Una pa­la­bra pa­ra com­ba­tir la ba­su­ra en la na­tu­ra­le­za

ABC - Natural - - Natural - POR A. ACOS­TA

n la era de las nue­vas tec­no­lo­gías, la co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les es muy di­fí­cil dar a co­no­cer algo que no ten­ga un tér­mino con­cre­to, una pa­la­bra que con su so­la men­ción sir­va pa­ra sa­ber de lo que se ha­bla. Es lo que ocu­rre con el aban­dono de re­si­duos en la na­tu­ra­le­za, un pro­ble­ma am­bien­tal que no pa­ra de cre­cer, pe­ro pa­ra el que no hay tér­mino en es­pa­ñol –has­ta aho­ra se usa­ba en in­glés, lit­te­ri­ng– que fa­ci­li­te la di­vul­ga­ción de es­ta pro­ble­má­ti­ca a la so­cie­dad. Por eso, des­de Li­be­ra, la ini­cia­ti­va de SEO/Bir­dLi­fe en alian­za con Ecoem­bes pa­ra liberar a la na­tu­ra­le­za de ba­su­ra, se ha pro­pues­to una pa­la­bra al­ter­na­ti­va: ba­su­ra­le­za.

Un tér­mino del que des­de Li­be­ra es­pe­ran se ge­ne­ra­li­ce su uso pa­ra que pue­da que­dar re­co­gi­do en el Dic­cio­na­rio de la Len­gua Es­pa­ño­la. De mo­men­to, las acep­cio­nes de la de­fi­ni­ción pro­pues­ta de ba­su­ra­le­za son: re­si­duos ge­ne­ra­dos por el ser hu­mano y aban­do­na­dos en la na­tu­ra­le­za; con­jun­to de ele­men­tos ge­ne­ra­dos por el hom­bre que al­te­ran el equi­li­brio de los eco­sis­te­mas, y agen­te de cam­bio glo­bal que es­tá afec­tan­do a los es­pa­cios y es­pe­cies na­tu­ra­les.

«Se tra­ta de po­ner nom­bre y sa­car a re­lu­cir es­ta gra­ve ame­na­za que, de for­ma si­gi­lo­sa, es­tá al­te­ran­do los en­tor­nos na­tu­ra­les de to­do el pla­ne­ta», di­ce Fe­de­ri­co Gar­cía, res­pon­sa­ble del área So­cial de SEO/ Bir­dLi­fe, quien ex­pli­ca que ca­da vez exis­te un ma­yor con­sen­so en que la ba­su­ra en la na­tu­ra­le­za es un agen­te de cam­bio glo­bal, de la mis­ma for­ma que lo son las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

Y es que el im­pac­to de la ba­su­ra­le­za so­bre la vi­da sil­ves­tre, por ejem­plo, no pa­ra de cre­cer. En 1997, una ex­haus­ti­va re­vi­sión con­ta­bi­li­za­ba 247 es­pe­cies afec­ta­das por es­te pro­ble­ma. En 2016 un in­for­me tri­pli­có el da­to has­ta al­can­zar las 800 es­pe­cies.

Los efec­tos so­bre la vi­da sil­ves­tre son mu­chos y va­ria­dos. Des­de tor­tu­gas que mue­ren tras ha­ber­se en­gan­cha­do en una ani­lla de plás­ti­co por­ta­la­tas; aves ma­ri­nas, co­mo la ame­na­za­da par­de­la ba­lear, que in­gie­ren los ma­te­ria­les plás­ti­cos al con­fun­dir­los con su ali­men­to, o en tie­rra, un ave tan co­mún, pe­ro en de­cli­ve, co­mo la per­diz ro­ja que ca­da día ve có­mo su há­bi­tat se de­gra­da por la ex­pan­sión de es­com­bros y re­si­duos. Ade­más, los re­si­duos son una fuen­te de con­ta­mi­na­ción di­fu­sa y se con­vier­ten en vec­to­res de trans­mi­sión de en­fer­me­da­des y or­ga­nis­mos, ad­vier­te Gar­cía.

Des­de Ecoem­bes, en­ti­dad que ges­tio­na el re­ci­cla­je de en­va­ses de plás­ti­co, la­tas y bricks, su por­ta­voz, Nie­ves Rey, ex­pli­ca que se es­tán ca­rac­te­ri­zan­do y cla­si­fi­can­do to­dos los re­si­duos re­co­gi­dos en las cam­pa­ñas rea­li­za­das en mon­tes, ma­res, pla­yas y ríos. Ade­más, tras el éxi­to del año pa­sa­do, el 16 de ju­nio ten­drá lu­gar la se­gun­da gran re­co­gi­da na­cio­nal de ba­su­ra­le­za.

E

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.