La pla­ta ame­ri­ca­na

ABC - Pasión de Sevilla - - MEMORIA - FÉ­LIX MA­CHU­CA

Ha­ce si­glos, cuan­do Amé­ri­ca era oro, pla­ta, pa­lo san­to, azú­car y una opor­tu­ni­dad pa­ra vi­vir le­jos de una pa­tria de­ma­sia­do ma­dras­tra pa­ra los hi­jos del co­mún, allá y acá, los hom­bres te­nían por cos­tum­bre hon­rar su fe ( la de la San­ta Ma­dre Igle­sia y la de las enor­mes pi­rá­mi­des me­soa­me­ri­ca­nas) con la pla­ta nues­tra de ca­da día. Se le arran­ca­ba a la tie­rra de Za­ca­te­cas y a las del Pe­rú, por­que el oro y la pla­ta eran con­sus­tan­cia­les a la di­vi­ni­dad. Tan­to a la de aquí co­mo a aque­llas otras que com­ba­tie­ron frai­les y sol­da­dos allá. Es pro­ba­ble que al­gún ído­lo fun­di­do en el in­fierno de la fe va­ti­ca­na, for­me par­te hoy de una co­ro­na, de unas po­ten­cias, de una pea­na, de al­gún al­tar don­de Cris­to o Ma­ría si­guen in­vi­tán­do­nos a prac­ti­car an­tes el amor al pró­ji­mo que la gue­rra.

Po­de­mos se­guir el ras­tro de aque­lla Se­vi­lla ame­ri­ca­na en el Vía Cru­cis de fe­bre­ro, que enal­te­ce la fe del cris­tiano. Pa­sa­rá el lar­go y ba­rro­co cor­te­jo por de­lan­te del Archivo de In­dias don­de, pre­ci­sa­men­te, se guar­da la me­mo­ria his­tó­ri­ca de aque­llos si­glos don­de Se­vi­lla, de la mano de Mon­ta­ñés, ex­por­ta­ba a la ca­te­dral li­me­ña al­ta­res con ré­pli­cas se­cun­da­rias de su na­za­reno de Pa­sión. Y Pa­che­co, en su tra­ta­do de pin­tu­ra, ex­pli­ca­ba có­mo ha­cer las cru­ces de los ven­ce­do­res pa­ra iden­ti­fi­car en ve­las y ban­de­ras la fe de la es­cua­dra na­val de la Ca­rre­ra de In­dias. Amé­ri­ca tan le­ja­na y tan a mano en la pla­ta de nues­tros pa­sos, en el ca­rey de al­gu­nas cru­ces de na­za­re­nos egre­gios, en el oro de al­gu­na vir­gi­nal co­ro­na, en la ver­de es­me­ral­da que ger­mi­nó en la no­che de una mi­na y que re­ga­ló la luz de Amé­ri­ca al pe­cho de una de nues­tras do­lo­ro­sas.

Con­clui­do el Vía Cru­cis, la Cruz del Ju­ra­men­to se­rá tes­ti­go de la vuel­ta de las imá­ge­nes a sus tem­plos, tras aban­do­nar la Ca­te­dral por la puer­ta de San Mi­guel. Di­cha Cruz es­tá si­tua­da en­tre el Archivo y la Ca­te­dral. Y cuen­tan que, po­nien­do a tan al­to sím­bo­lo por tes­ti­go, un apre­tón de ma­nos bas­ta­ba pa­ra se­llar un acuer­do en­tre co­mer­cian­tes in­dia­nos. Al­go de aque­lla ciu­dad que se que­dó sin al­ma y des­ba­ra­tó su pu­jan­za pa­ra ¿siem­pre? la pes­te de 1649, ve­re­mos des­fi­lar cer­ca de esa Cruz de pie­dra. Siem­pre la Cruz co­mo sím­bo­lo de la fe y de la con­cor­dia en­tre los hom­bres. A la ve­ra del Archivo, el río y el Are­nal, aque­llas dos ram­pas de lan­za­mien­to de nues­tras na­ves atlánticas, por don­de lle­ga­ba el oro de los dio­ses ame­ri­ca­nos pa­ra con­ver­tir­lo a la fe de nues­tros ma­yo­res. Y por don­de, a su vez, sa­lían las ta­llas de nues­tros me­jo­res ima­gi­ne­ros pa­ra en­tro­ni­zar, en los al­ta­res de­sola­dos del in­dio, la di­vi­ni­dad de los ven­ce­do­res. La fe mue­ve mon­ta­ñas. De oro y de pla­ta. Pa­ra con­ver­tir la am­bi­ción del hombre en la hu­mil­de exal­ta­ción de un cre­do que hoy es co­mún aquí y allá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.