El an­ti­se­mi­tis­mo im­pul­sa el re­gre­so de ju­díos es­pa­ño­les de Es­ta­dos Uni­dos

·His­pa­nos de Es­ta­dos Uni­dos con raí­ces se­far­díes es­tán acep­tan­do la ciu­da­da­nía es­pa­ño­la co­mo res­pues­ta al cre­cien­te ra­cis­mo del país

ABC (Norte) - - SOCIEDAD - JAVIER ANSORENA CO­RRES­PON­SAL EN NUE­VA YORK

María Sán­chez, de Al­bu­quer­que (Nue­vo Mé­xi­co), sa­bía que ha­bía al­go ra­ro en las tra­di­cio­nes de su fa­mi­lia, que no en­con­tra­ba en otras co­mu­ni­da­des cris­tia­nas cuan­do de ni­ña via­ja­ba por EE.UU. El cer­do no apa­re­cía por la me­sa, las ora­cio­nes eran di­fe­ren­tes, su abue­la es­ta­ble­cía qué par­tes de un ani­mal se po­dían co­mer y qué par­tes no, en las bo­das los no­vios se ca­sa­ban ba­jo un tol­do… «Un día se me en­cen­dió la bom­bi­lla», ex­pli­ca a es­te pe­rió­di­co en el es­pa­ñol ar­cai­co que apren­dió de sus pa­dres. Em­pe­zó a in­ves­ti­gar, a re­vi­sar sus ape­lli­dos, a fi­jar­se en otras fa­mi­lias, has­ta que hi­zo la pre­gun­ta: «Abue­la, ¿so­mos ju­díos?».

La res­pues­ta era más com­pli­ca­da que un sí o un no. Su fa­mi­lia era un ejem­plo de crit­po­ju­díos se­far­díes, fa­mi­lias en las que la tra­di­ción ju­dai­ca ha via­ja­do por los si­glos más o me­nos ocul­ta, mez­cla­da con otras tra­di­cio­nes. En al­gu­nos ca­sos, se ha man­te­ni­do in­tac­ta. En otros, la per­se­cu­ción y el pa­so del tiem­po no de­jó ras­tro. En mu­chos, siem­pre que­dó la sos­pe­cha.

Pri­me­ros co­lo­ni­za­do­res

Den­tro de Nue­vo Mé­xi­co, el ca­so de Sán­chez no es ex­cep­cio­nal. Fa­mi­lias his­pa­nas es­ta­ble­ci­das du­ran­te si­glos en el te­rri­to­rio tie­nen cos­tum­bres de ese ti­po: de­po­si­tan pie­dras en ho­nor a los muer­tos, ba­rren la ca­sa pa­ra aden­tro –en lu­gar de ha­cia la puer­ta, don­de es­tá la «me­zu­zah»– o es­tre­nan va­ji­lla en la Pas­cua.

La reapa­ri­ción de es­ta co­mu­ni­da­des crip­to­se­far­díes se re­mon­ta a va­rias dé­ca­das. Fue­ron de­ci­si­vos los tra­ba­jos de Stan­ley Hor­des, que en los años ochen­ta fue his­to­ria­dor ofi­cial de Nue­vo Mé­xi­co. Hor­des des­cu­brió es­tas co­mu­ni­da­des y las re­la­cio­nó con los pri­me­ros co­lo­ni­za­do­res es­pa­ño­les de la re­gión, en los si­glos XVI, XVII y XVIII.

La ex­pul­sión de los ju­díos de Es­pa­ña en 1492 no evi­tó que mu­chos si­guie­ran prac­ti­can­do su re­li­gión de for­ma so­te­rra­da. Mu­chos con­ver­sos apro­ve­cha­ron la ex­pan­sión del im­pe­rio pa­ra es­ca­par de la In­qui­si­ción. Con el San­to Ofi­cio es­ta­ble­ci­do tam­bién en Nue­va Es­pa­ña –el ac­tual Mé­xi­co– hu­bo im­por­tan­tes co­mu­ni­da­des que se es­ta­ble­cie­ron en el Sur de lo que hoy es EE.UU., en­ton­ces una fron­te­ra in­hós­pi­ta y ape­nas ha­bi­ta­da del im­pe­rio es­pa­ñol. En co­mu­ni­da­des co­mo Al­bu­quer­que o San­ta Fe han per­vi­vi­do esas tra­di­cio­nes.

Otros his­to­ria­do­res han cues­tio­na­do el re­la­to y ase­gu­ran que la apa­ri­ción de mu­chos crip­to­ju­díos tie­ne más que ver con una in­ten­ción de di­fe­ren­ciar­se de otras co­mu­ni­da­des his­pa­nas más vin­cu­la­das a las po­bla­cio­nes na­ti­vas de Amé­ri­ca.

