El al­tar de la Ma­ca­re­na. Ma­king of.

Así se mon­tó el ra­ta­blo efí­me­ro del Cin­cuen­te­na­rio de la Ba­sí­li­ca.

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por F. J. Ló­pez de Paz.

Las co­sas de la Ma­ca­re­na no de­jan in­di­fe­ren­te a na­die. Y eso es lo que ha pa­sa­do con el al­tar de cul­tos que se le­van­tó pa­ra con­me­mo­rar, el pa­sa­do 7 de oc­tu­bre, el Cin­cuen­te­na­rio de la de­cla­ra­ción ba­si­li­cal del templo, un aniver­sa­rio es­pe­cial que de­bía te­ner un tra­ta­mien­to es­pe­cial en lo es­té­ti­co. Por lo ge­ne­ral la her­man­dad uti­li­za el re­ta­blo ma­yor co­mo te­lón de fon­do de to­dos sus cul­tos. La Vir­gen ra­ra vez sa­le del ca­ma­rín. Es­ta era la oca­sión por tan­to pa­ra que el equi­po de prios­tía co­man­da­do por Fer­nan­do Mar­mo­le­jo y Je­ro Nú­ñez plan­tea­ran al­go es­pe­cial. Las co­sas gran­des no na­cen de la no­che a la ma­ña­na. Fue a fi­na­les de ju­lio cuan­do co­mien­zan a te­ner las pri­me­ras reunio­nes pa­ra de­ba­tir y di­se­ñar lo que des­pués se con­vir­tió en reali­dad. Di­ri­gie­ron la mi­ra­da a los an­ti­guos cul­tos del sep­te­na­rio que se ins­ta­la­ban en San Gil en los años 20 del pa­sa­do si­glo en los que el ele­men­to más ca­rac­te­rís­ti­co de Juan Ma­nuel era el do­sel. “En nues­tro ca­so –co­men­ta Je­ro Nú­ñez– se ab­sor­be la idea pe­ro se adap­ta a los nue­vos tiem­pos do­tan­do a los tres do­se­les de cier­to ca­riz mi­ni­ma­lis­ta. No bus­cá­ba­mos re­car­gar sino que las te­las, ter­cio­pe­lo de gran ca­li­dad, tu­vie­ran su pre­sen­cia y ro­tun­di­dad pa­ra ser­vir de te­lón a las sa­gra­das imá­ge­nes”.

El ob­je­ti­vo era que el al­tar ex­tra­or­di­na­rio se trans­for­ma­ra en un tea­tro sa­cro, con tres es­ce­nas uni­das en tono y for­mas e in­te­grar el con­jun­to con el re­ta­blo del templo pa­ra evi­tar dis­cor­dan­cias vi­sua­les y es­té­ti­cas. El tra­ba­jo no era fá­cil. Por eso se rea­li­zan di­se­ños y se pro­gra­man jor­na­das pa­ra mon­tar pre­via­lem­te los ele­men­tos y tra­tar las po­si­bles di­fi­cul­ta­des an­tes de co­lo­car­los en el con­jun­to. La prin­ci­pal ta­rea a

re­sol­ver era la de su­bir el al­tar unos tres me­tros y me­dio si­guien­do la lí­nea ocha­va­da del pres­bi­te­rio y ajus­tar el re­par­to de los pe­sos que soporta- ría la es­truc­tu­ra. Pa­ra ello se di­se­ña­ron unos mó­du­los au­to­ajus­ta­bles de me­tal de 40 mi­lí­me­tros re­ves­ti­dos de ta­ble­ros DM que fa­ci­li­ta­ron la in­fra­es­truc­tu­ra. To­dos es­tos ele­men­tos pa­sa­ron por un pro­ce­so de cer­ti­fi­ca­ción. Po­dían so­por­tar has­ta 1.200 ki­los de pe­so.

Uno de los as­pec­tos que ha le­van­ta­do más de­ba­te fue la pre­sen­cia de dos imá­ga­nes ma­ria­nas y una cris­tí­fe­ra en el mis­mo re­ta­blo, y so­bre to­do que la Vir­gen de la Es­pe­ran­za es­tu­vie­ra en el cen­tro. To­do es acor­de con la li­tur­gia. El re­ta­blo lo pre­si­de el sagrario que fi­gu­ra en el lu­gar pre­fe­ren­te. So­bre él y en el cen­tro se en­cuen­tra la ti­tu­lar de la Ba­sí­li­ca que se de­di­có a San­ta Ma­ría de la Es­pe­ran­za Ma­ca­re­na. En el con­jun­to apa­re­cen to­dos los ti­tu­la­res de la co­fra­día. Por tan­to, na­da que ob­je­tar.

