Es­pa­ña li­de­ra un pro­yec­to de prác­ti­cas agro­fo­res­ta­les Nue­ve paí­ses de la UE par­ti­ci­pan en es­te plan que in­te­gra de ma­ne­ra sos­te­ni­ble cul­ti­vos, bos­que y ga­na­de­ría

ABC - Natural - - Econoticias - POR JA­VIER NATES

El cam­bio cli­má­ti­co y la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te es­tá ha­cien­do que se em­pie­ce a cam­biar el con­cep­to tra­di­cio­nal de agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, en el que es per­fec­ta­men­te com­pa­ti­ble que am­bos ma­ne­jos va­yan de la mano. Es­te es el ca­so de la agro­sil­vi­cul­tu­ra, co­mún­men­te co­no­ci­da co­mo agro­fo­res­te­ría. La fi­lo­so­fía de es­te sis­te­ma in­te­gra­do es in­tro­du­cir árboles o ar­bus­tos en cul­ti­vo o pro­duc­ción ani­mal pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios, tan­to eco­nó­mi­cos co­mo me­dioam­bien­ta­les.

Se tra­ta de la pri­me­ra vez que nues­tro país li­de­ra un pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio so­bre agro­fo­res­te­ría, coor­di­na­do por la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la. Es­te plan Afi­net (Re­des de In­no­va­ción Agro­fo­res­tal) ten­drá un ho­ri­zon­te de tres años y con­ta­rá con una fi­nan­cia­ción de dos mi­llo­nes de eu­ros. En él par­ti­ci­pan nue­ve paí­ses de la UE, en­tre los que se en­cuen­tran Es­pa­ña, Reino Uni­do, Bél­gi­ca, Por­tu­gal, Po­lo­nia, Hun­gría, Ita­lia, Fran­cia y Fin­lan­dia, y en la que par­ti­ci- pan tre­ce ins­ti­tu­cio­nes de di­chos paí­ses.

La coor­di­na­ción de to­do el pro­yec­to co­rre a car­go de la pro­fe­so­ra de In­ge­nie­ría Agrí­co­la y Fo­res­tal de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la, Ro­sa Mos­que­ra, que es ade­más pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Sis­te­mas Agro­fo­res­ta­les.

El mé­to­do de tra­ba­jo es es­ta­ble­cer las de­no­mi­na­das Re­des Re­gio­na­les de In­no­va­ción Agro­fo­res­tal (RAIN por sus si­glas en in­glés) en ca­da uno de los paí­ses que par­ti­ci­pan. Es­tas re­des de in­no­va­ción son gru­pos de tra­ba­jo en los que agri­cul­to­res, ga­na­de­ros, in­ves­ti­ga­do­res, ase­so­res y miem­bros de las dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes de ca­da país in­te­gran­te com­par­ten ex­pe­rien­cias y co­no­ci­mien­to en las reunio­nes pe­rió­di­cas que ten­drán –apro­xi­ma­da­men­te ca­da seis me­ses– mien­tras du­re el pro­yec­to. Las RAIN se adap­tan a las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da re­gión, ya que en mu­chos ca­sos se tra­ta de zo­nas com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes en cuan­to a geo­gra­fía y cli­ma. Fi­nal­men­te, to­do el tra­ba­jo ob­te­ni­do se di­fun­di­rá a paí­ses y re­gio­nes eu­ro­peas gra­cias a la red de so­cios de Afi­net.

Fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co

Las ven­ta­jas que es­tas prác­ti­cas desa­rro­llan son in­ne­ga­bles. Des­de el pun­to de vis­ta me­dioam­bien­tal, ayu­dan a fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co, ya que im­pi­den la ero­sión del sue­lo, per­mi­ten el secuestro de car­bono y son más res­pe­tuo­sas con el me­dio am­bien­te al re­du­cir el uso de fi­to­sa­ni­ta­rios. La com­bi­na­ción de cul­ti­vos ara­bles con ve­ge­ta­ción Las re­ses en li­ber­tad ayu­dan a pre­ve­nir in­cen­dios, ya que re­du­cen la bio­ma­sa le­ño­sa «re­du­ce la ne­ce­si­dad de pes­ti­ci­das y her­bi­ci­das, in­clui­dos los de­sin­fec­tan­tes, fun­gi­ci­das e in­sec­ti­ci­das», ase­gu­ra la pro­fe­so­ra Mos­que­ra, de­bi­do a que es­tos árboles o ar­bus­tos «se con­vier­ten en un microhábitat en el que or­ga­nis­mos pre­da­do­res de las pla­gas y en­fer­me­da­des pue­den es­ta­ble­cer­se y, por tan­to, ata­car­las de for­ma na­tu­ral».

La pre­sen­cia de árboles en zo­nas de cul­ti­vo abiertas –aña­de– fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de es­pe­cies in­sec­tí­vo­ras, co­mo los mur­cié­la­gos. El es­ta­ble­ci­mien­to de plan­tas le­ño­sas en zo­nas agrí­co­las ape­nas re­du­ce la pro­duc­ción y au­men­ta su ca­li­dad, al no pre­ci­sar­se bio­ci­das, in­di­ca Mos­que­ra.

El au­men­to de re­ses en los mon­tes sir­ve pa­ra pre­ve­nir in­cen­dios, ya que los ani­ma­les re­du­cen la bio­ma­sa al ali­men­tar­se de ella, man­te­nien­do así lim­pio el te­rreno. Prác­ti­ca­men­te, cual­quier ti­po de ga­na­do es com­pa­ti­ble con la agro­sil­vi­cul­tu­ra. Al­gu­nas es­pe­cies y ra­zas de ani­ma­les son más com­pa­ti­bles con el ar­bo­la­do que otras, co­mo ocu­rre con las ove­jas fren­te a las ca­bras.

LOS ÁRBOLES FAVORECEN UN MICROHÁBITAT PA­RA ES­PE­CIES PREDADORAS DE PLA­GAS AGRÍ­CO­LAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.