El 30% del agua que se be­be en el su­res­te ya es desala­da

La se­quía que Ali­can­te y Mur­cia arras­tran des­de ha­ce cua­tro años es la más lar­ga en cua­tro dé­ca­das y po­ne en ja­que a la lla­ma­da «huer­ta» de Eu­ro­pa

ABC - Natural - - Natural - POR J. L. FER­NÁN­DEZ

El em­bal­se de la Pe­dre­ra, en Ali­can­te, ba­jo mí­ni­mos ue­na par­te de los ali­can­ti­nos y mur­cia­nos be­ben ya un 30% de agua desala­da cuan­do abren sus gri­fos, a fal­ta de tras­va­ses del Ta­jo al Se­gu­ra, ya que la se­quía ha de­ja­do los dos pan­ta­nos de los que se nu­tre es­te acue­duc­to por de­ba­jo del cau­dal mí­ni­mo pac­ta­do en 2013 por cua­tro au­to­no­mías y el Go­bierno cen­tral: 420 hec­tó­me­tros cú­bi­cos de re­ser­va.

El su­mi­nis­tro en los ho­ga­res es­tá ga­ran­ti­za­do, ase­gu­ran tan­to des­de la Man­co­mu­ni­dad de Ca­na­les del Tai­bi­lla, que des­de Car­ta­ge­na abas­te­ce a cer­ca de tres mi­llo­nes de per­so­nas en ca­si un cen­te­nar de mu­ni­ci­pios en te­rri­to­rio mur­ciano y ali­can­tino, co­mo des­de la com­pa­ñía Aguas de Ali­can­te y el gru­po Hi­dra­qua. A pe­sar de que la se­quía arras­tra­da du­ran­te cua­tro años se ha con­ver­ti­do en la más lar­ga de las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das –hu­bo una más ex­tre­ma en 1995, pe­ro du­ró so­lo seis me­ses– y de que se ha lan­za­do una con­sig­na ur­gen­te a los ayun-

Bta­mien­tos pa­ra que im­plan­ten me­di­das de aho­rro de agua, pron­to po­dría re­cu­rrir­se to­da­vía más a la desala­ción, am­plian­do la pro­duc­ción en To­rre­vie­ja (la planta más gran­de de Eu­ro­pa, pe­ro que re­quie­re de una pro­me­ti­da y cos­to­sa lí­nea eléc­tri­ca), Val­de­len­tis­co, Águilas y otras en la pro­vin­cia de Ali­can­te. In­clu­so se ha pues­to so­bre la me­sa el proyecto de cons­truir al­gu­na más.

No obs­tan­te, po­ner a fun­cio­nar a to­da má­qui­na es­te re­cur­so apa­ren­te­men­te ili­mi­ta­do tam­po­co pa­re­ce la pa­na­cea ab­so­lu­ta, por­que el pro­ce­so ge­ne­ra sal­mue­ras que aca­ban fil­trán­do­se en el te­rreno y ya han da­do al­gún sus­to en zo­nas de una ri­que­za na­tu­ral co­mo el Mar Me­nor. La es­ca­sez ha­ce que al re­gar se uti­li­ce agua desala­da que, aun­que siem­pre tie­ne que ir mez­cla­da con la no desala­da, tie­ne más pro­por­ción de sal.

En es­te en­torno pa­ra­di­sía­co con dos ma­res se­pa­ra­dos por la em­ble­má­ti­ca Man­ga, se pro­yec­tan hu­me­da­les ar­ti­fi­cia­les – uno de 180.000 me­tros cua­dra­dos– y ha­rían fal- ta con­duc­cio­nes e in­fra­es­truc­tu­ras de bom­beo de aguas sa­lo­bres. Des­de el año pa­sa­do se mi­de el gra­do de tur­bi­dez del agua de la que es la la­gu­na sa­la­da más gran­de de Eu­ro­pa, un pro­ble­ma de al­gas y su­cie­dad que se ha­bía dis­pa­ra­do el ve­rano an­te­rior y se lo­gró co­rre­gir. Aun­que no se de­bía ex­clu­si­va­men­te a la sal­mue­ra, sino a los ni­tra­tos pro­ce­den­tes de los fer­ti­li­zan­tes que se usan en la agri­cul­tu­ra y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, esa pro­por­ción ma­yor de sal en el agua de rie­go en el Cam­po de Car­ta­ge­na tam­bién ha­bía in­flui­do, se­gún la Aso­cia­ción de Na­tu­ra­lis­tas del Su­res­te (ANSE).

En el plano eco­nó­mi­co, los re­gan­tes de Ali­can­te, Mur­cia y Almería pro­ta­go­ni­za­ron el pa­sa­do 7 de mar­zo una ma­ni­fes­ta­ción en Ma­drid por­que han em­pe­za­do a re­nun­ciar a plan­tar co­se­chas an­te el som­brío panorama sin tras­va­ses del Ta­jo des­de ma­yo del año pa­sa­do y es­tá en ja­que la lla­ma­da por mu­chos «huer­ta de Eu­ro­pa». Más al nor­te, en la cuen­ca del Jú­car tam­bién se apli­can des­de ha­ce me­ses res­tric­cio­nes al rie­go, en es­te ca­so en Va­len­cia.

El pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Or­ga­ni­za­cio­nes de Re­gan­tes (Fe­na­co­re), An­drés del Cam­po, ilus­tra con un da­to la im­por­tan­cia de es­te sec­tor: ca­da hec­tá­rea de re­ga­dío en Es­pa­ña pro­du­ce co­mo seis hec­tá­reas de se­cano y con el 15% de la su­per­fi­cie agra­ria útil se ge­ne­ra más del 60% de los ali­men­tos. Por eso, con­si­de­ra «inad­mi­si­ble» op­tar por la otra op­ción de cul­ti­var sin rie­go, cuan­do ca­da año exis­te más de­man­da de fru­tas y hor­ta­li­zas.

La es­pe­ran­za pa­ra los afec­ta­dos es­tá en el Pac­to Na­cio­nal del Agua y el re­par­to de es­te re­cur­so.

EL SU­MI­NIS­TRO EN LOS HO­GA­RES NO PE­LI­GRA, PE­RO SÍ EL RE­GA­DÍO

JUAN CAR­LOS SO­LER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.