Exa­men ofi­cial

Lo cier­to es que en los úl­ti­mos años se ha dis­pa­ra­do el in­te­rés de mu­chos his­pa­nos de la re­gión por co­nec­tar­se con esas raí­ces. Y un fac­tor se ori­gi­nó en Es­pa­ña, la Se­fa­rad, de don­de hu­ye­ron sus an­te­pa­sa­dos. En 2015, el Go­bierno es­pa­ñol apro­bó una ley que con­ce­de la na­cio­na­li­dad a quien de­mues­tre ser des­cen­dien­te de los ju­díos ex­pul­sa­dos en 1492. Se re­quie­re un cer­ti­fi­ca­do de una or­ga­ni­za­ción ju­día so­bre la exis­ten­cia de una co­ne­xión ge­nea­ló­gi­ca con los ju­díos se­far­di­tas, ade­más de la apro­ba­ción de un exa­men ofi­cial de len­gua es­pa­ño­la y otro so­bre his­to­ria y cul­tu­ra de Es­pa­ña.

«Mi ma­dre siem­pre sos­pe­chó que pro­ve­nía­mos de ju­díos»; ex­pli­ca Xo­chitl Oro­na. «Un día mi her­mano le le­yó un ar­tícu­lo so­bre la nue­va ley en Es­pa­ña. Se emo­cio­nó y em­pe­zó a pre- Neo­na­zis pro­tes­tan con­tra la pre­sen­cia de ju­díos en Es­ta­dos Uni­dos pa­rar la so­li­ci­tud, a rastrear nues­tros an­te­pa­sa­dos. Des­cu­brió que su fa­mi­lia par­tió a Amé­ri­ca des­de el Nor­te de Es­pa­ña y que un an­te­pa­sa­do de su ma­ri­do, tam­bién con­ver­so, iba en el mis­mo bar­co».

Oro­na es­tá al fi­nal del pro­ce­so, a pun­to de que le den el pa­sa­por­te es­pa­ñol. Cuan­do fue a tra­mi­tar su ex­pe­dien­te a Es­pa­ña, sin­tió que el es­fuer­zo te­nía sen­ti­do. «Me sen­tí en ca­sa, co­mo que ha­bía vuel­to a mi gen­te. Pen­sé en lo or­gu­llo­sos que es­ta­rían mis an­ces­tros de mí», ex­pli­ca emo­cio­na­da.

Des­de 2016, otro fac­tor ha con­tri­bui­do a que ha­ya ma­yor in­te­rés en con­se­guir la do­ble na­cio­na­li­dad. En no­viem­bre de ese año, Do­nald Trump ga­nó las elec­cio­nes, apo­ya­do en un men­sa­je de con­fron­ta­ción, con los inmigrantes co­mo pri­me­ras víc­ti­mas y con el vis­to bueno de gru­pos su­pre­ma­cis­tas blan­cos. Na­da más co­no­cer­se el re­sul­ta­do de las ur­nas, se dis­pa­ró el nú­me­ro de agre­sio­nes an­ti­se­mi­tas. El ve­rano pa­sa­do, gru­pos neo­na­zis mar­cha­ron por las ca­lles de Char­lot­tes­vi­lle con an­tor­chas y al gri­to de «los ju­díos no nos rem­pla­za­rán». La reac­ción del pre­si­den­te es que en­tre ellos «ha­bía gen­te muy bue­na». El mes pa­sa­do, un ra­di­cal in­fla­ma­do de dis­cur­so de odio ma­tó a on­ce per­so­nas en una si­na­go­ga de Pit­ts­burgh.

«Ca­da vez que se pro­du­ce uno de es­tos epi­so­dios, el nú­me­ro de gen­te que nos con­tac­ta pa­ra tra­mi­tar la do­ble na­cio­na­li­dad se dis­pa­ra», ase­gu­ra Sara Ko­plik, de la Fe­de­ra­ción Ju­día de Nue­vo Mé­xi­co, una or­ga­ni­za­ción que ayu­da a so­li­ci­tan­tes a con­se­guir el cer­ti­fi­ca­do que les em­pa­rien­ta con los se­far­díes originales. «El cli­ma po­lí­ti­co de es­ta Ad­mi­nis­tra­ción ha he­cho que mu­chos se in­tere­sen por la do­ble na­cio­na­li­dad. Al­gu­nos se plan­tean mu­dar­se a Es­pa­ña. Otros, pa­ra te­ner la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo si las co­sas se po­nen peor», ex­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.