Va­len­tín Fus­ter re­nun­cia a pre­si­dir el con­se­jo ase­sor de Sa­ni­dad

· Di­mi­te por la fal­ta de in­ter­lo­cu­ción con el Mi­nis­te­rio y la inac­ti­vi­dad del or­ga­nis­mo

ABC (Norte) - - SOCIEDAD - N. RA­MÍ­REZ DE CAS­TRO MA­DRID

Diez me­ses des­pués de su nom­bra­mien­to co­mo pre­si­den­te del con­se­jo ase­sor del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, el pres­ti­gio­so car­dió­lo­go Va­len­tín Fus­ter ha pues­to su car­go a dis­po­si­ción de la mi­nis­tra, María Lui­sa Car­ce­do. A su re­nun­cia se su­man la del vi­ce­pre­si­den­te del con­se­jo, Fran­cis­co de Pau­la y la se­cre­ta­ria, la abo­ga­da Ofe­lia de Lo­ren­zo. Los tres han di­mi­ti­do en blo­que «an­te la im­po­si­bi­li­dad de te­ner una in­ter­lo­cu­ción con el Mi­nis­te­rio en los úl­ti­mos me­ses y la inac­ti­vi­dad del Con­se­jo», se­gún han co­mu­ni­ca­do al Mi­nis­te­rio y al res­to de miem­bros del con­se­jo. La di­mi­sión al fren­te de es­te or­ga­nis­mo pú­bli­co no afec­ta a su car­go co­mo di­rec­tor del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Car­dio­vas­cu­la­res (CNIC).

Re­nun­cia in­me­dia­ta

La re­nun­cia, «con ca­rác­ter in­me­dia­to», se pro­du­jo el jue­ves 8 de no­viem­bre aun­que no ha tras­cen­di­do has­ta es­te fin de se­ma­na. La in­ten­ción del car­dió­lo­go es de­jar to­tal li­ber­tad al Mi­nis­te­rio pa­ra que pue­da con­fi­gu­rar con más li­ber­tad la di­rec­ción de es­te ór­gano ase­sor en el que es­tán re­pre­sen­ta­dos los dis­tin­tos ac­to­res del mun­do sa­ni­ta­rio: mé­di­cos, pa­cien­tes, pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, re­pre­sen­tan­tes de hos­pi­ta­les, de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca o tec­no­lo­gía sa­ni­ta­ria.

Va­len­tín Fus­ter fue nom­bra­do pre­si­den­te del con­se­jo ase­sor de Sa­ni­dad por la mi­nis­tra Do­lors Montserrat, cuan­do go­ber­na­ba el Par­ti­do Po­pu­lar. Su nom­bra­mien­to fue pu­bli­ca­do el pa­sa­do mes de fe­bre­ro en el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do (BOE).

Du­ran­te los cin­co pri­me­ros me­ses, Fus­ter em­pren­dió la se­lec­ción de la agen­da de tra­ba­jo del Con­se­jo y or­ga­ni­zó los gru­pos que de­bían desa­rro­llar­la. Y fi­jó, de acuer­do con la ex mi­nis­tra Do­lors Montserrat, cua­tro lí­neas de tra­ba­jo fun­da­men­ta­les pa­ra me­jo­rar el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud. Es­tas eran crear la Agen­cia Na­cio­nal de In­for­ma­ción Sa­ni­ta­ria, ela­bo­rar nue­vas es­tra­te­gias pa­ra ha­cer fren­te al re­to de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas y el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, im­pul­sar la pre­ven­ción de pa­to­lo­gías, así co­mo po­ner en mar­cha la trans­for­ma­ción di­gi­tal del sis­te­ma sa­ni­ta­rio.

Pe­ro con el cam­bio de Go­bierno ha si­do im­po­si­ble se­guir ade­lan­te con el tra­ba­jo en­co­men­da­do. Por ello, en una car­ta a la ac­tual mi­nis­tra María Lui­sa Car­ce­do le ex­pre­sa la im­po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer cual­quier ti­po de in­ter­lo­cu­ción con el Mi­nis­te­rio.

Fuentes pró­xi­mas a Va­len­tín Fus­ter ase­gu­ran que el car­dió­lo­go es ple­na­men­te cons­cien­te de có­mo los cam­bios en la ti­tu­la­ri­dad del De­par­ta­men­to de Sa­ni­dad, con tres mi­nis­tras nue­vas en me­nos de seis me­ses, han po­di­do fa­vo­re­cer la pa­rá­li­sis del or­ga­nis­mo. Por eso, con­si­de­ra que es el mo­men­to de dar li­ber­tad de ac­ción al Mi­nis­te­rio.

Su de­ci­sión, ase­gu­ran, no es un por­ta­zo a la co­la­bo­ra­ción con el ac­tual equi­po de Sa­ni­dad. El di­rec­tor del CNIC es­tá dis­pues­to a vol­ver al Con­se­jo y par­ti­ci­par en la me­jo­ra del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud si el Go­bierno ac­tual lo con­si­de­ra útil. «Lo que no es­tá dis­pues­to a ha­cer es per­ma­ne­cer al fren­te de un or­ga­nis­mo que es­tá pa­ra­li­za­do. Él es el pre­si­den­te y si no pue­de ha­cer na­da sien­te que es una res­pon­sa­bi­li­dad su­ya», di­cen las mis­mas fuentes.

En el Con­se­jo, ade­más de Fus­ter, Fran­cis­co de Pau­la y De Lo­ren­zo, fi­gu­ran co­mo vo­ca­les pro­fe­sio­na­les y mé­di­cos re­la­cio­na­dos con la sa­ni­dad y la ac­ti­vi­dad pri­va­da, una par­ti­ci­pa­ción con la que po­drían no sen­tir­se có­mo­das ni la an­te­rior mi­nis­tra Carmen Mon­tón ni su su­ce­so­ra, Car­ce­do.

OS­CAR CHAMORRO

El car­dió­lo­go, en su des­pa­cho del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Car­dio­vas­cu­la­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.