Du­ran­te más de dos me­ses el equi­po de prios­tía com­pues­to por unas diez per­so­nas han tra­ba­ja­do en un al­tar efí­me­ro re­bo­san­te de sim­bo­lis­mos. Por ejem­plo, los espejos en­mar­ca­dos en cor­nu­co­pias son un re­cuer­do del pri­mi­ti­vo ca­ma­rín de la Vir­gen y tam­bién cum­plie­ron la fun­ción de in­cluir en la es­ce­na al­gu­nos frag­men­tos de las pin­tu­ras de la bó­ve­da de la Ba­sí­li­ca a ma­ne­ra de re­fle- jos. En las Me­ni­nas de Ve­láz­quez por ejem­plo, los re­yes apa­re­cen en la es­ce­na a tra­vés de un es­pe­jo si­tua­do al fon­do a la de­re­cha del cua­dro. “Se ac­tua­li­za es­te re­cur­so ba­rro­co –in­di­ca el prios­te del Ro­sa­rio– pa­ra in­te­grar la di­men­sión ce­les­tial en el al­tar co­mo son las pin­tu­ras de los án­ge­les o los de­ta­lles de la gran pin­tu­ra de la Asun­ción de la bó­ve­da”.

Los pa­be­llo­nes bur­deos ma­te­ria­li­za­dos en los te­lo­nes de los do­se­les de caí­das ver­sa­lles­cas sim­bo­li­zan la pre­sen­cia de lo sa­gra­do. El re­cur­so del te­lón era ha­bi­tual en los re­tra­tos reales del si­glo XVII y del si­glo XVIII y se uti­li­za­ba pa­ra mos­trar la au­to­ri­dad real. En el al­tar del Cin­cuen­te­na­rio se mos­tra­ba así la reale­za de los ti­tu­la­res a los que se ren­día el cul­to.

Dis­tin­tos ele­men­tos del an­ti­guo pa­so de mis­te­rio fue­ron uti­li­za­dos co­mo ban­co y co­mo per­fi­les de los do­se­les mien­tras que las cre­den­cias de

Por lo ge­ne­ral la her­man­dad uti­li­za el re­ta­blo ma­yor co­mo te­lón de fon­do de to­dos sus cul­tos. La Vir­gen ra­ra vez sa­le del ca­ma­rín.

pla­ta que reali­zó Fer­nan­do Mar­mo­le­jo ins­pi­rán­do­se en las de la ca­te­dral com­pu­sie­ron el cuer­po prin­ci­pal del apa­ra­to li­túr­gi­co so­bre el que se en­con­tra­ban las tres imá­ge­nes. Ni el co­lor de las flo­res se de­jó al li­bre albedrío. Se uti­li­za­ron dis­tin­tas es­pe­cies de to­nos mal­vas pa­ra dar­le uni­dad a to­do el con­jun­to.

Ob­via­men­te, a la gran­dio­si­dad con­ti­bu­yó la ma­ne­ra de pre­sen­tar las tres imá­ge­nes que se en­con­tra­ban ata­via­das con pie­zas in­me­jo­ra­bles del ro­pe­ro pe­ro que so­bre to­do mos­tra­ban una nue­va di­men­sión co­lo­ca­das en un re­ta­blo iné­di­to en los cin­cuen­ta años de la Ba­sí­li­ca. Ese pue­de ser el re­ga­lo que la her­man­dad de la Ma­ca­re­na le ha­ya he­cho a la his­to­ria, un re­ta­blo úni­co pa­ra un aniver­sa­rio que no se vol­ve­rá a re­pe­tir.

Di­ri­gie­ron la mi­ra­da a los an­ti­guos cul­tos del sep­te­na­rio que se ins­ta­la­ban en San Gil en los años 20 del pa­sa­do si­glo, en los que el ele­men­to más ca­rac­te­rís­ti­co era el do­sel.

El do­sel se mon­ta el día an­tes a los pies de la Ba­sí­li­ca pa­ra ver có­mo que­da.

Fo­tos J. J. Comas.

El res­tau­ra­dor Car­los Pe­ñue­la lim­pia los fron­ta­les de pla­ta que com­po­nen un cuer­po del re­ta­blo efí­me­ro.

Par­te del equi­po de prios­tía al co­mien­zo de los tra­ba­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.