·El pre­si­den­te fran­cés abo­gó por unas fuer­zas ar­ma­das al mar­gen de EE.UU. y el lí­der nor­te­ame­ri­cano exi­gió a sus so­cios que pa­guen lo que de­ben a la OTAN

ABC (Norte) - - INTERNACIONAL - JUAN PE­DRO QUIÑONERO CO­RRES­PON­SAL EN PA­RÍS

El len­gua­je «fran­co y di­rec­to» de Do­nald Trump, la con­tes­ta­ción so­cial y po­lí­ti­ca de gran ca­la­do, y los si­len­cios sig­ni­fi­ca­ti­vos de An­ge­la Mer­kel so­bre los gran­des pro­yec­tos eu­ro­peos de Em­ma­nuel Ma­cron eclip­sa­ron ayer la gran­di­lo­cuen­cia ver­bal del pre­si­den­te fran­cés an­te la con­me­mo­ra­ción del cen­te­na­rio del Ar­mis­ti­cio que pu­so fin a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial el 11 de no­viem­bre de 1918.

Ma­cron ha­bía con­ce­bi­do los ac­tos con­me­mo­ra­ti­vos en for­ma de «ma­ra­tón-re­con­quis­ta» de una opi­nión ma­si­va­men­te hos­til: el 70% de los fran­ce­ses tie­nen ma­la o muy ma­la opi­nión de su pre­si­den­te.

Du­ran­te seis días, la su­ce­sión de ac­tos con­me­mo­ra­ti­vos se con­vir­tió en un via­cru­cis de pe­no­so re­sul­ta­do fi­nal: po­lé­mi­ca na­cio­nal so­bre la per­so­na­li­dad del ma­ris­cal Philippe Pé­tain, hé­roe mi­li­tar du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, pe­ro trai­dor a la pa­tria y alia­do de Hitler du­ran­te la Se­gun­da.

Ma­cron hi­zo to­do cuan­to es­tu­vo en su mano pa­ra evi­tar que Do­nald Trump y Vla­dí­mir Pu­tin ce­le­bra­sen una «cum­bre» in­for­mal con mo­ti­vo de la gran ci­ta mul­ti­na­cio­nal de es­te fin de se­ma­na. Evi­ta­do ese ries­go, que hu­bie­se eclip­sa­do, qui­zá, la pre­sen­cia de 85 je­fes de Es­ta­do y go­bierno, reu­ni­dos en torno a Em­ma­nuel Ma­cron y su es­po­sa, el len­gua­je fran­co y di­rec­to del pre­si­den­te de los EE. UU. co­men­zó dan­do un es­ta­ca­zo ver­bal po­co di­plo­má­ti­co al pre­si­den­te fran­cés.

«Un pro­yec­to in­sul­tan­te»

Sa­lien­do al pa­so del hi­po­té­ti­co pro­yec­to ma­cro­niano de crear un ejér­ci­to eu­ro­peo, Trump no du­dó en res­pon­der, a tra­vés de Twit­ter, con una fran­que­za bru­tal: «El pre­si­den­te Ma­cron aca­ba de su­ge­rir que Eu­ro­pa cons­tru­ya su pro­pio ejér­ci­to, pa­ra pro­te­ger­se de los Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na y Ru­sia. Me pa­re­ce un pro­yec­to in­sul­tan­te. Lo que de­bie­ra ha­cer Eu­ro­pa es pa­gar su par­te en la OTAN, que los Es­ta­dos Uni­dos sub­ven­cio­nan lar­ga­men­te, des­de ha­ce dé­ca­das».

Ma­cron en­ca­jó sin re­chis­tar ese ata­que fron­tal. Tras un en­cuen­tro de tra­ba­jo con Trump, el pre­si­den­te fran­cés in­sis­tió en que «ne­ce­si­ta­mos com­par­tir la fi­nan­cia­ción de nues­tra de­fen­sa». Alu­sión sin com­pro­mi­so con­cre­to a las exi­gen­cias muy pre­ci­sas del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, que, son­rien­te y dan­do un es­pal­da­ra­zo a su anfitrión en la es­ca­le­ri­lla del Elí­seo, in­sis­tió: «Lo más im­por­tan­te es la jus­ti­cia, que la re­la­ción sea jus­ta. Aho­ra Es­ta­dos Uni­dos pa­ga por pro­te­ger a Eu­ro­pa, y eso no es justo. EE.UU. de­be fi­nan­ciar has­ta cier­to pun­to, pe­ro hay lí­mi­tes [...] Desea­mos ayu­dar, con­tri­buir, pe­ro hay otros paí­ses que de­ben echar­se la mano al bol­si­llo pa­ra que la si­tua­ción sea jus­ta».

Apa­ga­do mal que bien el «in­cen­dio» pro­vo­ca­do por Trump des­de la es­ca­le­ri­lla del avión a tra­vés de su cuen­ta en Twit­ter, Ma­cron se reunió con An­ge­la Mer­kel, a pri­me­ra ho­ra de la tar­de del sá­ba­do en Com­pièg­ne (Oi­se), al nor­te de Pa­rís, en el mis­mo va­gón don-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.