mos ob­ser­va­do, a par­tir de los or­ga­nis­mos que em­plea­mos co­mo in­di­ca­do­res de con­ta­mi­na­ción, co­mo el me­ji­llón de ro­ca, que los ni­ve­les de hi­dro­car­bu­ros han des­cen­di­do a los lí­mi­tes que se re­gis­tra­ban an­tes del ver­ti­do del Pres­ti­ge. Y en lo que se re­fie­re a las di­fe­ren­tes pes­que­rías que en su mo­men­to pu­die­ron ver­se afec­ta­das tam­po­co hay ya nin­gún ti­po de pro­ble­ma. Es­pe­re­mos que un accidente de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas no ocu­rra de nue­vo por­que fue una si­tua­ción desas­tro­sa. Por suer­te, el mar tie­ne una for­ta­le­za in­creí­ble y la vi­da en el me­dio ma­rino vuel­ve a es­tar en las mismas con­di­cio­nes que an­tes del Pres­ti­ge, se­gún las re­des de vi­gi­lan­cia que te­nía­mos en­ton­ces en 2002 y que man­te­ne­mos.

ACUI­CUL­TU­RA PER­MI­TE QUE TEN­GA­MOS MÁS AL­TER­NA­TI­VAS AL ME­DIO NA­TU­RAL PA­RA ASE­GU­RAR LA ALI­MEN­TA­CIÓN

MI­GUEL MU­ÑIZ

Vic­to­ria Be­sa­da di­ri­ge el IEO de Vi­go des­de 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.