Vi­da y mi­la­gro de la Se­ma­na San­ta

ABC - Pasión de Sevilla - - SUMARIO - Por Juan Mi­guel Ve­ga. Fotos Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

Ter­mi­na­da la in­fan­cia, la vi­da se con­vier­te en una len­ta su­ce­sión de des­pe­di­das. Aun­que an­tes de que eso ocu­rra ha­bre­mos apren­di­do to­do lo im­por­tan­te: el ca­lor del ho­gar, el ful­gor de la luz, el olor de las co­sas, las sen­sa­cio­nes que pro­du­cen los sen­ti­mien­tos y… el do­lor del pri­mer amor, que es pre­ci­sa­men­te el tran­ce con el que aca­ba la in­fan­cia. Na­da lle­ga tan aden­tro co­mo aque­llo que des­cu­bren los ojos de un ni­ño. Por eso la in­fan­cia tal vez sea la ver­da­de­ra y úni­ca exis­ten­cia del hom­bre. Lue­go ven­drán las de­cep­cio­nes e, in­me­dia­ta­men­te, las des­pe­di­das. Pri­me­ro, del mun­do que has­ta en­ton­ces co­no­cía­mos y, des­pués, de to­do lo de­más. Con­si­de­rar to­do es­to fa­ci­li­ta com­pren­der la re­la­ción, de amor o de odio, pe­ro en cual­quier ca­so ín­ti­ma, que es­ta­ble­ce el se­vi­llano con la Se­ma­na San­ta de su ciu­dad; esa es tam­bién una ex­pe­rien­cia que aquí se ad­quie­re du­ran­te la in­fan­cia. Es de­cir, los se­vi­lla­nos, que­rá­mos­lo o no, es­ta­mos mar­ca­dos por to­do lo que pa­sa en esos días, sus gran­des so­lem­ni­da­des pú­bli­cas y sus pe­que­ños ri­tua­les par­ti­cu­la­res; sus ins­tan­tes de ele­va­ción es­pi­ri­tual y sus es­ce­nas de fla­que­za hu­ma­na. De re­pen­te una tar­de de sol ra­dian­te, an­te el ni­ño es­ta­llan al mis­mo tiem­po de­ce­nas de es­tí­mu­los que ac­túan so­bre ca­da uno de sus fla­man­tes sen­ti­dos: el es­truen­do des­con­cer­tan­te de las cor­ne­tas y tam­bo­res; un aro­ma des­co­no­ci­do en cu­yos eflu­vios se amal­ga­man la miel de las to­rri­jas, el azahar, la ce­ra, el azú­car y la fu­chi­na de los ca­ra­me­los, el in­cien­so, co­lo­nias de to­da ga­ma (ca­ras y ba­ra­tas), la fri­tan­ga de los ba­res y mil olo­res y he­do­res más; las ca­lles son atra­ve­sa­das por lar­gos cor­te­jos for­ma­dos por mis­te­rio­sos se­res en­ca­pu­cha­dos, en me­dio de los cua­les sur­ge una in­men­sa mo­le do­ra­da am­bu­lan­te que ador­nan flo­res y ve­las (el enig­ma hip­no­ti­zan­te del fue­go), so­bre la cual son por­ta­das unas fi­gu­ras, apa­ren­te­men­te hu­ma­nas. La voz en la que el ni­ño con­fía le ex­pli­ca­rá mien­tras las ve pa­sar que se tra­ta del ‘Se­ñor, la Virgen, los ju­díos y los ro­ma­nos’, se­res to­dos de otro mun­do, de otro tiem­po. Y, por úl­ti­mo, o pa­ra em­pe­zar, en­vol­vién­do­lo to­do es­tá ese en­te dis­for­me y su­ges­tio­na­do que lla­man la ‘bu­lla’, a tra­vés del cual se ex­tien­de en contagio irre­fre­na­ble la mis­ma epi­de­mia ca­tár­ti­ca de to­das las pri­ma­ve­ras, pro­vo­can­do nu­dos en

El Cristo de la Sed ba­jo la lu­na lle­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.