¿Por qué ne­ce­si­ta­mos la Se­ma­na San­ta?

El pa­pel de las co­fra­días en la so­cie­dad más allá de la fe

ABC - Pasión de Sevilla - - SUMARIO - Por An­to­nio Cat­to­ni. Fotos Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

¿Por qué la Se­ma­na San­ta per­sis­te en un mun­do ca­da vez más se­cu­la­ri­za­do? Pa­ra res­pon­der a es­ta cues­tión hay que cen­trar­se en la fun­ción so­cial que es­te fe­nó­meno tie­ne al mar­gen de la re­li­gión y las creen­cias. Nos apo­ya­mos en la ex­pe­rien­cia y sa­bi­du­ría de Ra­fael Brio­nes, ca­te­drá­ti­co de An­tro­po­lo­gía So­cial de la Uni­ver­si­dad de Granada y fun­da­dor en An­da­lu­cía jun­to a Isi­do­ro Mo­reno de la An­tro­po­lo­gía de las Re­li­gio­nes. Su pers­pec­ti­va re­sul­ta muy en­ri­que­ce­do­ra.

Es­tá cla­ro que la co­fra­día exis­te por­que es útil. Y es ne­ce­sa­ria no so­lo pa­ra acer­car­nos a lo tras­cen­den­te. De he­cho va­mos a de­jar a un la­do to­do lo re­li­gio­so. Y eso que Ra­fael Brio­nes es teó­lo­go ade­más de una re­fe­ren­cia na­cio­nal en el ám­bi­to de la an­tro­po­lo­gía, pe­ro me­re­ce­rá la pe­na ha­cer el es­fuer- zo pa­ra com­pren­der la Se­ma­na San­ta de Sevilla en to­da su mag­ni­tud. Brio­nes hi­zo de la Se­ma­na San­ta de su lo­ca­li­dad na­tal de Priego de Cór­do­ba un pe­que­ño la­bo­ra­to­rio gra­cias al que ha lle­ga­do a con­clu­sio­nes cla­ri­fi­ca­do­ras y ex­tra­po­la­bles a la gran manifestación de la pri­ma­ve­ra se­vi­lla­na. Aquí es­tá la cla­ve: la co­fra­día y la Se­ma­na San­ta se ex­pli­can des­de el pun­to de vis­ta so­cial por dos cir­cuns­tan­cias bá­si­ca­men­te y am­bas es­tán en re­la­ción con nues­tra na­tu­ra­le­za: to­dos ne­ce­si­ta­mos sím­bo­los y to­dos nos emo­cio­na­mos. Te­ne­mos que par­tir de la ba­se de que na­die es es­tric­ta­men­te ra­cio­nal.

“Po­dría pen­sar­se que hoy en día exis­te una con­tra­dic­ción con res­pec­to a la Se­ma­na San­ta. Por un la­do ve­mos que la so­cie­dad se se­cu­la­ri­za pe­ro por otro las co­fra­días vi­ven un pe­rio­do de es­plen­dor. To­do es­to se ex­pli­ca me­dian­te nues­tro ca­rác­ter de ani­ma­les sim­bó­li­cos. Ne­ce­si­ta­mos sím­bo­los y ri­tua­les en es­te mun­do en el que pa­re­ce que la cien­cia y la téc­ni­ca quie­ren do­mi­nar­lo to­do”. Por eso la Se­ma­na San­ta de­fi­ne a es­ta ciu­dad co­mo nin­gu­na otra manifestación: su­po­ne una ex­pe­rien­cia co­lec­ti­va pro­fun­da. Re­unir­nos en la ca­lle pa­ra ver co­fra­días es al­go que ne­ce­si­ta­mos. Nos sir­ve pa­ra re­for­zar nues­tra iden­ti­dad co­lec­ti­va o iden­ti­da­des co­lec­ti­vas en plu­ral. A eso res­pon­de el he­cho de que las her­man­da­des se crea­ran en torno a los gre­mios, los gru­pos ét­ni­cos o los ba­rrios. En mu­chos de los ca­sos si­guen man­te­nien­do esa fun­cio­na­li­dad. “Es fas­ci­nan­te re­co­no­cer có­mo una

co­fra­día ha si­do ca­paz de con­ver­tir­se en ele­men­to ver­te­bra­dor de un ba­rrio se­vi­llano”. No ha­ce fal­ta más que mi­rar al ejem­plo del Ce­rro de Águi­la.

