LA SE­QUÍA: LLUE­VE SO­BRE MO­JA­DO

ABC - Natural - - Natural -

reer que la se­quía ter­mi­na (so­lo) con la llu­via es tan te­me­ra­rio o in­ge­nuo co­mo creer que se ex­pli­ca (so­lo) por la fal­ta de pre­ci­pi­ta­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas. Am­bas ideas, que en reali­dad son una, for­man par­te del mis­mo equí­vo­co re­cu­rren­te. Ha­ce unos días, unos ami­gos me hi­cie­ron ver la con­tra­dic­ción apa­ren­te, cuan­do no la im­po­pu­la­ri­dad, al ha­blar de se­quía tras se­ma­nas de llu­via. En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, la se­quía si­gue es­tan­do aso­cia­da a la au­sen­cia de llu­via y la lle­ga­da de és­ta in­me­dia­ta­men­te nos con­du­ce a pen­sar que la es­ca­sez co­yun­tu­ral es par­te de la me­mo­ria in­me­dia­ta.

De­cía Ju­lio Lla­ma­za­res (1955-), en su no­ve­la La llu­via ama­ri­lla (1988): «El tiem­po es un río in­fi­ni­to, una sus­tan­cia ex­tra­ña que se ali­men­ta de sí mis­ma y nun­ca se con­su­me». Hay evi­den­cia his­tó­ri­ca de se­quías en Es­pa­ña des­de ha­ce siglos. La vi­da se re­pi­te. Pen­sa­mos que to­do cam­bia pe­ro, en reali­dad, al­gu­nos cam­bios no son tan evi­den­tes; re­pa­ra­mos en ello cuan­do pa­sa el tiem­po, co­mo le ocu­rrió a nues­tros pa­dres y le ocu­rri­rá a nues­tros hi­jos. Ni si­quie­ra los cam­bios cli­má­ti­cos son en sí una no­ve­dad; sí lo es, des­de lue­go, des­de ha­ce dé­ca­das, su rit­mo sin precedentes, pre­ci­sa­men­te el que con­du­jo a pen­sar que la es­pe­cie hu­ma­na te­nía una res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta en el mis­mo.

En bue­na par­te de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y los ar­chi­pié­la­gos nun­ca ha llo­vi­do de­ma­sia­do. Cuan­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­for­man so­bre la se­quía, a par­tir de un des­cen­so sig­ni­fi­ca­ti­vo de las pre­ci­pi­ta­cio­nes, cuen­tan al lec­tor algo que és­te, en reali­dad, ya sa­be aun­que a ve­ces lo per­ci­ba con re­tra­so, en­tre otras co­sas por­que el abastecimiento de po­bla­cio­nes es el uso más prio­ri­ta­rio de acuer­do a la vi­gen­te Ley de Aguas. Esa su­pre­ma­cía del con­su­mo hu­mano tie­ne mu­cho sen­ti­do pe­ro, co­mo en los ni­ños, la hi­per­pro­tec­ción tam­bién con­du­ce a la pér­di­da de au­to­no­mía. La fal­ta de con­cien­cia so­bre la es­ca­sez de agua li­mi­ta nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra reac­cio­nar, de uno u otro mo­do.

En las cuen­cas del Se­gu­ra y el Jú­car la se­quía ac­tual co­men­zó en 2013 (y fue de­cla­ra­da vía de­cre­to en 2015). 2017 in­ten­si­fi­có el desafío: fue, de he­cho, se­gún Ae­met, el año más cá­li­do y el se­gun­do año más se­co des­de el co­mien­zo de los re­gis­tros, en 1965. Des­de en­ton­ces y, es­pe­cial­men­te, en las úl­ti­mas se­ma­nas, se ha ins­ta­la­do en la con­cien­cia colectiva la per­cep­ción de que llue­ve bas­tan­te. Sin em­bar­go, el va­lor pro­me­dio na­cio­nal de las pre­ci­pi­ta­cio­nes acu­mu­la­das des­de el pa­sa­do 1 de oc­tu­bre de 2017 (el co­mien­zo del año hi­dro­ló­gi­co), has­ta el 13 de mar­zo de 2018, fue un 2% me­nor que el va­lor nor­mal co­rres­pon­dien­te a ese pe­rio­do, si­tuán­do­se por en­ci­ma del 75% en bue­na par­te del es­te y el su­res­te pe­nin­su­lar así co­mo en las is­las ca­na­rias oc­ci­den­ta­les y el sur de Gran Ca­na­ria y Fuer­te­ven­tu­ra.

