Cuen­ta atrás pa­ra pro­te­ger el océano an­tár­ti­co de la in­dus­tria pes­que­ra

La Co­mi­sión del Océano An­tár­ti­co de­ci­di­rá el pró­xi­mo mes de oc­tu­bre si crea en el mar de Wed­dell la ma­yor área ma­ri­na pro­te­gi­da del pla­ne­ta

ABC - Natural - - Portada - POR A. ACOS­TA

El pró­xi­mo oc­tu­bre la Co­mi­sión del Océano An­tár­ti­co se re­uni­rá pa­ra de­ci­dir la crea­ción de un san­tua­rio en las aguas del mar de Wed­dell que, de sa­lir ade­lan­te, se­ría el área ma­ri­na pro­te­gi­da más gran­de del pla­ne­ta. La ini­cia­ti­va, que ha par­ti­do de Ale­ma­nia y cuen­ta con el apo­yo de la Unión Eu­ro­pea, pro­po­ne aco­tar un área de 1,8 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos (tres ve­ces el ta­ma­ño de Es­pa­ña) pa­ra pro­te­ger es­tas aguas y la vi­da que al­ber­gan y de­jar a los bar­cos pes­que­ros in­dus­tria­les fue­ra de es­te frá­gil en­torno.

Y es que en es­te mo­men­to «la ma­yor ame­na­za, ade­más del cam­bio cli­má­ti­co, es la in­dus­tria pes­que­ra, con sus bu­ques ex­trac­ti­vos que es­tán lle­gan­do pa­ra lle­var­se el kril, que uti­li­zan pa­ra ela­bo­rar ha­ri­nas de pes­ca­do y tam­bién pa­ra con­se­guir un ti­po de Ome­ga 3 con el que ela­bo­rar su­ple­men­tos ali­men­ti­cios y vi­ta­mi­nas», di­ce Pi­lar Mar­cos, res­pon­sa­ble de la cam­pa­ña San­tua­rio del océano An­tár­ti­co de Green­pea­ce.

Aun­que muy pe­que­ño (del ta­ma­ño de un de­do me­ñi­que), el kril es esen­cial pa­ra la vi­da en la Antártida. De he­cho, ase­gu­ra la su­per­vi­ven­cia de los ani­ma­les más gran­des del pla­ne­ta, las ba­lle­nas azu­les, jun­to con la ma­yo­ría de la fau­na de la Antártida, que se ali­men­tan de es­ta cria­tu­ra ro­sa­da que es ca­paz de for­mar ban­cos de ki­ló­me­tros de ex­ten­sión que pue­den ser vis­tos in­clu­so des­de el es­pa­cio.

Mar­cos ex­pli­ca que ac­tual­men­te no hay ex­plo­ta­ción di­rec­ta so­bre la zo­na que se quie­re pro­te­ger, pe­ro sí hay paí­ses, co­mo Chi­na o Co­rea del Sur, que ya es­tán fae­nan­do en is­lo­tes al nor­te de la zo­na de re­ser­va propuesta. Se tra­ta de apli­car el prin­ci­pio de pre­cau­ción, más aho­ra en que Na­cio­nes Uni­das aca­ba de adop­tar una re­so­lu­ción por la que se acuer­da abrir ne­go­cia­cio­nes for­ma­les con vis­tas a adop­tar una nue­va con­ven­ción so­bre el océano.

Es­tas ne­go­cia­cio­nes co­men­za­rán en sep­tiem­bre con la in­ten­ción de adop­tar un nue­vo tra­ta­do in­ter­na­cio­nal pa­ra pro­te­ger la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca en zo­nas que se en­cuen­tran fue­ra de la ju­ris­dic­ción na­cio­nal, lo que se co­no­ce co­mo la al­ta mar, que re­pre­sen­ta dos ter­ce­ras par­tes del océano y ca­si la mi­tad del pla­ne­ta. «El gran re­to es la au­sen­cia de go­ber­nan­za en aguas in­ter­na­cio­na­les, por­que más allá de las 200 mi­llas náu­ti­cas de la cos­ta si­gue sien­do tie­rra de na­die. Por eso que­re­mos uti­li­zar el mar de Wed­dell co­mo ca­so de es­tu­dio que sir­va pa­ra de­mos­trar que sí es po­si­ble la pro­tec­ción del me­dio marino y la go­ber­nan­za en aguas in­ter­na­cio­na­les crean­do los or­ga­nis­mos y me­ca­nis­mos ade­cua­dos», insiste la res­pon­sa­ble de Green­pea­ce.

