Po­lé­mi­cas elec­cio­nes en las re­gio­nes se­pa­ra­tis­tas de Ucra­nia

· La Unión Eu­ro­pea, EE.UU. y Kiev ca­li­fi­can los co­mi­cios de «fic­ti­cios e ile­gí­ti­mos»

ABC (Norte) - - INTERNACIONAL - RA­FAEL M. MAÑUECO CO­RRES­PON­SAL EN MOS­CÚ

Pe­se a las crí­ti­cas y ad­ver­ten­cias de la la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Se­gu­ri­dad y la Coope­ra­ción en Eu­ro­pa (OSCE) y la ma­yor par­te de los paí­ses de Occidente, las au­to­ri­da­des re­bel­des de las re­pú­bli­cas se­pa­ra­tis­tas del es­te de Ucra­nia, Do­netsk y Lu­gansk, se dis­po­nen hoy a ce­le­brar «co­mi­cios» pa­ra ele­gir a sus res­pec­ti­vos lí­de­res y a los dipu­tados de los lla­ma­dos «Con­se­jos Po­pu­la­res».

Es­tas elec­cio­nes han si­do tam­bién ca­li­fi­ca­das de «fic­ti­cias e ile­gí­ti­mas» por la Unión Eu­ro­pa, EE.UU. y las au­to­ri­da­des de Kiev. Se­gún En­zo Moa­ve­ro, pre­si­den­te de turno de la OSCE y mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ita­liano, los co­mi­cios en el es­te de Ucra­nia «van en con­tra de la le­tra y el es­pí­ri­tu de los acuer­dos de Minsk».

El pre­si­den­te ucra­niano, Piotr Po­ros­hen­ko, cree que «Ru­sia de­be­ría ha­ber in­flui­do pa­ra evi­tar la ce­le­bra­ción de las elec­cio­nes y ha he­cho lo con­tra­rio, de­mos­tran­do así que no quie­re pro­pi­ciar una so­lu­ción pa­cí­fi­ca». Se­gún su opi­nión, «los re­sul­ta­dos de es­ta con­vo­ca­to­ria ja­más se­rán re­co­no­ci­dos por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal (...) y pro­vo­ca­rán la adop­ción de nue­vas sanciones con­tra Ru­sia». Pe­ro en Mos­cú pien­san de otra ma­ne­ra. El por­ta­voz del Krem­lin, Dmi­tri Pes­kov, di­jo el mar­tes que las elec­cio­nes or­ga­ni­za­das por los se­pa­ra­tis­tas «no vul­ne­ran los acuer­dos de paz».

Lo fir­ma­do en Minsk, el 12 de fe­bre­ro de 2015, con­tem­pla la de­vo­lu­ción a Ucra­nia del con­trol de la fron­te­ra con Ru­sia, en los tra­mos que co­rres­pon­den a Do­netsk y Lu­gansk, y la ce­le­bra­ción en am­bos te­rri­to­rios de elec­cio­nes real­men­te li­bres y de­mo­crá­ti­cas con arre­glo a la le­gis­la­ción ucra­nia­na. A cam­bio, Kiev de­be con­ce­der a los dos en­cla­ves un sis­te­ma de au­to­go­bierno. Pe­ro la des­con­fian­za mu­tua man­tie­ne el pro­ce­so en pun­to muer­to mien­tras los en­fren­ta­mien­tos ar­ma­dos se su­ce­den de for­ma es­po­rá­di­ca.

El «pre­si­den­te» en fun­cio­nes de Do­netsk y fa­vo­ri­to pa­ra ob­te­ner la ma­yo­ría de los vo­tos, De­nís Pus­hi­lin, ex­pli­có a co­mien­zo de mes que la re­pú­bli­ca «ne­ce­si­ta ce­le­brar es­tas elec­cio­nes» pa­ra do­tar­se de lí­der y asam­blea lo­cal. El je­fe de los Ser­vi­cios de Se­gu­ri­dad de Ucra­nia (SBU), Va­si­li Grit­sak, sos­tie­ne que las ac­tas con los re­sul­ta­dos de los co­mi­cios «ya es­tán con­fec­cio­na­das».

En la ve­ci­na tam­bién au­to­pro­cla­ma­da Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Lu­gansk (LNR) se ce­le­bran igual­men­te elec­cio­nes y el que par­te con ven­ta­ja es el que desem­pe­ña in­te­ri­na­men­te el car­go de má­xi­mo di­ri­gen­te, Leo­nid Pa­sech­nik. Sus­ti­tu­yó ha­ce justo un año a Ígor Plot­nits­ki, que fue des­pla­za­do por un os­cu­ro gol­pe de mano.

AFP

Los ac­ti­vis­tas en­tre­gan fo­lle­tos de De­nis Pus­hi­lin en Do­netsk

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.