La Ve­ra Cruz y su de­vo­ción al san­to ma­de­ro

ABC - Pasión de Sevilla - - VÍA CRUCIS - IRE­NE GA­LLAR­DO

La or­den fran­cis­ca­na ha si­do la que en ma­yor nú­me­ro ha en­via­do al Nue­vo Mun­do a sus frai­les pa­ra pro­pa­gar la Fe y evan­ge­li­zar a los na­ti­vos. Ellos, prin­ci­pa­les im­pul­so­res de la de­vo­ción a la Ve­ra Cruz de Cris­to, lle­va­ron allí don­de es­tu­vie­ren, el nom­bre de la Cruz y su ado­ra­ción.

Par­tían del Con­ven­to Ca­sa Gran­de de San Fran­cis­co de Se­vi­lla, don­de in­clu­so exis­tían unas de­pen­den­cias lla­ma­das hos­pe­de­rías, pa­ra los fran­cis­ca­nos que ve­nían de to­das las par­tes de Es­pa­ña y aguar­da­ban en Se­vi­lla has­ta la ho­ra de su par­ti­da ha­cia Amé­ri­ca.

En el Con­ven­to de San Fran­cis­co de Se­vi­lla, en 1448 se eri­gió la Muy An­ti­gua Her­man­dad de la San­ta Ve­ra Cruz y San­gre de Cris­to, cu­yos prin­ci­pa­les de­vo­tos eran los fran­cis­ca­nos de es­te con­ven­to.

En el ca­pí­tu­lo quin­to de las re­glas apro­ba­das en 1537, que­da es­pe­ci­fi­ca­do co­mo han de ha­cer­se los cul­tos a la Ve­ra Cruz, en el cual cons­ta “que el día an­tes y el si­guien­te, de­bía de ha­ber mi­sa can­ta­da y ser­món con to­da so­lem­ni­dad que se pu­die­re. A di­chos cul­tos te­nían que acu­dir to­dos sus co­fra­des con su ce­ra ver­de y el que no asis­tie­ra que pa­gue un real de mul­ta”.

La ca­pi­lla te­nía que ade­re­zar­se lo me­jor po­si­ble, pues­to que era és­ta del 3 de ma­yo, la Fies­ta Prin­ci­pal de la Her­man­dad. En nues­tros días, la Her­man­dad ce­le­bra los ac­tos de la Cruz el 14 de sep­tiem­bre y ha op­ta­do por ha­cer una Fun­ción en lu­gar del Tri­duo que se ha ve­ni­do ce­le­bran­do has­ta 2012.

A par­tir del si­glo XVI, que se ten­ga cons­tan­cia, ade­más del ser­món prin­ci­pal y la mi­sa so­lem­ne de la Fies­ta, te­nía lu­gar una pro­ce­sión con la Cruz, por los dos claus­tros del con­ven­to. Pa­ra di­cha pro­ce­sión, se reali­zó un pa­so de pla­ta con una Cruz del mis­mo me­tal, en la que se in­crus­ta­ba un re­li­ca­rio rea­li­za­do en 1610 por Al­fa­ro en oro y pla­ta, con to­das las re­li­quias de la San­ta Cruz que des­de Roma fue­ron le­ga­das a la Her­man­dad. El pa­so pro­ce­sio­na­ba lle­va­do por cos­ta­le­ros o car­ga­do­res, se­gún do­cu­men­to del archivo de la Ve­ra Cruz.

En di­cho cor­te­jo, que du­ra­ba dos ho­ras y que era con­tem­pla­do tam­bién por fie­les y de­vo­tos de la ciu­dad, fi­gu­ra­ban los frai­les del con­ven­to, en­ca­be­za­dos por el pa­dre guar­dián, se­gui­do de las re­pre­sen­ta­cio­nes de to­das las Her­man­da­des que exis­tían en el con­ven­to de San Fran­cis­co, los Ca­ba­lle­ros

Re­li­ca­rio del Lig­num Cru­cis, in­crus­tra­do en la Cruz de Guía. Obra de Se­co Ve­las­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.