Castilla-La Mancha pa­ga la fac­tu­ra del tras­va­se y la se­quía

Des­de que em­pe­zó a fun­cio­nar la trans­fe­ren­cia ha­ce ca­si 40 años la po­bla­ción y la ren­ta de los pue­blos de la ca­be­ce­ra ha caí­do en torno al 20%

ABC - Natural - - Natural - POR J. A. PÉ­REZ

Así es­ta­ba el em­bal­se de Buen­día, en la ca­be­ce­ra del Ta­jo, el pa­sa­do mes de no­viem­bre ada No­che­vie­ja los ve­ci­nos de El Ro­ble­do (Ciu­dad Real) tie­nen la cos­tum­bre de ba­ñar­se en el río Bu­lla­que. Pe­ro es­te año, la fal­ta de agua im­pi­dió cum­plir con la tra­di­ción y los ve­ci­nos tu­vie­ron que con­for­mar­se con mo­jar­se con cu­bos. Se­gu­ra­men­te es­ta anéc­do­ta sim­bo­li­ce me­jor que na­da la se­quía que ha gol­pea­do con fuer­za y que no es­con­de la si­tua­ción en que se en­cuen­tra el cam­po man­che­go. El año pa­sa­do fue «dra­má­ti­co», de­nun­cia la Unión de Pe­que­ños Agricultores ( UPA), que ci­fra las pér­di­das en el cam­po de­ri­va­das de la se­quía en 600 mi­llo­nes de eu­ros. Los sec­to­res más per­ju­di­ca­dos han si­do los del ovino de le­che y los api­cul­to­res, es­tos úl­ti­mos con un des­cen­so en su pro­duc­ción del 60 por cien­to.

Y en los dos pri­me­ros me­ses de es­te 2018 la si­tua­ción ha se­gui­do igual. La fal­ta de llu­vias pro­vo­có que a fi­na­les de fe­bre­ro la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca del Ta­jo pi­die­ra al

CGo­bierno de Ra­joy la de­cla­ra­ción de se­quía en la cuen­ca de es­te río. Es­to su­pon­drá la adop­ción de me­di­das ex­cep­cio­na­les, aun­que la tra­mi­ta­ción ad­mi­nis­tra­ti­va im­pe­di­rá que la de­cla­ra­ción sea efec­ti­va has­ta den­tro de un mes, co­mo po­co.

Sea co­mo fue­re, la reali­dad es que en el mo­men­to de cla­mar au­xi­lio al Go­bierno, la Con­fe­de­ra­ción cons­ta­tó que los em­bal­ses de la re­gión acu­mu­la­ban 4.143 hec­tó­me­tros cú­bi­cos. Un volumen no­ta­ble­men­te in­fe­rior al del año an­te­rior (6.393 hec­tó­me­tros cú­bi­cos) y al de la me­dia de la dé­ca­da (6.500 hec­tó­me­tros cú­bi­cos).

El agua caí­da en las dos úl­ti­mas se­ma­nas ha cam­bia­do la reali­dad. Al me­nos esa es la lec­tu­ra a ni­vel na­cio­nal, don­de los em­bal­ses se en­cuen­tran aho­ra en el 53,7 por cien­to. Sin em­bar­go, en Castilla-La Mancha ape­nas se han no­ta­do las llu­vias, más allá de al­gu­na anéc­do­ta co­mo la del río Amar­gui­llo que ha vuel­to a lu­cir cau­ce a su pa­so por Con­sue­gra (To­le­do).

En la ca­be­ce­ra del Ta­jo, los em­bal­ses de En­tre­pe­ñas y Buen­día, a ca­ba­llo en­tre las pro­vin­cias de Cuen­ca y Guadalajara, se en­con­tra­ban por de­ba­jo del diez por cien­to de su ca­pa­ci­dad an­tes de las llu­vias, mien­tras que los úl­ti­mos da­tos si­túan su lle­na­do en el 12,5 por cien­to con 309,347 hec­tó­me­tros cú­bi­cos. Ha­ce unas se­ma­nas, ade­más, el gru­po de In­ves­ti­ga­ción del Ta­jo de la Uni­ver­si­dad de Castilla-La Mancha, pu­bli­có un es­tu­dio so­bre los efec­tos que ha te­ni­do el tras­va­se Ta­jo-Se­gu­ra en los pue­blos de la ca­be­ce­ra.

Y sus con­clu­sio­nes son de­vas­ta­do­ras. El tras­va­se ha te­ni­do efec­tos «desas­tro­sos» en la zo­na, asegura el in­for­me uni­ver­si­ta­rio. Al­gu­nos da­tos. En los úl­ti­mos ca­si 40 años (des­de que co­men­zó el tras­va­se), la po­bla­ción ha caí­do un 21 por cien­to en los mu­ni­ci­pios ri­be­re­ños, mien­tras que so­lo lo ha he­cho un nue­ve por cien­to en otros en­tor­nos ru­ra­les de Cuen­ca y Guadalajara. En cuan­to a la ren­ta, és­ta es un 20 por cien­to me­nor en los mu­ni­ci­pios ri­be­re­ños.

Al ser Castilla-La Mancha una de las re­gio­nes más ex­ten­sas, la reali­dad va­ría de­pen­dien­do del te­rri­to­rio. Aun así, hay dos co­sas cla­ras. Una es que es que es una tie­rra de­di­ca­da por abru­ma­do­ra ma­yo­ría al se­cano: so­lo el 13 por cien­to que­da pa­ra el re­ga­dío. La se­gun­da es que tam­bién hay pro­ble­mas en otras zo­nas, co­mo La Mancha Oc­ci­den­tal, la ma­yor ma­sa de aguas sub­te­rrá­neas de Eu­ro­pa, con 3.250 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, 9.000 po­zos y 24 pue­blos im­pli­ca­dos. Pe­se a ello, la pre­si­den­ta de la Ma­sa Mancha Oc­ci­den­tal Dos, Ara­ce­li Ol­me­do, de­nun­cia que no se pue­den cul­ti­var ce­rea­les y que se tie­nen que con­for­mar con los le­ño­sos.

REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.