El Due­ro, una «ex­cep­cio­nal se­quía» que aún per­vi­ve

Los em­bal­ses de la cuen­ca que do­mi­na bue­na par­te de Castilla y León han con­se­gui­do re­cu­pe­rar­se, pe­ro aún si­guen en ni­ve­les in­fe­rio­res a lo nor­mal

ABC - Natural - - Natural - POR ISABEL JI­MENO

CUEN­CA DE­FI­CI­TA­RIA SIN CA­PA­CI­DAD DE AL­MA­CE­NAR EN AÑOS BUE­NOS

Las pre­ci­pi­ta­cio­nes caí­das du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas, tan­to en for­ma de llu­via co­mo de nie­ve, es­tán ayu­dan­do a ci­ca­tri­zar las he­ri­das de­ja­das por la per­ti­naz se­quía en Castilla y León. Pe­ro la fal­ta de agua que arras­tra la cuen­ca del Due­ro ha­ce que las profundas ci­ca­tri­ces tra­za­das en tie­rras y em­bal­ses por una des­hi­dra­ta­ción no vista en años aún per­sis­tan y no ha­yan sa­na­do. De he­cho, el pa­sa­do ve­rano, vis­to que la pro­lon­ga­da si­tua­ción de tie­rra cuar­tea­da y ári­da do­mi­na­ba un pai­sa­je que só­lo en las úl­ti­mas se­ma­nas ha lo­gra­do re­cu­pe­rar cier­to ver­dor, el Go­bierno de­cla­ra­ba por pri­me­ra vez la si­tua­ción de «ex­traor­di­na­ria se­quía» en el Due­ro. Y aún si­gue vi­gen­te.

Cier­to es que los em­bal­ses pre­sen­tan aho­ra una si­tua­ción me­jor que a prin­ci­pios de di­ciem­bre, cuan­do con prác­ti­ca­men­te con­su­mi­da una de las es­ta­cio­nes que te­nía que ser ri­ca en agua mar­ca­ron el mí­ni­mo de re­ser­vas: un exi­guo 17,8 por cien­to su­ma­ban los 18 que ges­tio­na la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca del Due­ro (CHD). En es­te tiem­po han ido ga­nan­do lí­qui­do en sus va­sos. De me­dia, ya su­pe­ran el 59% – 41,4 pun­tos más, 1.192 hec­tó­me­tros cú­bi­cos, el tri­ple que en­ton­ces, de agua al­ma­ce­na­da–. Un panorama más alen­ta­dor, pe­ro aún así le­jos del que de­be­rían pre­sen­tar. Es­tán once pun­tos por de­ba­jo de la me­dia del úl­ti­mo de­ce­nio.

En una co­mu­ni­dad tan am­plia y di­ver­sa, con más de 94.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ex­ten­sión que va des­de las cum­bres a la lla­nu­ra, la si­tua­ción es di­fe­ren­te y la re­cu­pe­ra­ción no avan­za por igual. Así, mien­tras hay em­bal­ses que es­tán al to­pe, otros aún preo­cu­pan, co­mo el palentino de Agui­lar, con tan só­lo 77,7 hec­tó­me­tros cú­bi­cos de los 247 que ca­ben. Me­jor as­pec­to pre­sen­tan al­gu­nos que lle­ga­ron ca­si a con­su­mir su lí­qui­do por com­ple­to: el leo­nés de Ba­rrios de Lu­na que­dó re­du­ci­do a un hi­li­llo de agua al men­guar has­ta el 4% de su ca­pa­ci­dad. Las exi­guas pre­ci­pi­ta­cio­nes lle­va­ron al se­co panorama de los em­bal- ses de la Es­pa­ña tra­di­cio­nal­men­te más ver­de, pe­ro tam­bién el he­cho de que la del Due­ro sea de por sí una cuen­ca de­fi­ci­ta­ria en al­ma­ce­na­mien­to. Sin gran­des em­bal­ses –el ma­yor es el de Ria­ño, con 651 hec­tó­me­tros cú­bi­cos de ca­pa­ci­dad– no cuen­ta con po­si­bi­li­dad de re­ser­vas plu­ri­anua­les que per­mi­tan guar­dar re­ser­vas en años de bo­nan­za hí­dri­ca.

Im­pac­to en la eco­no­mía

Las úl­ti­mas llu­vias sí ga­ran­ti­zan re­cur­sos hí­dri­cos pa­ra el abastecimiento hu­mano des­pués de unos me­ses en los que se lle­gó a te­mer por te­ner que adop­tar res­tric­cio­nes y va­rios ayun­ta­mien­tos se apli­ca­ron en me­di­das pa­ra con­te­ner el con­su­mo, so­bre to­do en rie­gos y lim­pie­za de ca­lles. Pe­ro to­da­vía no es su­fi­cien­te pa­ra una cam­pa­ña de rie­go nor­mal. Co­mo tam­po­co lo fue la pa­sa­da, con con­ce­sio­nes muy me­di­das que en al­gu­nos ca­sos no per­mi­tie­ron lle­var a tér­mino los cul­ti­vos y agricultores que se vie­ron en la ne­ce­si­dad de ele­gir qué tie­rras re­gar y cuá­les de­jar mo­rir de sed. Só­lo en el ce­real, una tie­rra pro­duc­to­ra por ex­ce­len­cia de tri­go y ce­ba­da co­mo Castilla y León vio caer la co­se­cha un 59 por cien­to res­pec­to al año an­te­rior: de las 6,3 mi­llo­nes de to­ne­la­das del ge­ne­ro­so 2016 a las 2,6 mi­llo­nes del rá­cano 2017. Por el ca­mino, unas pér­di­das de 550 mi­llo­nes de eu­ros. Tam­bién la ga­na­de­ría ha su­fri­do la es­ca­sez de pas­tos. Y en un te­rri­to­rio «re­fe­ren­cia» pa­ra la mi­co­lo­gía, la tem­po­ra­da oto­ñal ce­rró ca­si a ce­ro, con el con­si­guien­te ne­ga­ti­vo im­pac­to en la eco­no­mía. Y en la ca­za, tam­bién la fal­ta de agua ha mer­ma­do el nú­me­ro de ejem­pla­res, so­bre to­do de per­diz. Los pro­pios ca­za­do­res lla­ma­ron a no dis­pa­rar pa­ra pre­ser­var la es­pe­cie.

FRAN JI­MÉ­NEZ

Un agri­cul­tor de Fuen­te el Sol (Va­lla­do­lid) mues­tra un cam­po de ce­real «que­ma­do» por la fal­ta de agua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.