Una pla­ya dis­cre­ta pa­ra un trá­fi­co im­pu­ne

ABC (Norte) - - ESPAÑA -

So­bre es­tas lí­neas, dos gen­dar­mes ma­rro­quíes pa­tru­llan por la pla­ya de Guat el Marssa, pró­xi­ma a Cas­ti­lle­jos, de don­de se­gún fuentes ma­rro­quíes con­sul­ta­das por ABC sa­len mu­chas de las nar­co­lan­chas rum­bo a las cos­tas an­da­lu­zas. Aba­jo, vis­ta ge­ne­ral de la zo­na de los fon­dos. Las ope­ra­cio­nes con­tra el trá­fi­co de dro­gas en ge­ne­ral, y el la­va­do en par­ti­cu­lar, son es­ca­sas pa­ra la mag­ni­tud del trá­fi­co que exis­te.

La pa­la­bra cla­ve es co­rrup­ción. «En ve­rano –re­la­ta uno de los in­ter­lo­cu­to­res a mo­do de ejem­plo– al­guien re­ci­bió un ví­deo sor­pren­den­te: uno de los tra­fi­can­tes de dro­gas más po­de­ro­so de es­ta zo­na, con una de­ce­na de ór­de­nes de bus­ca y cap­tu­ra en vi­gor, de­par­tía tran­qui­la­men­te con unos gen­dar­mes en el ar­cén de una ca­rre­te­ra. Al ver­lo de­ci­dió en­viár­se­lo de in­me­dia­to a un je­fe po­li­cial con­cre­to (se omi­te nom­bre y car­go con­cre­to por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad), del que se fia­ba por su ho­nes­ti­dad. La reac­ción del man­do ex­pli­ca muy bien lo que su­ce­de: co­gió a un gru­po de agen­tes de su con­fian­za y él mis­mo de­tu­vo a ese in­di­vi­duo. En su to­do­te­rreno se in­ter­vi­nie­ron 7 te­lé­fo­nos mó­vi­les, 15 tar­je­tas SIM usa­das y otras cin­co nue­vas... y mil eu­ros y 5.000 dir­hams en efec­ti­vo. Por su­pues­to, iba a ha­cer un pa­go a po­li­cías».

La im­pu­ni­dad al­can­za si­tua­cio­nes cla­mo­ro­sas, siem­pre se­gún los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos. «Hay nar­cos que se pa­san diez años en bus­ca y cap­tu­ra y que en ese tiem­po han pe­re­gri­na­do a La Me­ca... Son gen­te que es­tá bien con­si­de­ra­da, con pres­ti­gio so­cial por­que dan tra­ba­jo y mue­ven di­ne­ro. Al­gu­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.