Las her­man­da­des tam­bién cum­plen otro ti­po de fun­cio­nes cul­tu­ra­les y so­cia­les. Per­te­ne­cer a de­ter­mi­na­das co­fra­días (co­mo Cha­ves No­ga­les in­di­ca­ba en sus es­cri­tos) con­fie­re pres­ti­gio so­cial. Mu­cho más si ha­bla­mos de car­gos de re­pre­sen­ta­ción en jun­tas de go­bierno. Es­to lo ve­mos in­clu­so en la de­sig­na­ción pa­ra ser pre­go­ne­ro de la Se­ma­na San­ta. “Se po­dría pen­sar que ser pre­go­ne­ro es po­co me­nos que ser dis­tin­gui­do co­mo doc­tor ho­no­ris cau­sa. Des­de el pun­to de vis­ta de la An­tro­po­lo­gía So­cial es­to se ex­pli­ca por­que la Se­ma­na San­ta ha ge­ne­ra­do un ca­pi­tal sim­bó­li­co tan im­por­tan­te y po-

ten­te que to­dos se dispu­tan su ges­tión. Es un pres­ti­gio que se uti­li­za tam­bién po­lí­ti­ca­men­te y to­dos co­no­ce­mos ejem­plos de po­lí­ti­cos, al­gu­nos in­clu­so re­co­no­ci­da­men­te ateos, que gus­tan de pre­si­dir des­fi­les pro­ce­sio­na­les”.

Otro ele­men­to que nos lle­va a pen­sar­nos pa­ra qué sir­ven las co­fra­días en­tra den­tro del cam­po de la in­te­gra­ción: el sa­lir de na­za­reno con­tri­bu­ye en cier­tos mo­men­tos a re­afir­mar una iden­ti­dad per­so­nal o fa­mi­liar. Y ade­más esa for­ma de ha­cer­lo es­tá en con­ti­nua re­la­ción con los cam­bios en el seno de la so­cie­dad. “Las co­fra­días son re­fle­jo de nues­tra so­cie­dad y por tan­to de los cam­bios que en ella se pro­du­cen. Ahí se pue­de com­pro­bar con la in­te­gra­ción de la mu­jer en los cor­te­jos. Igualmente,

co­noz­co a per­so­nas abier­ta­men­te ho­mo­se­xua­les que ocu­pan car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en la vi­da de de­ter­mi­na­das her­man­da­des”.

Ca­to­li­cis­mo po­pu­lar y ofi­cial

En la Se­ma­na San­ta se com­prue­ba cla­rí­si­ma­men­te la di­fe­ren­cia en­tre el ca­to­li­cis­mo ofi­cial y el po­pu­lar. El pri­me­ro es el ges­tio­na­do por la je­rar­quía, mien­tras que el se­gun­do es el con­jun­to de fe­nó­me­nos re­fe­ri- dos al uni­ver­so sim­bó­li­co del ca­to­li­cis­mo pe­ro cu­ya pro­mo­ción re­cae en los lai­cos. Y las co­fra­días, ya lo sa­be­mos, son re­li­gio­si­dad po­pu­lar. “Las di­fe­ren­cias se com­prue­ban de for­ma muy ex­plí­ci­ta en los des­fi­les pro­ce­sio­na­les del Jue­ves Santo. Mien­tras los ofi­cios es­tán cen­tra­dos en la muer­te de Cristo y com­por­tan cier­to ai­re de tris­te­za, la ca­lle se con­vier­te en un her­vi­de­ro de vi­da”. En lo po­pu­lar es­tá pre­sen­te la di­men­sión

La So­le­dad de San Lo­ren­zo es­tu­vo vin­cu­la­da al es­ta­men­to no­bi­lia­rio en su eta­pa de es­plen­dor. Per­te­ne­cer a de­ter­mi­na­da co­fra­día se con­vier­te en una cues­tión de pres­ti­gio so­cial.

En la Se­ma­na San­ta en­con­tra­mos sím­bo­los apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rios pe­ro en reali­dad se ce­le­bra la vi­da. La tra­di­ción cum­ple ade­más una fun­ción es­té­ti­ca. Mis­te­rio de la Ca­rre­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.