Has­ta el mo­men­to y se­gún los da­tos del Pro­gra­ma de Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Me­dio Am­bien­te (Pnu­ma), so­lo el 6,97% de los océa­nos es­tán pro­te­gi­dos, aun­que de ellos so­lo el 2,25% tie­nen pro­tec­ción real con ac­ti­vi­da­des re­gu­la­das. «Po­de­mos de­cir que el res­to son re­ser­vas de pa­pel», in­ci­de Mar­cos. Con la pro­tec­ción del mar de Wed­dell se lle­ga­ría al 7,47% de la su­per­fi­cie oceá­ni­ca pro­te­gi­da, le­jos aún del ob­je­ti­vo del 30% en 2030 re­co­gi­das en las me­tas de Hai­chi del Con­ve­nio de Di­ver­si­dad Bio­ló­gi­ca.

La ma­yor re­ser­va ma­ri­na has­ta aho­ra es­tá tam­bién en aguas an­tár­ti­cas, la del mar de Ross, con 1,5 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos, pe­ro lo cier­to es que la pes­ca del kril se es­tá de­sa­rro­llan­do al nor­te del mar de Wed­dell. Por eso, Green­pea­ce aca­ba de po­ner en mar­cha una ex­pe­di­ción pio­ne­ra – com­pues­ta por un equi­po cien­tí­fi­co, pi­lo­tos de sub­ma­ri­nos y ex­per­tos en ma­nio­bras

en hielo que via­jan a bor­do del Ar­ctic Sun­ri­se– pa­ra ex­plo­rar por pri­me­ra vez el le­cho del mar de Wed­dell y re­unir evi­den­cias de que en esa zo­na hay vi­da ma­ri­na muy vul­ne­ra­ble que en una u otra me­di­da de­pen­de del kril.

Fo­cas y pin­güi­nos

«Las es­ti­ma­cio­nes so­bre la po­bla­ción de kril son muy in­cier­tas, va­rían en­tre 100 y 500 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Al­gu­nos cien­tí­fi­cos ar­gu­men­tan una caí­da del 80% en su po­bla­ción, pe­ro se sa­be muy po­co de es­ta pes­que­ría. Sí sa­be­mos que es­tá te­nien­do lu­gar en áreas muy es­pe­cí­fi­cas, las is­las Geor­gias del Sur, las is­las Or­ca­das del Sur y la Pe­nín­su­la an­tár­ti­ca, que es el bra­zo ex­terno del mar de Wed­dell. Es­pe­cial­men­te en la Pe­nín­su­la an­tár­ti­ca las áreas de pes­ca se es­tán so­la­pan­do con las zo­nas de ali­men­ta­ción de fo­cas y pin­güi­nos», de­nun­cia Mar­cos.

Con es­ta ex­pe­di­ción de tres me­ses que co­men­zó el pa­sa­do 23 de enero en Pun­ta Are­nas (Chi­le), y en la que du­ran­te ocho días par­ti­ci­pa­ron los ac­to­res Car­los y Ja­vier Bar­dem, se quie­re lla­mar la aten­ción in­ter­na­cio­nal an­te la cru­cial vo­ta­ción del pró­xi­mo mes de oc­tu­bre. De los 24 paí­ses (en­tre ellos Es­pa­ña) que tie­nen de­re­cho de voto en la Co­mi­sión del Océano An­tár­ti­co hay tres pos­tu­ras di­fe­ren­cia­das, ex­pli­ca Mar­cos. « Los que por ADN se opo­nen a cual­quier in­ten­to de con­ser­va­ción, co­mo Es­ta­dos Uni­dos con la ac­tual Ad­mi­nis­tra­ción Trump, y los que tie­nen in­tere­ses ba­lle­ne­ros en la zo­na, co­mo Ja­pón; los que ya es­tán pes­can­do kril en zo­nas cer­ca­nas, co­mo Chi­na, Co­rea del Sur y No­rue­ga, y los paí­ses más con­ser­va­cio­nis­tas ali­nea­dos con las te­sis de la UE. Ve­re­mos si son ca­pa­ces de al­can­zar un acuer­do», con­clu­yen des­de Green­pea­ce.

EL TAN CODICIADO KRIL ES ESEN­CIAL PA­RA LA VI­DA EN LA ANTÁRTIDA

Ice­berg en las aguas del océano An­tár­ti­co

Pin­güino bar­bi­jo

FOTOS: GREEN­PEA­CE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.