En to­do ca­so, si tu­vié­se­mos pre­ci­pi­ta­cio­nes in­ten­sas en la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra,

CCas­ca­da en Or­ba­ne­ja del Castillo (Bur­gos) in­clu­so si no fue­sen mon­zó­ni­cas (más de 1.000 mm al mes, du­ran­te dos o más me­ses), acu­mu­la­bles a los 73 mm en pro­me­dio en Es­pa­ña en el re­cien­te y muy hú­me­do fe­bre­ro, en el me­jor de los ca­sos lle­ga­ría­mos a los va­lo­res nor­ma­les de las úl­ti­mas dé­ca­das o in­clu­so po­dría­mos su­pe­rar­los y la re­ser­va hi­dráu­li­ca (el agua embalsada) se re­cu­pe­ra­ría de mo­do re­le­van­te. Sin em­bar­go, la es­ca­sez es­truc­tu­ral que afec­ta a una par­te muy im­por­tan­te del te­rri­to­rio na­cio­nal só­lo se mi­ti­ga­ría le­ve­men­te.

Esa es­ca­sez es­truc­tu­ral, la ne­ce­si­dad de ga­ran­ti­zar la seguridad hí­dri­ca a me­dio y lar­go pla­zo mien­tras nos adap­ta­mos al cam­bio cli­má­ti­co, es el desafío real. Eso no so­lo se re­suel­ve con llu­via, sino fun­da­men­tal­men­te con in­ter­ven­cio­nes que, por un la­do, per­mi­tan di­ver­si­fi­car nues­tra ofer­ta de fuen­tes de agua y, por otro, au­men­tar la efi­cien­cia en el uso de agua.

Sin em­bar­go, te­ne­mos po­de­ro­sos in­cen­ti­vos pa­ra to­mar pé­si­mas de­ci­sio­nes. La agri­cul­tu­ra, ga­na­de­ría, sil­vi­cul­tu­ra y pes­ca, que en 1970 re­pre­sen­ta­ban el 11% del PIB es­pa­ñol, hoy no son más que el 2,3% del mis­mo a ni­vel na­cio­nal. Sin em­bar­go, la agri­cul­tu­ra, con cla­ras ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas en el con­tex­to eu­ro­peo, con­su­me ca­si el 70% de los re­cur­sos de agua que se ex­traen ca­da año.

El tu­ris­mo, que hoy re­pre­sen­ta un 11,5% del PIB, só­lo era un 3% en 1960, cuan­do el país re­ci­bía algo más de cua­tro mi­llo­nes de tu­ris­tas (en 2017 fue­ron ca­si 82 mi­llo­nes, 20 ve­ces más). Los tu­ris­tas, por ejem­plo, jun­to a la po­bla­ción re­si­den­te, ge­ne­ran aguas re­si­dua­les ri­cas en nu­trien­tes or­gá­ni­cos y con­ta­mi­nan­tes, da­ñan­do la ca­li­dad del del­ta del Ebro, las al­bu­fe­ras de Ma­llor­ca o Va­len­cia, el Mar Me­nor, otras la­gu­nas cos­te­ras, el me­dio ma­rino pró­xi­mo a las is­las, etc.

En mu­chas re­gio­nes, los in­cen­ti­vos lo­ca­les y las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas de­ri­van en au­men­tos de la de­man­da de agua que no se pue­den sa­tis­fa­cer con los re­cur­sos re­no­va­bles dis­po­ni­bles. Es­pa­ña es una po­ten­cia mun­dial en re­uti­li­za­ción de aguas re­si­dua­les re­ge­ne­ra­das pe­ro to­da­vía re­ci­cla ape­nas el 11% de to­das las aguas re­si­dua­les tra­ta­das. Del mis­mo mo­do, es uno de los cin­co paí­ses con una ma­yor ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de desala­ción de agua de mar o sa­lo­bre, pe­ro sus desala­do­ras han mos­tra­do pro­ble­mas se­rios pa­ra en­con­trar de­man­da efec­ti­va, sien­do uti­li­za­das por de­ba­jo de la quin­ta par­te de su ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da en los úl­ti­mos años. En am­bos ca­sos, los in­cen­ti­vos es­tán mal de­fi­ni­dos.

La opor­tu­ni­dad es cla­ra: es po­si­ble re­pen­sar el mo­de­lo pro­duc­ti­vo, avan­zar en eco­no­mía cir­cu­lar, in­ver­tir en adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co, in­no­var a par­tir de una con­cep­ción in­ter­dis­ci­pli­nar del agua, di­se­ñar los in­cen­ti­vos ade­cua­dos, po­ner el agua en el cen­tro del de­ba­te (co­mo otros te­mas que tam­bién exi­gen mi­ra­das que tras­cien­dan el ci­clo po­lí­ti­co). Qui­zás de ese mo­do po­da­mos de­jar de mi­rar al cie­lo.

«HAY QUE DI­VER­SI­FI­CAR NUES­TRA OFER­TA DE FUEN­TES DE AGUA Y AU­MEN­TAR LA EFI­CIEN­CIA EN SU USO»

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.